Pura campaña electoral y el robo descarado de nimamo

Para nadie es un secreto que Venezuela padece los hechos de corrupción en todos los gobiernos que han pasado desde mediados del siglo XIX, están a la orden del día y en estos 12 años, dos períodos consecutivos de Nicolás Mauro Moros (NiMaMo), ha sido una constante y como nunca antes, dañando severamente el proceso de cambios que arrancó con Chávez y sin ningún escrúpulo se hicieron de la cosa pública, de los negocios públicos, y al pelo y como les vino en gana favorecieron a propios y extraños, menos a los chavistas, no porque no lo hayan intentado, sino porque no se prestaron a las fechorías, a hacer caída y mesa limpia, y como no lo lograron, ya vemos cual fue la repuesta del hamponato de las ligas mayores, donde hemos visto desfilar de todos los tipos de delincuentes habidos y por haber, malponiendo al país, que ya ni república, porque esto es un adefesio, no hay instituciones creíbles, los rateros y pillos de poca monta, los que se acogieron después de la matazón que se ejecutó contra el hampa común y parte del crimen organizado, donde los jefes mayores están en las fuerzas armadas y en las policías, donde se extorsiona por parte de los de cuello blanco, ahora ya no visten como el pueblo, van con esmoquin, paltó y corbata, con lujosas prendas y tremendos carros que nadie trabajando honestamente en Venezuela puede costease un vehículo de varios centenares de miles de dólares, sin contar el despilfarro en rumbas, conciertos, es decir, a todo lujo, bastante pan y circo. Han perdido la vergüenza, y no pueden ver algo mal puesto porque se lo roban, sea lo que sea, esto es una verdadera anomia; y ahora que las elecciones penden de un hilo están haciendo caída y mesa limpia, pero que cuando se deshicieron de Chávez y le cayeron como buitres a todo lo que estaba sano, como carroñeros destrozaron el cuerpo nacional. Eso pasa cuando quienes nunca tuvieron nada bueno, ni honradez, ni honestidad, ni valores de formación hogareña, creen que pueden hacer lo que les venga en ganas y salir como si nada.

Ya les llegó la hora a quienes se llenaban la boca con letanías que aletargan la existencia, porque no tienen nada de verdad, ni de real, no es trascendente, pero es la realidad que padecemos. Lo que tienen acumulado no es producto del trabajo, porque nunca trabajaron, solo han vivido del sudor del pueblo que es quien carga este fardo desde que en mala hora confiaron en estos vándalos y en la oligarquía añeja que quieren volver a ponerle las manos al Estado y hacer lo mismo, pero con seguridad será peor, porque son fascistas, nazistas, sionistas, son las minorías junto a los aburguesados del régimen, que son capitalistas sin duda, lo han demostrado empobreciendo más al pueblo, robándose las prestaciones sociales, las pensiones, las jubilaciones, las liquidaciones, y lo más grave es que están en campaña electoral que las sufragan con lo que nos adeudan, y nos prometen que ahora sí se arreglará la economía, que es lo que nos ha dicho todos los años NiMaMo, el más embustero de todos y todas, aunque el resto no se queda atrás. Nos distraen con cualquier tontería, con cualquier nimiedad, y nos tienen atrapados en una realidad virtual, pero nada de los 500 millardos de dólares que se han llevado entre los del gobierno y la oposición. Acaso nadie recuerda que eso pasó en los dos períodos consecutivos de seis largos años desde 2013.

Eso es lo que nos debe llamar a reflexión, no las excusas para todo y por todo, mataron al tigre y ahora le tienen miedo al cuero, porque se les ve la costura en cada acto oprobioso, entregando al país a pedazos haciendo grandes negocios, repartiéndose el territorio nacional y haciendo grandes inversiones con el lavado de dinero, porque no lo pueden sacar del país porque se los confiscaron, esa es la terrible realidad. Eso es lo que hay que pensar para las venideras elecciones, o es que vamos a seguir cohonestándoles tanta vagabundería, hasta cuando, o es que acaso no tiene importancia, que acaso los reales que se han llevado a manos llenas y que nos pertenecen a todos y a todas por igual, no debe dolernos, cuando faltan insumos en los hospitales, el encarecimiento de la vida. Claro a los de los cogollos eso los tiene sin cuidado, lo suyo lo tienen a buen resguardo acumulado, por si las cosas cambian y tienen que salir corriendo, huir con las ratas que son, cuantos privilegiados, con sus exclusivas mansiones en las mejores urbanizaciones del país, en sitios exclusivos. Igual donde tienen a los que le dieron las puñaladas por la espalda a NiMaMo, y el pobre que los colocó en eso puestos de confianza que ocuparon durante doce años, y los adormilados no se dieron cuenta, no se percataron, los engañaron como a niños, pero por imbéciles debe haber sido, porque no cabe otra explicación que tenga coherencia.

Los otros casos tienen que ver con los presos del régimen, los perseguidos por haber dicho de qué males padecen, cuáles son los pecados que cometieron, los delitos acumulados, pero esto dicen que nada es verdad, que son inventos para desprestigiarlos, dónde están recluidos los panas y pranes del régimen, tiene todas sus garantías procesales cubiertas, o estarán en las mismas condiciones de maltrato y hacinamiento que el resto de los penados, algunos por delitos que nos les llegan ni a las patas, esos son los pobres, los miserables, los olvidados de siempre. O acaso no es así, no hay memoria, las personas no recuerdan lo que acaba de pasar con el Aissami y el resto de los implicados que a pesar de haber sido denunciados no se les hizo nada, hasta que los hechos y los casos eran demasiados como para poderlos tapar, a pesar de haber puesto presos, tras las rejas a los inocentes que se atrevieron a denunciarlos. Eso es lo que quieren los nimamistas que olvidemos, y al pasar el tiempo vuelven y los promueven de nuevo para que sigan con sus fechorías de mafiosos, haciendo trampa a diestra y siniestra. Se repartieron el país, se embolsillaron todo entre ellos y los de la oposición arrastrada que vende a su mamá por tener algo en las alforjas de bandoleros interesados en los negocios públicos, servido en bandeja cuántos recursos hay en las empresas básicas de las que viven a cuerpo de corrupto de las rentas de la nación. La que han vuelto un inmenso casino, donde juegan y despilfarran solo los enchufados, distrayendo los recursos desde el Estado, que tiene la obligación constitucional de distribuirlo en las grandes necesidades de toda la población. Lejos de eso, lo que se reparte es la miseria, la pobreza entre las mayorías, de los viejitos y las viejitas, de los pensionados y los jubilados, de los que esperan que se les honren las deudas acumuladas, se den los sueldos y salarios acordes con la cesta básica, esto es lo que tienen que hacer, en vez de seguir en campañas estériles, apoyando a partidos políticos que no representan verdaderamente al pueblo, ni lo hacen para beneficiarlo. Lo que abundan son delitos de toda índole y no de poca monta, delitos comprobados, de abuso de poder, de peculado de uso, y así quienes que el soberano siga gastando pólvora en zamuros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 980 veces.



Franco Orlando


Visite el perfil de Franco Orlando para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social