Venezuela, tierra de héroes y heroínas, una nueva página

El Comandante Chávez tenía razón cuando nos alertó el 8 de diciembre sobre las conspiraciones que se desatarían con su desaparición física, con la intención de tratar de desviar el rumbo de la revolución y derrocarla. Ante estas futuras adversidades, el Comandante Chávez instauró la consigna "unidad, lucha, batalla y victoria", una fórmula para poder avanzar en esos duros años que estaban por venir.
 
El primer gran ataque fue el surgimiento de las guarimbas, que fomentaban el quiebre del país y creaban las condiciones para una guerra civil. Esta situación fue manejada por el presidente Nicolás Maduro con mucha firmeza y, en un movimiento magistral, convocó a la unidad nacional a través del referéndum consultivo, obteniendo una victoria contundente que logró pacificar a la sociedad y devolver al carril democrático a los grupos extremistas de la oposición.
 
El segundo gran ataque fue la desaparición sistemática de los productos de primera necesidad, lo cual generó una gran crisis alimentaria, afectando profundamente el núcleo familiar y especialmente a las mujeres. Este enemigo sin rostro logró disfrazarse de gobierno para culpar a este, sin embargo, el pueblo demostró su creatividad y un gobierno que escucha nacieron los Clap, con lo que se comenzó a enfrentar la crisis alimentaria inducida por factores de la oposición y apátridas. A pesar de ello, continuaron utilizando el ocultamiento para generar la tercera gran crisis.
 
La hiperinflación inducida, una de las peores que ha experimentado nuestra patria, fue producto de un conjunto de sanciones de corte criminal que restringieron todo ingreso de recursos económicos al país, lo que llevó al deterioro de los sueldos y salarios de más de seis millones de padres y madres de familia del noble pueblo trabajador. Una vez más, la templanza y creatividad de nuestro presidente nos permitieron enfrentar esta nueva batalla, mediante el sistema patria y los bonos de guerra para hacer frente a la nueva arremetida del imperio. Esto logró, por primera vez, desenmascarar al imperio norteamericano como el principal agresor de nuestra patria, con más de 900 sanciones administrativas que buscaban estrangular la economía y provocar el colapso del país.
 
A pesar de las dificultades, la revolución bolivariana ha ido construyendo victorias, donde otros países se habrían quebrado. El año que culminó fue uno de los mejores que hemos tenido, aunque todavía enfrentamos una economía de guerra.
 
Sin duda, este es un año de grandes retos y nuevas batallas, pero estoy seguro de que también será un año de grandes victorias...
 
Chávez vive en el pueblo organizado 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 747 veces.



Alexander Quiroz


Visite el perfil de Alexander Quiroz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: