Comunismo y multipolaridad

Hace años que escribí acerca de la hermosa palabra “comunismo”. Para muchos, sigue siendo el coco, la representación perfecta de Satán gobernando la tierra. Habiendo caído los regímenes soviéticos y muchos de aquellos que eran sus satélites, hoy nos restan -como ejemplos a seguir- los regímenes del socialismo nacional: China, Venezuela, Cuba, por lo menos, son ejemplos de naciones socialistas y ejemplos de resistencia antimperialista y de construcción de una nueva sociedad socialista en el marco de una Patria: “Patria o Muerte”, nos decía el Comandante. Tal ejemplo de naciones o patrias resistentes es, en sí mismo, una bofetada en la cara a quienes se dicen izquierdistas o comunistas y desprecian, paradójicamente, a los pueblos a quienes desean emancipar, un desprecio hacia las Patrias en nombre de una abstracta -más bien masónica- “Humanidad. Mi visión pluralista y multipolar sólo entiende el socialismo en clave nacional, en clave de pueblos solidarios.
Empleando los términos y concepciones del pensador ruso A. Dugin, los regímenes mencionados arriba no son meramente encarnaciones de la “Segunda Teoría Política”, supuestamente enterrada entre 1989-1991 (caída del Muro, caída de la URSS). Los regímenes socialistas de China, Venezuela y Cuba son, más bien, como madres parturientas de una Cuarta Teoría Política, en la cual el Pueblo (el Sujeto o Dasein, para Dugin) se hace dueño de sus destinos. El proletario sí tiene Patria, y en su lucha revolucionaria no arriesga por una Patria egoísta y por un socialismo selectivo: lucha contra un Imperio hegemónico que destruye a la humanidad y que reconoce las diferencias religiosas, culturales, los valores tradicionales y todo cuanto el capitalismo había deformado y desbaratado.
Aquellas dictaduras del llamado “socialismo real” no avanzaron hacia el Comunismo. Se apropiaron de la idea, se apropiaron de la filosofía y obra de Marx, Engels, Lenin, y ello fue ideal para los propósitos del enemigo burgués. Comunista y demonio fueron casi sinónimos para la derecha y el mundo "liberal". Pero ¿Qué es ser comunista, frente a los falsos apropiadores y frente a los enemigos declarados de la idea?

Sencillo. Muy sencillo. Ser comunista es exigir y luchar por que los medios de producción fundamentales de una sociedad se pongan al servicio de esa sociedad, y redunden siempre en un beneficio colectivo. Bajo una idea tan general y elemental caben mil interpretaciones, mil modos de concretar ese programa y de luchar por el avance hacia él. No es una utopía. Se trata de una posibilidad real. Tan posible como la triste realidad casi universal en nuestro planeta, y que es justamente la posibilidad contraria: que los medios de producción fundamentales de un país estén en manos privadas y la riqueza resultante de su empleo vaya también a manos privadas. Es demasiado fácil declarar superior la "realidad’ implantada, el capitalismo triunfante frente a la mera posibilidad alternativa. Se suele hacer apología del Capital apelando simplemente a su éxito, a su (casi) omnipresencia, en comparación con las (meras) posibilidades, alojadas humildemente en el Futuro, el Deseo, la Truncada Realización... Esta forma de pensar, que glorifica el éxito y lo dado, frente a lo (meramente) posible y "utópico" representa lo peor de Hegel y del Positivismo. Pero a veces lo "real" y lo "dado" no es lo más racional. A veces lo más racional, lo más bueno, está abriéndose camino, realizándose en países humildes, asfixiados, abriéndose paso en lejanas sociedades de gente pobre y vapuleada. El ahora vencido o discriminado puede llevar consigo -ocultos- los laureles de un triunfo, al menos moral, pero un triunfo definitivo. Así en Cuba. Así en Venezuela. El éxito socialista de una China superdesarrollada en colaboración con la Federación Rusa y los BRICS abre las puertas a la esperanza.

Pasada la era de la dogmática estaliniana, y qué tarde los PCs europeos la dejaron atrás, ya no caben disputas bizantinas sobre cuál ha de ser el acceso socialista hacia el Comunismo. Cada país, cada sociedad concreta ha de hallar el suyo, y de acuerdo con las tradiciones de su ethnos. Simplemente, la socialización de los medios de producción ha de pensarse en términos estratégicos y prudentes para poder hacer frente a todas las contramedidas planificadas desde el Imperio yanqui. Por ejemplo: ¿se puede socializar la economía sin mantener bajo cierto control a los agentes de la CIA, y a los contrarrevolucionarios? Pretender que se avanza hacia un socialismo de forma armónica y sin tener a raya a sus enemigos infiltrados (ONGs, revoluciones de color, think tanks), sería una ingenuidad. Otro asunto más, que revela lo poco armónico que es un proceso de transición hacia el socialismo, está en la necesidad de todo país de mantener relaciones comerciales externas no especialmente gravosas, y sin cortapisas, con el extranjero. Ya no se puede avanzar hacia un modelo socialista o comunista sin cuidar una red bien tupida de países aliados, amigos y solidarios, con quienes poder hacer causa común ante eventuales bloqueos del Imperio. Debemos vivir el momento de la multipolaridad.
En este momento, en el que avanzamos hacia la multipolaridad, las fuerzas campesinas y proletarias, junto con las diezmadas clases medias de todos los países colonizados económicamente por el Imperio, tenemos la ocasión ideal para formar bloques nacionales-populares coordinados a nivel internacional. En este momento en el cual el hegemón yanqui declina, los países que antes compartían las mieles del saqueo (Anglosfera, Europa Occidental, Japón, el “Occidente colectivo”) sus respectivos pueblos se enfrentan a un crucial dilema: o se precipitan hacia el abismo al que quiere llevarles el Imperio, un abismo de degradación moral, pauperismo creciente y guerras locas y caos, o se unen a los pueblos del Sur global y a las potencias emergentes para poder hacer de Caballo de Troya contra la americanización, la globalización y el neoliberalismo rampante.

El mundo occidental ha entrado en una fase de privatización universal tan calamitosa, que ser Comunista, lejos de ser "una opción más", consiste simple y esencialmente en "no comulgar con el Capitalismo", en luchar, ya sea a título individual o colectivo, mejor colectivo, por no caer del todo en sus redes tramposas. Así de sencillo. Así de general. Las relaciones humanas, las instituciones sociales, están cayendo más y más en una trampa devoradora de la que ya resulta muy difícil evadirse. Divertirse, comer, amar, hablar. Todo cuesta dinero, ya y todo se programa desde el cerebro del Capital. Todo ha entrado por el aro categorial de la Mercancía. No ya lo que el hombre necesita o cree necesitar. No ya lo que el hombre hace, dice o deja de hacer o decir... sino los propios cuerpos y mentes humanas, y todo género de "servicios" o "utilidades" que pudieran ofrecer, han caído ya en ese horrendo sumidero de la Mercancía. De su aprovechamiento económico capitalista, a costa de la desnaturalización del hombre y de la pérdida de la naturaleza, se benefician unas arcas privadas, que en su engrosamiento arrasan con la Sociedad y lo Humano.

Pero ser Comunista es, al menos, ir diciendo No a ese proceso deplorable y depredador no por exitoso, racional. A título individual, colectivo o nacional, hubo quien supo decir No al Capitalismo, y quien sigue diciendo No.

 
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 906 veces.



Carlos Javier Blanco

Doctor en Filosofía. Universidad de Oviedo. Profesor de Filosofía. España.

 carlosxblanco@yahoo.es

Visite el perfil de Carlos Javier Blanco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Javier Blanco

Carlos Javier Blanco

Más artículos de este autor