Respuesta a “Marciano”: el Socialismo para Venezuela y el Partido Revolucionario

Camarada Marciano:
Un saludo revolucionario desde la trinchera de Tribuna Popular.
Mi comentario es con respeto a su editorial del día miércoles 28 de marzo en Diario VEA, titulado “Marxismo-leninismo” en el que hace aparecer, a quienes formamos parte de una organización marxista-leninista, como lo es el Partido Comunista de Venezuela, el haber planteado en alguna oportunidad que el socialismo que debe construirse en Venezuela debe ser “marxista-leninista”.
En este interesante debate que se ha abierto en torno a Socialismo y la creación del Partido de la Revolución, debemos ser muy precisos en los términos, para no dejar sombra de duda, sobre los planteamientos que se hace y enriquecen la elaboración teórica, tan necesaria en momentos que algunos buscan tergiversar los planteamientos para sacar sus mezquinos dividendos personales.
La definición más precisa y científicamente comprobada del Socialismo fue expuesta a la humanidad por Carlos Marx, Federico Engels, Vladimir Lenin y cientos de revolucionarios hasta nuestros días en una teoría en constante evolución. Definición que se ha hecho llamar el “Socialismo Científico”. Sobre la base de esos planteamientos teóricos como el Materialismo Dialectico, el Materialismo Histórico, el imperialismo fase superior del capitalismo, etc. Que son guía para el análisis y la concreción de dicha teoría en una realidad concreta, de acuerdo a la situación de cada pueblo y no un traslado mecánico.
En el XII Congreso del Partido Comunista de Venezuela, haciendo uso de esta herramienta científica del marxismo, hemos caracterizado la Revolución Bolivariana, de acuerdo a sus objetivos estratégicos y los actores que en ella participan, como “una revolución de liberación nacional, de claro carácter antiimperialista, antimonopólico, democrático y popular, que abre perspectivas hacia el socialismo, en la medida en que la lucha de clases se resuelva a favor de las fuerzas ideológica y políticamente más consecuentes de la Revolución”.
Asimismo señalamos que “el avance de las transformaciones activadas por la Revolución Bolivariana, tiene en el imperialismo y sus mecanismos de dominación económica, política, social y cultural sus mayores enemigos” y que avanzar en el objetivo estratégico, es decir la construcción del socialismo, debemos “desmontar las relaciones de sometimiento imperialista que existen en el país, es decir, por la superación de la contradicción existente entre la nación venezolana y el imperialismo norteamericano”.
Esto implica trabajar sobre la base de una amplia alianza de fuerzas democráticas, nacionalistas y antiimperialistas en función de “una línea estratégica orientada a la creación del Estado revolucionario y de una institucionalidad que se corresponda con su carácter; la profundización de los mecanismos del ejercicio del poder popular; el desarrollo de la economía sobre la base de su diversificación y modernización; la apertura a modos de propiedad alternativos al capitalismo y el despliegue de una amplia revolución cultural que tenga como centro una verdadera ideología revolucionaria; aspectos éstos que, en mayor o menor medida, se han convertido en el centro de la estrategia revolucionaria de la actualidad”.
En el mismo documento insistimos que “El socialismo es una formación socioeconómica que tiene una serie de rasgos generales pero que, en su concreción práctica, tiene que considerar las condiciones históricas, la totalidad de condiciones objetivas y subjetivas concretas, imperantes en cada uno de los países”.
En cuanto a los rasgos generales del socialismo que creemos para Venezuela tenemos que es necesario “la socialización de la propiedad sobre los principales medios de producción, sin que se excluya la posibilidad de convivencia de otras formas de propiedad, social o privada; el régimen político debe estar caracterizado por la democracia socialista, esto es, un sistema de amplias libertades políticas y civiles, que le permitan al pueblo una intensa y amplia participación en la toma de decisiones y en la concreción de las mismas a todos los niveles gubernamentales; el Estado debe adquirir un nítido carácter socialista. Esto significa que el desarrollo del poder popular conduzca a su fusión con el ejercicio del poder desde las estructuras del Estado. En pocas palabras, el Estado socialista como forma de realización del poder popular; el desarrollo de una verdadera revolución cultural, que tenga como centro el marxismo y otras corrientes del pensamiento revolucionario y progresista, nacional e internacional; la presencia de una verdadera vanguardia revolucionaria que sirva de guía al pueblo en la construcción de ese sistema social; y el despliegue de los mecanismos de defensa militar y político-militar de las conquistas revolucionarias”.
En tal sentido, la transición al socialismo, que los comunistas vemos en Venezuela y basado en la teoría científica, será un proceso que se concretará a partir del impulso de las luchas de la clase obrera, el campesinado y demás sectores populares, la cual requiere del desarrollo de la vanguardia política de la clase obrera; la conquista del poder político a través del Estado por parte del pueblo trabajador, el desarrollo de las fuerzas productivas, especialmente en la industria, con la finalidad de desplegar la base material de la sociedad y desarrollar a la clase obrera como clase social fundamental en el tránsito al socialismo. Asimismo señalamos el fortalecimiento de la propiedad estatal como expresión futura de la propiedad socialista; el debilitamiento y posterior supresión de los mecanismos de explotación y dominación imperialista; la instauración de mecanismos de planificación de la economía nacional, que estén en capacidad de controlar las fuerzas del mercado; la erradicación de las relaciones de producción latifundistas en el campo; el desarrollo de la educación del pueblo trabajador para colocarlo en capacidad de dirigir política y económicamente a la sociedad; el estímulo a formas de propiedad social como las cooperativas, la cogestión, la autogestión, etc.; la integración económica sobre la base de la cooperación con economías de la región latinoamericana y del Caribe y, el fortalecimiento de la capacidad de defensa del gobierno revolucionario.
Ahora bien, cuando nosotros hablamos del marxismo-leninismo, no nos estamos refiriendo al tipo de socialismo que proponemos, sino al carácter que debe tener la vanguardia política o partido de la revolución. Señalamos que éste debe ser marxista en su ideología como herramienta de análisis de la sociedad; leninista, es su estructura orgánica y de funcionamiento como el Partido de nuevo tipo, disciplinado, compuesto por los mejores cuadros de nuestro pueblo, con dirección colectiva y la aplicación de la democracia como forma de debate y centralizada para la acción. Además debe contener una profunda raíz Bolivariana, recogiendo los mejores aportes históricos de las luchas de nuestro pueblo, su cultura y su composición indoamericana y afrodecendiente.
Si estos elementos acá vertido pueden ayudar al debate y a las definiciones que necesariamente requiere el momento actual, nos sentimos satisfechos, ya que el PCV se siente parte integrante y activa de esta revolución, cuyo líder indiscutido es el Presidente Chávez, aunque muchas veces seamos catalogados injustamente de dogmáticos, desde las trinchera de la socialdemocracia y que muchos revolucionarios también caen en ellos.
Solo queremos recordar que la mayoría de las revoluciones socialistas triunfantes que se han desarrollado en el mundo, con sus errores y grandes aciertos, han sido conducidas por partidos que han asumido el marxismo-leninismo como planteamiento ideológico-orgánico de vanguardia de la revolución socialista acondicionada a sus realidades concretas. Esta constatación de la realidad debe servirnos para sacar las mejores conclusiones que el proceso revolucionario debe extraer.
Por: Oscar Peña
Editor de Tribuna Popular



http://www.tribuna-popular.org
TRIBUNA POPULAR
Redacción


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4237 veces.



Oscar Peña / Editor de Tribuna Popular Editor Tribuna Popular

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: