La amarga experiencia de Abril del 2002 y las tareas urgentes de hoy

Venezuela escuchó atentamente el discurso del comandante Hugo Chávez pronunciado el pasado sábado 24 de este mes en el acto de juramentación de los 2 398 propulsores del PSUV.

Mientras lo escuchaba recordaba la reunión a la cual fui invitado para evaluar los sucesos del 11, 12 y 13 de abril del 2002 como miembro del Comando Táctico Nacional Ampliado del MVR realizados en Miraflores un mes después.

De esa reunión pude concluir en lo siguiente:

1. Que esos acontecimientos formaban parte de un plan del gobierno estadounidense, articulado en nuestro país por sectores de la oligarquía y de la oposición golpista.
2. Que el gobierno revolucionario no tenía aún la fortaleza para defender victoriosamente la revolución bolivariana.
3. Que el poder de los medios de comunicación era demoledor contra la revolución bolivariana.
4. Que no existía una vanguardia política que dirigiera las acciones revolucionarias para enfrentar y derrotar al golpismo y retomar el poder.
5. Pero que aún cuando el pueblo no tenía la organización suficiente para enfrentar a la oposición golpista, éste tomó las calles de las mayorías de las capitales de los estados de Venezuela, que confluyó con acciones decididas de algunos militares de alto rango y la acción decisiva de los soldados de Casa Militar que puso en fuga a los golpistas.
6. En ese entonces también pudimos escuchar críticas y auto críticas de algunos compatriotas que ejercían responsabilidades en ministerios, gobernaciones, alcaldías y diputaciones. También constatamos que varios de los dirigentes y cuadros de los movimientos revolucionarios, entre ellos del MVR, estuvimos presentes en esa confrontación, a pesar de ser los objetivos políticos más buscados por la oposición golpista.

Retomando el discurso del comandante Hugo Chávez observo que hay mayor convencimiento, mayor claridad de la necesidad del partido de vanguardia de la revolución bolivariana. Al respecto recuerdo parte de mi argumento en mi intervención, cuando hice uso de mi derecho de palabra en esa reunión de evaluación de los acontecimientos del 11, 12 y 13 de abril de 2002. Más o menos este fue el contenido: “Si esta revolución continúa avanzando en la profundización de las conquistas populares las fuerzas imperialistas y reaccionarias buscarían impedir el desarrollo de la misma, lo cual exigiría mayor compromiso y consecuencia con el proceso bolivariano, y que el MVR tal cual como venía funcionando, difícilmente estaría en condiciones de cumplir ese papel de vanguardia para la profundización de la revolución y para defenderla de los peligros que la asechaban por sus concepción electoral para la cual fue concebida. Además plantee que el partido debía ser visto como un instrumento para la toma del poder y para la consolidación y profundización de la revolución y que no debía ser concebido como un fin en si mismo, por lo tanto el MVR tenía que transformarse o liquidarse. Plantee que debía haber mayor control y supervisión en los distintos niveles de dirección y el desarrollo de un plan de formación política teórico y de una nueva praxis militante”.

Escuchando al Comandante este pasado 24 de marzo en el teatro Teresa Carreño asumo que no hay vuelta atrás en la construcción del partido de la revolución bolivariana y en la construcción del poder popular, y que su posición ante la dirigencia de los partidos políticos que han planteado diferencias con la construcción y el método o con sus objetivos tendrán espacios para sus discusión y eso es correcto. La militancia de esos factores políticos, así lo entiendo, presionan a sus dirigencia para que se sumen a los esfuerzos que millones de hombres y mujeres que estamos haciendo un gran trabajo a lo largo de todo el territorio nacional, lo cual no implica que se frenará la constitución de los núcleos embrionarios y el debate que se viene desarrollando a lo largo y ancho del país. Ejemplo de ello, es lo venimos haciendo en todo el estado Sucre desde el año pasado decenas de militantes revolucionarios.

Asumo del discurso del Comandante que en el nuevo partido socialista, revolucionario y bolivariano no habrá cabida para los pseudo dirigentes, funcionarios incursos en caso de corrupción y de otros vicios que acogotan a la dirigencia apoltronada en los distintos niveles del gobierno. Y que ello, en buena medida, va exigir de las grandes masas populares que desean ingresar al PSUV su activa y conciente labor contralora para garantizar que tengamos un fuerte y combativo partido revolucionario, dirigido en todas sus instancias por hombres y mujeres con solvencia moral, de comportamiento revolucionario, y compromiso militante para la construcción del Socialismo del siglo XXI en Venezuela.

Respecto a la articulación del trabajo nacional con el estadal, sabemos lo que expresó el soberano presente ese mismo día en el Teatro Teresa Carreño. Tiene que evaluarse el mecanismo o la herramienta que funcionará en cada estado y se articulará con la comisión nacional para la constitución del PSUV. Porque mientras más baja el esfuerzo hacia las regiones más se problematizará la situación; son más los actores, las circunstancias. Por lo que la posición del camarada Hugo Chávez ante las aberraciones e inmoralidades que se cometen desde el poder constituido deben ser remarcados permanentemente para evitar que este gran esfuerzo que se hace, junto a muchos otros revolucionarios, no sea frustrado.

Estoy de acuerdo con Hugo Chávez, ni reformismo, ni dogmatismo y guerra a muerte al gatopardismo. Ya, a nueve años de gobierno bolivariano, hemos conocido las experiencias buenas y malas y la gente saca sus propias conclusiones. quienes se suman a la vigilancia a los funcionarios venidos de gobiernos de la cuarta república que se adhirieron con todos sus vicios, al chavismo, y quienes juntos a nóveles de la quinta tratarán de malograr y corromper este parto popular y revolucionario con mecanismos publicitarios, abusos de poder y usufructo de recursos del Estado para continuar reproduciendo los vicios de la vieja política, y el uso de la presión sicológica contra la población desempleada, con la represión policial y el uso de bandas de choques, de empleados contratados para amedrentar a la población.

Lo que hagamos en Venezuela y en estos momentos y cómo lo hagamos será para el bien de la patria y para otros pueblos de América Latina y del Caribe.

En el estado Sucre continuaremos avanzado en la formación política-teórica y una nueva praxis militante al servicio de la revolución bolivariana, muy a pesar de las trabas y de las aberraciones de dirigentes y funcionarios que desde el poder constituido pretenden desbarrancar el proyecto socialista.

¡¡¡VIVA EL PSUV!!!

¡¡¡ PROFUNDICEMOS LA REVOLUCIÓN EN SUCRE!!!

¡¡¡ RESCATEMOS A SUCRE, RUMBO AL SOCIALISMO!!!

¡¡¡ ADELANTE COMANDANTE CHAVEZ QUE EL SOCIALISMO ES EL FUTURO DE NUESTROS PUEBLOS!!!


(*)Lcdo.

jamudarra@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1487 veces.



José Antonio Mudarra Rodríguez(*)


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio J. Rodríguez L.

Antonio J. Rodríguez L.

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /ideologia/a32551.htmlCd0NV CAC = Y co = US