Boric construye su propia narrativa y oculta la realidad chilena

El bisoño presidente de chile Gabriel Boric, acorralado de tal manera por la ultra derecha chilena y por la estructura institucional pinochetista que permanece vivita y coleando en los estamentos militares, policiales y empresariales, debido a su mala gestión y por darle la espalda a las mismas fuerzas que lo impulsaron para llegar al gobierno, hoy construye su propia narrativa sobre lo que allí se está viviendo y oculta la realidad que cada día lo acucia y lo lleva a girar hacia la derecha.

Ya el pueblo, y el pueblo chileno es sabio y de gran experiencia en ese tema de luchas sociales, le vio a Boric, la oreja flaca, sabe por dónde flaquea, lo ve indeciso en la toma de decisiones y por eso una una señora lo calificó como "Merluzo" cuando ingresaba al recinto en el centro de la capital.

Esa calificación realizada por una mujer del pueblo, que ya se extendió por todo chile y en forma de burla copa las Redes Sociales, forma parte de la realidad chilena. Refleja de alguna manera lo que el pueblo ve en él como mandatario, un hombre corto de entendimiento, que empezó su gobierno haciendo carantoñas al imperio norteamericano, criticando cuando todavía no había calentado la silla presidencial, a sus colegas presidentes de la región y archivando muchas de las esperanzas que albergaba la policromática masa que lo apoyo durante la campaña presidencial.

Y qué significado tiene para el pueblo chileno el mote de "Merluzo", el de Bobo, tonto o corto de entendimiento. No extenderemos la sinónima a ingenuo o cándido, porque pensamos que él estaba consciente de su postura, pensó que para mantenerse en el poder, que es por lo que vemos su único propósito, tiene que hacerle concesiones al imperialismo, bajar la cabeza frente al estamento institucional pinochetistas que lo presiona como camisa de fuerza, dejar de lado muchas de las aspiraciones populares que maquillaron su campaña electoral, continuar perdonando los crímenes cometidos por el dictador Pinochet y sus viudos políticos enquistados en todos los estamentos de la sociedad chilena y deslindarse de los sectores indígenas Mapuches, a lo que ya califica de terroristas y anuncia ofensivas militares contra ellos.

Esa es la verdadera realidad de lo que está sucediendo en Chile y a la par él continuará tratando de crear su propia narrativa, como hombre de izquierda, mientras no hace nada o muy poco por deslastrar a la sociedad chilena de la influencia pinochetista que le dejó una Constitución que como camisa de fuerza, mantiene al dictador gobernando a pesar de haber fallecido.

Y esa misma oreja flaca, que le ha visto el pueblo chileno al bisoño Boric, es precisamente, la que también le ha visto, la ultra derecha chilena, de tal manera que ni siquiera por ejemplo, durante el gobierno de la Bachelet, había logrado tan rápidamente avanzar como en una autopista y darle contundentes derrotas, una de ellas, como dicen los galleros, un tiro en el ala, el rechazo aplastante al proyecto de Constitución que fue presentado al electorado.

Con relación a su diatriba contra los indígenas Mapuches, que vienen por años luchado por en defensa de su pueblo, su idiosincrasia y cosmogonía,, ya los pueblos originarios le han dado la respuesta que se merece: La Coordinadora Arauco Malleco (CAM), una de las principales organizaciones radicales mapuche que se ha atribuido ataques incendiarios forestales, emitió el miércoles un comunicado para rechazar el primer viaje del presidente a la zona: "Fuera Boric del Wallmapu", advirtió.

"Su viaje al Wallmapu (nación mapuche, en mapudungun) obedece a los intereses de la oligarquía, al poder de los grupos económicos que confrontan directamente con la causa mapuche (...)", indicó el comunicado de la CAM.

Los propios indígenas le han visto también, la oreja flaca, su postura, al representar a los poderosos grupos económicos que se enfrentan a la nación Mapuche, que luchan: por la recuperación de tierras ancestrales, libertad económico-productiva y el reconocimiento de una identidad cultural.

Los propios grupos de izquierda que lo apoyaron, en la gran coalición que lo llevó al gobierno empiezan a reflexionar y piensan que: "El gobierno de Gabriel Boric, que lleva apenas siete meses. Es difícil encontrar un gobierno que haya defraudado tan rápidamente sus promesas y haya desmoralizado a su propia base de manera tan categórica".

Y lo comentábamos en artículos anteriores, esa debilidad en la toma de decisiones, ese desde por los demás presidentes progresistas de la región, el colocar en un frízer la vanguardia de las luchas que impulsaban su candidatura para lograr las promesas realizadas durante la campaña, desmoralizó a sus propios seguidores y allí tiene los resultados. Un avance inusitado de la ultra derecha que copa todo el escenario, control la Comisión que supuestamente reformara la Constitución y amenaza con volver el poder en el menor tiempo posible.

Esa es la verdadera realidad chilena, no la narrativa que se construye Boric, para aparentar que es de izquierda. Ya el tiempo lo desempolvará. Ahora, con el tema de las Redes Sociales y la información, más dinámica que existe en el mundo se sabrá, más temprano que tarde, hasta donde llegan los nexos del "Merluzo", con la alta esfera del gobierno de los Estados Unidos, y hasta donde son los compromisos con ese país. Por lo pronto olvídense, que el gobierno de Chile, presidido, por este señor va ser fundamento de la unidad tan necesaria que necesitan actualmente nuestros pueblos para enfrentar a estos poder mundiales que pretenden continuar exprimiéndolos. Estados Unidos ha logrado conseguir otro "Malinche", para intentar impedir la unidad de nuestros pueblos, que ellos históricamente han boicoteado. "Divide y Vencerás"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1701 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI