Todo el poder a los Consejos Comunales

Con el permiso del viejo Lenin, y de todos los camaradas que en 1917 fundaron la primera República Socialista que reseña la historia contemporánea, llamaron a constituir los consejos obreros y revolucionarios en defensa de la gran Patria Rusa, hoy salvando las distancias históricas y sociológicas los ciudadanos y ciudadanas de la República Bolivariana de Venezuela conformamos los Consejos Comunales (C.C) como expresión legitima y soberana del proyecto de sociedad , que nos daremos los hijos de Simón Bolívar.

La revolución bolivariana viene siendo amenazada, por el imperio más poderoso y cruel que ha conocido la humanidad; la defensa de la patria pasa por la conformación del poder popular, en todas sus formas y modalidades. Lo que implica el carácter táctico y estratégico de los C.C., en lo táctico la propuesta de organización, funcionamiento y acción de los C. C. se rige conforme a los principios de: corresponsabilidad, cooperación, solidaridad, transparencia, responsabilidad social, equidad, justicia, contraloría social y auto gestión, cada uno de estos parámetros encierra todo un planteamiento y perfila una orientación y forma de actuar de todos aquellos ciudadanos y ciudadanas que participen en los mismos. Estos principios están totalmente alejados de las practicas que muchos quieren aplicar y ejecutar para contaminar y destruir la estructura de los C.C., la contra revolución esta al acecho con su ideología del capital y la riqueza fácil, la cual a logrado penetrar algunos C.C., apoyándose en la quinta columna que aun persiste dentro de las instancias de poder en el proceso bolivariano.

La explosión del Poder Comunal (quinto motor) pasa por realizar una asepsia total de los C.C. constituidos y descontaminarlos del burocratismo y la corrupción, para que no quede vestigio. Que se imponga la naturaleza primigenia de la comuna socialista para que el C.C. sea la célula fundamental de la nueva sociedad; la activación de las asambleas de ciudadanos con carácter vinculante, sobre la gestión administrativa y operativa de los C.C., deben ser parte de los mecanismos de control y supervisión de las comunidades hacia la praxis de estos organismos.

No pueden existir titubeos, ni dudas en la aplicación de sanciones de carácter civil y penal a que hubiera lugar, en casos como los denunciados en el estado Delta Amacuro en el proyecto de la camaronera o con los acaparadores de alimentos. El que traicione o trafique con la necesidad del pueblo debe ser sancionado y execrado de la comunidad.

Hay que aplicar un decreto de guerra a muerte, como lo hizo nuestro libertador en 1813; contra la corrupción y el burocratismo, en todos los ordenes de la vida nacional y sobre todo en la administración pública, la confrontación no puede ni debe ser solo tarea del ciudadano presidente, debemos conformar una gran cruzada, para rescatar y preservar los sagrados intereses de la patria…… Todo el poder a los Consejos Comunales.



(*)Comunicador Comunitario

ambientv2002@yahoo.es




Esta nota ha sido leída aproximadamente 5422 veces.



Luís Salazar(*)

Comunicador comunitario. Conductor del programa "Historia, Hechos y Protagonistas" en Catia Tve y Radio Libre Negro Primero. Miembro del Colectivo Somos Ambiente.

 lfsalazar5@hotmail.com

Visite el perfil de Luis Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a31266.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO