Los pueblos que no conocen su historia…

Hay algunas frases más o menos históricas, como la que dice: "los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla", que de pronto, generalmente en los círculos de la política, se ponen de moda y van de boca en boca, de parlamento en parlamento, de asamblea en asamblea, de congreso en congreso, sin revisar nadie su significado; es decir, sin ton ni son. Incluso he visto la frase traducida, superpuesta, al terminar un film eslovaco…

El caso es que el orador, o quien la reproduce, antes de pronunciarla no se ha detenido ni un solo segundo en analizarla, dando a la frase categoría de sentencia firme, sin posibilidad de apelación. Suena bien y le permite a quien la emplea una introducción en apariencia lucida, tras la cual pasa a su disertación pese a que lo que sigue luego nada tenga que ver con ella. Atribuida a distintos personajes de la historia militar o del pensamiento, como Avellaneda, Guizot, Dilthey o nada menos que a Ortega y Gasset o Cicerón (según veo por ahí en Internet), a ninguno de ellos le considero capaz de semejante disparate…

Porque, en efecto. El hecho de repetirse no quiere decir que no sea un sinsentido. Pues ¿qué pueblo no conoce su historia? ¿qué político, de los que deciden entrar en la aventura política pretendiendo por la persuasión hacerse con el poder. o qué militar decidido a adueñarse del poder por la fuerza, no conoce la historia de su pueblo? Hasta los pueblos convencionalmente más atrasados arrastran su historia en la tradición oral.

Pero es que, conozcan o no su historia los pueblos y los dirigentes, la historia se repite indefectiblemente de una u otra forma aunque la forma es lo de menos pues las variables son muy pocas. Los pueblos repiten una y otra vez su historia porque la historia no es más que una sucesión de choques de voluntades, de fuerzas y de poderes. Si bien el poder más fornido va pasando de manos de un pueblo a otro a lo largo del tiempo y de los siglos. Lo que se repite es el curso de la historia del ser humano y la historia de los pueblos en sí mismos. Los pueblos, conozcan o no su historia están condenados a actos individuales y colectivos siempre de la misma factura y por la misma motivación: la ambición desmedida de dominio, el frenético deseo de poder, el cual será de mayor o menor alcance según el momento histórico, las circunstancias y la índole o idiosincrasia de cada pueblo, unos más pacíficos y otros más belicosos. Y a medida que el ser humano y los pueblos se "civilizan", a la violencia máxima desatada que son las guerras y las invasiones armadas, se le dota de la consiguiente coartada y del más o menos simple, el más o menos sofisticado pretexto para justificarlas. En esto consiste la condena a que están sometidos todos los pueblos conozcan o no conozcan su historia. Lo que está pendiente en la sociedad humana es descubrir la fórmula mágica capaz de erradicar la violencia de su miserable condición…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 524 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor