¡Votar! ¿para que todo siga igual? o peor...

"Como la dicha de un pueblo depende de ser bien gobernado, la elección de sus gobernantes pide una reflexión profunda." JOSEPH ANTOINE RENÉ JOUBERT

"Uno de los más grandes errores es juzgar a los políticos y sus programas por sus intenciones, en vez que por sus resultados." MILTON FRIEDMAN

El 21 de noviembre del 2021 están convocadas unas mega-elecciones para la elección de alcaldes, gobernadores y miembros deliberantes. El entusiasmo de la población para aportar su voto luce bastante decaído. Muchos venezolanos ya hemos asimilado las elecciones y a los elegidos con más de lo mismo, si acaso algún cambio siempre ha sido para peor. Estimo que en esta oportunidad no será diferente. No importará quienes sean los ganadores en la competencia, el país y sus ciudadanos seguiremos sufriendo las consecuencias de gestiones políticas ineficaces e ineficientes. Es decir, inefectivas, demagógicas y totalmente opacas; en general, perjudiciales para la gran mayoría de los ciudadanos del país.

No puede ser de otra manera cuando las condiciones constitucionales para elegir los alcaldes, gobernadores y representantes de los cuerpos legislativos de las alcaldías y gobernaciones no necesitan tener credenciales para gestionar las responsabilidades que prescriben las leyes. En este artículo desarrollo lo referente a los alcaldes/alcaldesas y algunas de sus responsabilidades. Concluiré con algunas proposiciones que, de ser aprobadas, pudieran mejorar sus gestiones en beneficio de todos. Aunque mi esperanza es baja.

ALCALDES

El Artículo 174 de la ley estipula lo siguiente (la vigente Ley, aprobada en el 2010, tiene 282 artículos):

El gobierno y la administración del Municipio corresponderán al alcalde o alcaldesa, quien será también la primera autoridad civil. Para ser alcalde o alcaldesa se requiere ser venezolano o venezolana, mayor de veinticinco años y de estado seglar. El alcalde o alcaldesa será elegido o elegida por un período de cuatro años por mayoría de las personas que votan, y podrá ser reelegido o reelegida, de inmediato y por una sola vez, para un nuevo período.

Según este artículo, cualquier venezolano "de estado seglar" puede ser elegido para ser alcalde o alcaldesa. Hasta una analfabeta pudiera cumplir con estas mínimas condiciones.

Los políticos responsables de la aprobación de las condiciones para optar a ser elegidos se lo ponen muy fácil. Casi cualquier persona puede optar a esos cargos. Para ganar, lo que en general han hecho ha sido prometer generalidades sin obligación alguna de cumplir lo genéricamente ofrecido. Es decir, la ley les permite prometer el cielo aquí en la tierra, gestiones maravillosas y perfectas, resolver todo tipo de problemas de la gente sin temor alguno a ser acusados de tramposos y demagogos.

En este momento ni las leyes ni los ciudadanos los obligan a llevar a cabo un "plan de gestión", bien para sus alcaldías o gobernaciones, según sea el caso. No hay castigo para las promesas mentirosas, ni para la mala o pésima gestión. Es casi lógico, las leyes preparadas y aprobadas por ellos le permiten gestionar o mal gestionar las parcelas del país a su manera. Nunca serán castigados, todo lo contrario, algunos hasta han sido reelegidos…

En Venezuela, en general, ser político es sinónimo de incumplimiento de las promesas verbales que hacen para ser elegidos. Algunos hasta se atreven a hablar de algún programa que llevarían a cabo de ganar. La gran mayoría, al ser elegidos, se olvidan de cumplir con la ejecución de cualquier programa prometido. Por otro lado, los electores no tenemos herramientas legales, precisas y viables, para obligar a los incumplidores a cumplir con sus promesas so pena de tener que renunciar a sus cargos. Los referéndums revocatorios son en la práctica imposibles de ejecutar. Algo similar a la administración de justicia, solo los ricos pueden costearla.

¿SABES CUÁLES SON LAS FUNCIONES DE UN ALCALDE O ALCALDESA?

Los alcaldes son los gobernantes más cercanos a la ciudadanía, y por tanto, son a los que más fácil les podemos echar la culpa de todo, aunque solo sea para desahogarnos un poco. Sin embargo, ¿sabemos exactamente cuáles son sus funciones?

Los alcaldes se encargan (bueno…deberían encargarse) primordialmente de los servicios públicos y lo relativo al espacio común o público. Hablamos de: SUMINISTRO DE AGUA, ELECTRICIDAD, ASEO URBANO Y TRATAMIENTO DE DESECHOS, VIALIDAD, RESTAURACIÓN Y MANTENIMIENTO DE PLAZAS, PARQUES, ETC. No necesitamos enumerar más deberes o responsabilidades indicadas en la ley, las mencionadas en mayúscula son suficientes para demostrar su incumplimiento. Es decir, para aplazarlos a todos o casi todos.

Por otro lado, según la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), también les corresponde: la ordenación territorial y urbanística, protección civil, "vivienda de interés social", "servicios de protección a la primera y segunda infancia, a la adolescencia y a la tercera edad; educación preescolar, servicios de integración familiar de la persona con discapacidad al desarrollo comunitario, actividades e instalaciones culturales y deportivas", entre otras.

En cuanto a la seguridad, solo podrán administrar la policía, si así lo considera pertinente, su respectivo gobernador. En lo económico, cada municipio posee un ente recaudador de impuestos, que podrá aplicársele tanto a la ciudadanía en general (impuesto catastral, etc.), como cargas impositivas especiales a bienes en específico en actividades como la agricultura, cría, pesca y actividad forestal (impuestos como el IVA o el ISLR corresponden exclusivamente al SENIAT). No se podrá sobre bienes extranjeros o con pertinencia nacional o estratégica. Todo está sujeto a lo que dicte la legislación nacional.

LEY ORGÁNICA DEL PODER PÚBLICO MUNICIPAL
Esta ley consta de 282 artículos, la misma es, como la mayoría de las leyes en Venezuela, prolija en artículos a ser incumplidos. El que la lea, pudiera pensar que los municipios dirigidos por alcaldes, de acuerdo con lo prescrito en la ley, deberían ser áreas muy habitables para los ciudadanos. La realidad es totalmente diferente.

Listemos las responsabilidades básicas de cualquier alcalde o alcaldesa, previamente enumeradas:

  1. VIALIDAD,

  2. SUMINISTRO DE AGUA,

  3. ELECTRICIDAD,

  4. ASEO URBANO Y TRATAMIENTO DE DESECHOS,

  5. RESTAURACIÓN Y MANTENIMIENTO DE PLAZAS, PARQUES, ETC.

En el área metropolitana, donde habito, ninguno de los alcaldes cumple con estas cinco responsabilidades básicas. Con seguridad, los alcaldes alegarían que el suministro de agua no depende de ellos, ni tampoco el de electricidad. El servicio de aseo urbano es bastante aleatorio y caro. La restauración y protección de los espacios públicos es totalmente precaria. Miremos los árboles en cuanto a riego, poda y parásitos, el abandono es casi total, da tristeza.

Después de estas pinceladas, me referiré especialmente al primero de la lista: VIALIDAD. Entendiendo que es la vialidad, cuyo cuidado, les corresponde a los diferentes alcaldes.

Siempre me he preguntado, si un alcalde no puede garantizar tapar los huecos de las calles, no merece ser alcalde. Es patético sufrir el deterioro, diría que abandono, de muchas de las calles en los municipios de la zona metropolitana. En general, la vialidad en los municipios es muy mala, en alguno (como el Libertador) ha sido pésima. Conozco calles que están como un paisaje lunar desde hace más de dos décadas, ni hablar de las montañas de desechos en más de una calle. Ciertamente, me pregunto: ¿para qué votar el 21-11-2021? Si los alcaldes ni siquiera nos garantizan calles asfaltadas, señalizadas y en buenas condiciones. Hay que ser muy irresponsables y pésimos gerentes para no mantener el área del municipio bajo su responsabilidad en condiciones medianamente aceptables.

VENEZUELA NECESITA ALGO MAS QUE ELECCIONES PARA AVANZAR

La posible solución a la situación crítica venezolana tiene que ser diferente a una elección, aunque sea mega elección. En varios artículos he desarrollado lo que a mi entender han sido las causas de nuestro subdesarrollo industrial y moral del país, así como las posibles soluciones. En lo referente a la pésima gestión de los alcaldes y alcaldesas a lo largo de varias décadas, le dedicaré unos párrafos a razonar sobre dos aspectos que considero cruciales. Los mismos, en cierta manera, permitirían entender las razones del fracaso de los alcaldes y alcaldesas en sus municipios. Acoto mi análisis en lo siguiente:

  1. LA BASE LEGAL

  2. PREPARACION DE ALCALDES Y ALCALDESAS

BASE LEGAL

Por base legal apunto a los requisitos a cumplir por los candidatos a participar en las elecciones para dirigir las alcaldías del país. Es imperativo cambiar las exigencias actuales, las cuales reducen a ser venezolano, mayor de 25 años y estado seglar. Esta medida debe ser exigente y con rango constitucional. Basta de tener gestores incompetentes por donde los analicemos.

A mi entender, la carencia histórica en Venezuela y, me atrevería a afirmar en Latinoamérica, ha sido la ausencia de líderes políticos calificados para los cargos que han sido elegidos. Su falta de visón integradora, donde la unión nos permitiría optar a ser respetados por parte del poderoso norte y a nivel mundial.

Los líderes políticos venezolanos han sido muy buenos en la confrontación fratricida, la corrupción, la demagogia, el incumplimiento a sus electores y el país; así como en practicar el facilismo al basar nuestro aleatorio bienestar en las importaciones de bienes y no en la producción nacional.

Ni los gobiernos ni los denominados empresarios, jamás se preocuparon por industrializar el país. Hoy más que nunca seguimos dependiendo de lo importado. Por donde quiera que lo observemos, debemos concluir que nuestra situación actual es deplorable. No solamente las denominadas "sanciones" nos asfixian sino las pésimas gestiones de los gobernantes de los últimos 62 años. Los políticos, los empresarios, poderes fácticos, los medios, la alta jerarquía eclesiástica, entre otros, se han confabulado para retrotraernos a vivir en condiciones de supervivencia.

Deberíamos comprender que los responsables de dirigir el país deberían ser los mejores. Obligatorio es que tengan estudios formales y una hoja de cumplimiento y eficacia en su currículo que avale lo mejor posible la posibilidad de llevar a cabo una gestión positiva para todos. Los requisitos académicos y empíricos de todos los que opten a cargos públicos deben ser similares a los de cualquier otro profesional. Quien permitiría ser operado por un contador o un mecánico. Nadie en sus cabales lo haría. La constitución y las leyes deben ser radicalmente cambiadas en este aspecto. Los excelentes políticos son indispensables para el progreso de un país. Por lo tanto, solo deberíamos permitir ser dirigidos y gestionados por personas académicamente calificadas, moral y éticamente impecables y con una hoja de gestión exitosa en tareas previas de planificación y dirección. De no cambiar los aspectos indicados, Venezuela, no podrá optar al tan deseado progreso e independencia económica y tecnológica.

PREPARACION DE ALCALDES Y ALCALDESAS

Debido a la carencia de exigencias legales para optar al cargo de alcalde, en algunos casos, quienes son elegidos carecen de la experiencia, integridad ético-moral y formación académica para gestionar con eficacia y eficiencia su municipio.

Los alcaldes no deberían pertenecer a partido político alguno. Deberían ser personas exitosas en alguna empresa, con experiencias concretas de planificación, dirección, conciencia plena de las necesidades de su municipio, honrado a toda prueba y técnicamente lo más calificado posible.

Los habitantes de los municipios deberían preguntarse que esperamos de la gestión de un alcalde y sus concejales. Esta pregunta requiere de un programa preciso el cual se compromete a ejecutar el aspirante a alcalde. Este programa no debe ser complicado, pienso que con unos diez (10) aspectos serían suficientes. Cinco de esos aspectos ya los indiqué anteriormente en este escrito. Este programa debería ser avalado en una notaría y ser legalmente de obligatorio cumplimiento por los aspirantes a alcaldes. Las penas por incumplimiento deberían ser establecidas en la ley y ser contundentes. Los aspirantes a ser alcaldes se cuidarían así de ofrecer lo que normalmente han hecho por décadas los malos políticos. Si no cambiamos la manera de elegir a nuestros gestores y elevamos nuestra cultura y conciencia políticas, las décadas y los siglos seguirán pasando sin que logremos avanzar como personas ni como país.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 525 veces.



Higinio Jesús Esparis

Ing. Mecánico UCV

 higiniojesus@gmail.com

Visite el perfil de Higinio Jesús Esparis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: