Las dudas indudables del PSUV

He estado muy atento de lo gestos, conductas y aptitudes de la mayoría de los dirigentes público, los no tan conocidos y hasta de los militantes de a pie que acompañan al proceso de cambio con mucha firmeza, y que en más de una oportunidad los he visto jurar “Patria o muerte”, como a lo acaba de hacer la flamante presidenta de la Asamblea Nacional; pero cuando entran en el laberinto de lo que el presidente con mucho fervor llamó a constituir como partido unido, entran en el campo de la duda, la incertidumbre y hasta de la perplejidad. Claro está, no es para menos tener dudas al respecto, ya el propio Presidente Chávez se le vio meter un frenazo a este motor que todavía tiene suelto algunos pistones. El militante y camarada Chávez, se dio cuenta lo dificultoso y excluyente que sería, formalizar y decretar, que todo aquel que no milite en el PSUV quedaría al margen del proceso revolucionario. Hoy el Presidente asume la constitución de este nuevo instrumento político como un proceso, donde muchos entraran, no importando la hora y el día de llegada, así se los ha hechos saber a la gente de Albornoz y Garcías.

Ahora bien, es indudable que si el mismísimo proponente, acelera, frena o retrocede sobre esta materia; uno, que desde los catorce años anda en estas lídes, y que conste, soy un viejo militante de la izquierda y un militante viejo, también tengo derecho a cavilar y dubitar sobre los siguientes aspectos:

* Estaré obligado a ser compañero de partido de algunos diputados “revolucionaros” que solamente han tomado la palabra par decir “lo juro” el día de su primera incorporación a la cámara, y que su parlamentarismo de calle no pasa de los pasillos y salones de los lujosos hoteles de las ciudades que los eligieron?
* Podré militar calladamente con aquellos funcionarios, que valiéndose del cargo y su condición de “bolivarianos” hoy dan la imagen de burros cargados de oro, gracias a su verdadera condición de corruptos?
* Tendré oportunidad de asumir responsabilidades de dirección a cualquier nivel en el novedoso partido, si el método es por la base y a través del acto electoral, cuando los mismos que hoy dirigen al disuelto MVR andan armando sus maquinarias y distribuyendo planillas de inscripción para su PSUV?
* Siendo el PSUV el instrumento de vanguardia para la construcción del socialismo que queremos, debemos entonces puntualizar en lo que no deseamos que se repita, y en este sentido también cabe preguntarse: ¿será que todos los que apresuradamente salieron a decir “Si mi comandante, yo militaré en su partido”, creen de verdad en el socialismo bolivariano o del siglo XXI?

Así las cosas, es indudable que la construcción del PSUV, al que estamos dispuesto a enfilarnos, deberá tener entre sus primeros principios el derecho a la duda y la expresa prohibición del delito de opinión, para poder así ir despejando las dudas indudables.

douglas.zabala@corpomaracaibo.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2516 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor


Notas relacionadas