Auditórium

La revolución: ¿En cuaresma, o en cuarentena?

"La Cuaresma ha de vivirse con el espíritu de filiación, que Cristo nos ha comunicado y que late en nuestra alma. María acompañó a Jesús en su camino mientras vivía, también en su Pasión y a la vez era discípula de Jesús. Estamos invitados en esta cuaresma a la conversión, a orientar nuestra vida a la luz de Dios". Fin de la cita.

Fueron pocos los fieles católicos que asistieron debido a las estrictas medidas de bioseguridad debido al covid -19, a las misas que se celebraron en las iglesias católicas de toda Venezuela, en ocasión del Miércoles de Ceniza, ritual con el que la Iglesia Católica da inicio a la Cuaresma de cara a la Semana Santa, que en esta ocasión acontecerá del 28 de marzo al 03de abril del 2021.

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión que prepara la Iglesia Católica para la gran fiesta de la Pascua. La Cuaresma se inició el día 17 miércoles de Ceniza y terminará antes de la misa de la Cena del Señor del Jueves Santo.

La Cuaresma dura 40 días y está basada en el símbolo del número cuarenta en la Biblia. Será por esto: ¿Que siempre la mofletuda izquierda estalinista, borbónica y trasnochada, dice que Jesucristo era un Revolucionario? En ésta celebración la Iglesia Católica siempre habla sobre cuarenta días del diluvio, de los cuarenta años de la marcha del pueblo judío por el desierto, de los cuarenta días de Moisés y de Elías en la montaña, de los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto antes de comenzar su vida pública y de los 400 años que duró la estadía de los judíos en Egipto.

Finalizado este período, la Iglesia Católica inicia la celebración de La Pascua, que es la conmemoración que hace del misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

Después de la homilía, los sacerdotes, imponen en la frente de los fieles católicos, la imposición de la ceniza, elaborada de los ramos bendecidos el domingo de la Pasión del Señor. Tras recibir la bendición, muchos feligreses abandonan las iglesias y se dirigen a sus hogares, u otros a sitios de recreación.

Son los 40 días previos a la Semana Santa durante la cual los cristianos se preparan para la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Esto recuerda los 40 días que pasó Jesús en el desierto preparándose para comenzar a predicar.

Todo comienza el Miércoles de Ceniza, cuando el sacerdote impone ceniza en la frente o en la cabeza de los católicos para invitarles a la penitencia.

Las cenizas proceden de las ramas de olivo bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior.

Los viernes de Cuaresma la Iglesia católica propone no comer carne como signo de penitencia. También propone vivir cierto ayuno el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

Además invita a los cristianos a vivir otras formas de piedad como dar limosna, hacer alguna peregrinación o practicar alguna otra privación voluntaria para preparar la Semana Santa.

En esta cuaresma revolucionaria por la peste china 2021, en todo el territorio nacional, no dejaban de escucharse las multiplicidades de quejas y reclamos por la deficiencia cruel de los servicios de salud, alimentos, agua, luz, internet, y el gas domestico.

Frente a este clamor creciente, que apunta a una rebelión de los hambreados, el gobierno a través de su brazo paramilitar, los colectivos, deciden salir a martillar con 60$ a los venezolanos, que regresan al país por los aeropuertos nacionales, sin explicarles los desastres de su política agravada, por el disco rayado grabado en Cuba de la fantasmagórica: "Guerra Económica y Cibernética" del imperialismo yanqui.

Los ministros, gobernadores, alcaldes y miembros de las Fuerzas Armadas copiando el miserable régimen cubano, son unos vulgares Comisarios Políticos, son los encargados de ejecutar el dolarizado picado de los activos de PDVSA, y vendidos como chatarra al pestoso imperio chino, toda esta perversión se ha radicalizado en estos cuarenta días, contados a partir del Miércoles de Ceniza. Es el perverso tiempo litúrgico del calendario revolucionario, destinado a la preparación espiritual de los venezolanos para caer abatido por el coronavirus, y ante los invasores rusos, árabes, chinos, iraníes etc.

La duración de 40 días, simboliza la prueba por la que pasó Jesús, el primer socialista de la era cristiana, al permanecer cuarenta días ayunando en el desierto de Judea. Este hecho, llevado a nuestra realidad, tiene su más cruel expresión en el alto costo de los alimentos debido al mísero salario de 0.60 centavos de dólar mensual. Desatando un perverso ayuno forzado, junto a la falta de agua, que ha transformado a Venezuela en un cruel desierto.

También, los grandes éxodos a pie que desarrollan miles de venezolanos que huyen del país por las fronteras de Guyana, Brasil, Colombia, y en precarias embarcaciones hacia Aruba, Curazao y Trinidad, para apoyar y defender su derecho a una mejor calidad de vida, esta tragedia del pueblo venezolano, guarda estrecha relación, y similitud con la gran, y larga marcha del pueblo judío, guiados por Moisés, en busca de la Tierra Prometida.

A lo largo de estos 22 años de "Cuaresma Revolucionaria", los bolsas que todavía creen en este genocidio, son llamados a reforzar su fe en el Socialismo del Siglo XXI, y en el hombre viejo con el hambre a cuesta, y la enfermedad en ristre.

El color litúrgico en estos días, será el Rojo-Rojito aunque la feligresía, lo embiste, al sacrificio de nuestro pueblo por sobrevivir en el día a día, es escupido por los beneficios extraordinarios recibidos por los nuevos ‘lideres’ alacranes corruptos opositores aliados de la revolución.

Para humillar el compromiso del régimen con la Fe Revolucionaria, tratan por todos los medios que los cuarenta días ¡¡No Sean Laborables, Sino Miserables!! Tanto para el sector público como el privado regentado por árabes y chinos expoliadores de la clase trabajadora.

Uno de los objetivos fundamentales de esta política revolucionaria, es la de dar a conocer a la Santa Sede en el Vaticano, y en especial al Papa Francisco, la estrecha relación de la revolución bolivariana, con el cristianismo, para así, terminar de una vez por todas con la posición conspiradora de la Iglesia venezolana. Y, proponer la Beatificación inmediata del "Alacrán Brito" cuyo milagro ha sido comprobado. Y está expuesto a la luz pública: cuando se presenta como un prospero, y nuevo rico, después de haber recibido una jugosa coima del Jeque de Cabo Verde. Hoy mostramos al mundo la destrucción de PDVSA, del Sistema Eléctrico Nacional que fue el más avanzado del mundo hoy en ruinas, el deficiente suministro de agua potable, el Metro de Caracas convertido en un cagadero publico, dejando de ser el medio por excelencia de transporte de los caraqueños, se multiplicó la pobreza, hay mas niños en las calles, el peor sistema de salud a nivel mundial, con la diarrea de leyes presentadas ante la Asamblea Nacional, buscan establecer el Pensamiento Único, el Sistema Electoral es una caja de Pandora, los colectivos, y las milicias, como la creación de la nueva fuerza armada nacional, los nuevos conceptos en la administración publica (Boliburgueses y Enchufaos), se paralizaron obras de envergadura Ferrocarril- Metro Guarenas- Guatire, Tercer Puente sobre el Orinoco, destrucción de las Universidades Autónomas etc.

Basta ya de hablar tantas peroratas, los ciudadanos en voz baja expresan: Ya basta de tantos embustes. Queremos soluciones a los problemas de alimentación, salud, y de los servicios. Si algo queremos que se materialice en esta cuaresma es: El cese de esta tragedia nacional.

*Militante de la Izquierda Cristiana Latinoamericana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 876 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: