Crítica Ácida

Modelo de descalabro social

Sumamente tediosa e insustancial, la campaña bochornosa de la derecha mundial, más maltrecha que nunca a posteriori de la salida del Donald político de la comiquita vivida desde que Washington intentó substituir al Hollywood de California, en los imaginarios triunfos atribuidos mediante el cine y la tv mundial, a supermen de la pusilánime gringolandia siglos XX y XXI.

Por todos los medios se proponen convencer a quien sea, y con abundante desinformación sobre Venezuela aseguran que vivimos acosados por un gobierno cruel, presidido por un dictador sátrapa, y que los derechos humanos no se respetan. Solo que no consiguen hechos cumplidos para hacerlos del conocimiento de los lectores, oyentes o televidentes, salvo los discursos de dirigentes opositores desprestigiados y sin credibilidad.

La insistencia en presentar al modelo socialista, como responsable de todo cuanto sufre el colectivo, choca con la verdad y la lucha sostenida y valiente, tocarnos las más hondas fibras del descontento, y el colectivo mayoritario soporta al entender que los inconvenientes tienen detrás a la caterva politiquera liderada por mafias de pillos, residenciados en el extranjero, y prestos a vender la soberanía nacional.

Los caimanes en boca de caño esperando una desestabilización que reviente a consecuencia de insoportables precios, van quedándose resquebrajados por la habilidad colectiva para entender que a pesar de todo, superamos al desastre de países vecinos, y presidentes adulantes de gringolandia, y la desgracia ver decenas de asesinatos a compatriotas, u oír lo que narran con sinceridad quienes regresan del exterior víctimas de una vil y miserable xenofobia.

Si algún modelo está fracasado bochornosamente, no es el socialismo bolivariano venezolano, humanitario, participativo y producto de sucesivas elecciones, las trampas, los desmanes, los robos de vacunas para controlar el coronavirus, o lo que en cualquier aspecto es terrible corrupción, están expuestos en el capitalismo salvaje demócrata representativo. En Venezuela si ocurre es perseguido y castigado por el modelo socialista revolucionario y bolivariano.

No hay en el modelo socialista nuestro, cantantes detenidos por sus temas como en España, Pablo Hasel: nada de asesinatos a líderes sociales y periodistas, el mal de la vecina Colombia; cero listas de privilegiados para vacunarlos a escondidas contra el Covid 19, visto en Perú, México, Ecuador, Honduras y otros países; y finalmente no hay militares y policías vende patria, que interrumpieron la democracia en Bolivia, vencidos luego con los votos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 644 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: