¿Qué es un Jefe de Comunidad?

"Para liderar a la gente, camina tras ellos": Lao Tzu

El poder no es control

En la nueva etapa del partido PSUV, contemplada en el período 2018-2030, los líderes de las comunidades, las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (UBCh), los Cuadrantes de Paz y los Gobiernos Comunitarios tendrán un rol protagónico en la ejecución de las líneas de acción emanadas por la Dirección Nacional, así como en la identificación de las problemáticas que afectan a los venezolanos.

Dentro de las instancias que integran la nueva estructura organizativa del PSUV con el fin de convertir a la agrupación política en un instrumento de la Revolución Bolivariana están [1]:

– Jefe o Jefa de calle: Conoce las realidades políticas y sociales del territorio en el cual se encuentra (calle, vereda, manzana o edificio), atendiendo y procurando la solución de las necesidades populares en plena articulación con los otros niveles de gobierno.

– Jefe o Jefa de comunidad: Lidera a los responsables de calle, fomentando la articulación y el trabajo conjunto entre el Poder Popular (Consejos Comunales) y el Gobierno Nacional (Sistema de Misiones) en función de solventar las carencias del pueblo.

Traigo a la discusión estas premisas:

"El hombre es malo y perverso por naturaleza, al menos que precise ser bueno": Maquiavelo

"El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad que lo corrompe": Juan Jacobo Rousseau

"El que nunca ha aprendido a obedecer no puede ser un buen comandante": Aristóteles

"La tarea del líder es llevar a la gente desde donde están hasta donde no han estado": Henry Kissinger

"Permanece con un líder cuando esté en lo correcto, quédate con él cuando siga estando en lo correcto, pero déjalo cuando ya no lo esté": Abraham Lincoln.

Frase que hace referencia a la necesidad de hacer ver que el liderazgo no es algo eterno o absoluto o que un líder no tiene por qué estar siempre en lo cierto, siendo importante no obcecarse ni idealizar a dicho líder y saber separarse de él cuando deja de luchar por lo correcto.

Klaus Balkenhol decía que hay una diferencia entre ser líder y ser un jefe. Los dos se basan en la autoridad. Un jefe demanda obediencia ciega; un líder se gana su autoridad a través de conocimiento y confianza.

Por eso un Jefe no puede estar todo el tiempo cuestionado por la comunidad. Ni mucho menos periódicas confrontaciones con los vecinos, ni mucho menos citados ante los entes de conciliación, Justicia de Paz o la Fiscalía.

Argumenta James MacGregor Burns que los líderes deben funcionar en un nivel mayor de necesidades y valores que el de los seguidores, y los líderes transformadores tienen muy fuertes valores y no acostumbran minimizarlos por consenso, sino, más bien, están atentos a las necesidades y valores de sus seguidores para impulsarlos y apoyarlos en revalorar los suyos propios.

A pesar de las duras circunstancias políticas que le tocó vivir, el pensamiento político de Chávez no se amilanó, más bien se abrió camino ante las tempestades para ir al encuentro con las realidades y a partir de allí empezar a revertir situaciones adversas.

"Aquí estoy parado firme. Mándeme el pueblo, que yo sabré obedecer. Soldado soy del pueblo, ustedes son mi jefe".

Hay que estar pendiente de algunos Jefes que no cumplen con sus funciones y hay que revisarlos y aplicarles las 3R; Nicolás Maduro ha pedido a cada militante del PSUV máximo esfuerzo, máximo rendimiento y máxima unidad; nos insta a buscar a las bases para que sean las protagonistas del próximo Congreso histórico del Partido Socialista Unido de Venezuela.

EL RETO DE ENCONTRAR UN PROPÓSITO PERSONAL QUE ESTÉ AL SERVICIO DE LA COMUNIDAD

El poder político debe reaccionar ante el reclamo de la comunidad. Ésta siempre tiene la razón. Ignorarla sería un error.

Los dirigentes políticos deben dejar de escuchar el parecer de los militantes tóxicos y escuchen los registros del sentido común y del instinto, que son guías mucho más seguros incluso que la razón, y con mayor motivo que los dictámenes de quienes no hacen más que ir corrigiendo errores y dando palos de ciego por la presencia de tantos males que aquejan a los territorios.

Está en boca de todos: La dirigencia de la ignorancia parece estar sostenida por una fe desmedida en la intuición del político y un menoscabo del conocimiento técnico. La crisis de los territorios ha evidenciado los riesgos de elegir a jefazos que desdeñan los datos.

En la Venezuela amable del siglo XXI hablábamos de un fanático como aquél quien decía que el Dr. Federico Rivero Palacio era el mejor Director de un Instituto Universitario de Tecnología de Venezuela. Del vecino decíamos: Es buena gente pero es un fanático del buen vivir. No teníamos temor de confesar que éramos fanáticos de la transformación de país. Qué queríamos un buen Jefe.

  • Obcecarse: Mantenerse excesivamente firme en una idea, intención u opinión, generalmente poco acertada, sin tener en cuenta otra posibilidad.

REFERENCIAS:

1.- https://www.ghm.com.ve/proponen-ocho-frentes-para-nueva-estructura-organizativa-del-psuv/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1145 veces.



Héctor Yi Durán

Ing. Luchador Social

 hectoryi@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Yi Durán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular