Breve respuesta a Oscar Bravo, para el beneficio de los lectores

Había empezado a responderle en detalle a Oscar Bravo (para publicarlo en Aporrea), quien en un reciente artículo de opinión, y por razones que no conozco, nos ha metido palabras en la boca a cinco escritores que publicamos en Aporrea, o sea, ha dicho cosas que no son. Sé que lo que dijo es su opinión, eso sí, pero hay una significativa diferencia entre dar una opinión y acusar a alguien de algo sin pruebas, es más, en el caso mío, lo ha hecho sin conocerme, y sin jamás haberme preguntado nada antes de meter esas palabras en mi boca.

Debo, por esa razón, cuestionar sus intenciones, y es por eso que escribo este artículo, par que ustedes los lectores no se dejen llevar por las posiblemente malintencionadas palabras de Oscar Bravo.

Artículo de Oscar Bravo:

" Un mensaje a los militantes del odio contra Maduro - A Toby Valderrama, Javier Vivas, Eligio Damas, Oscar Heck y Marcos Luna"

Ver: https://www.aporrea.org/actualidad/a299689.html

Como dije arriba, iba a responderle en detalle públicamente aquí en Aporrea, pero me cansé (no terminé el artículo), y cambié de idea, entonces lo que haré aquí en vez es de aclarar algunas cosas.

1- Oscar Bravo me llamó amigo, no me llames amigo, no soy tu amigo, ni jamás quisiera serlo. Además, ni me conoces, muy poca gente me conoce, y tú jamás serás una de ellas.

2- Oscar Bravo nos (me) acusa, o dice que somos (soy) militante del odio contra Maduro. No odio a Maduro, no tengo porqué odiarlo, no me robó a mi esposa, ni me mató a mi hija (quien por suerte está muy lejos de aquí), ni me envenenó el agua, ni nada al estilo, ni tampoco lo conozco, ni quisiera conocerlo, más bien lo que ocurre es que no le tengo absolutamente ni una sola gota de respeto porque yo no respeto a nadie que mienta o manipule la verdad intencionalmente, o a su favor, y menos todavía cuando esas mentiras y manipulaciones terminan contribuyendo directamente al incremento de la infelicidad, la miseria, y el sufrimiento de los más desposeídos y vulnerables de nuestra sociedad (un 33% en mi estimación). Existen muchísimos ejemplos concretos para apoyar lo que digo, y para confirmarlo. Un solo ejemplo, entre muchos, es el hecho de que mientras él (Maduro) dice ser socialista, chavista, y revolucionario, la pensión, regida por el mismo Estado que Maduro maneja, y siendo una de las cosas más importantes en cuanto al bienestar de la sociedad, y en particular con respecto al bienestar de los más vulnerables (los ancianos), es de menos de $1 por mes, cuando al llegar al poder Maduro en el 2013 la pensión era de alrededor de $300 al mes. Ese es un hecho verificable, no es una invención mía. Si fuera una mentira o una invención mía, bueno, entonces sí, uno podría tal vez acusarme de odiar a Maduro (que quisiera destruirlo porque me cae mal, o algo así, no sé), pero ese no es el caso, y jamás he dicho nada (que yo recuerde) contra Maduro sin proveer evidencias que respalden lo que digo.

3- Oscar Bravo insinúa que lo único que escribimos (escribo) son cosas en contra de Maduro, lo cual es falso ya que (por lo menos yo) he escrito sobre muchos otros temas. Sin embargo, es verdad que he escrito mucho en contra de Maduro, aunque desde hace un tiempo escribo más bien contra el Estado en vez de en contra de Maduro ya que me di cuenta que Maduro solo forma una pequeña parte --- pero importante parte --- de las clases dominantes que controlan el Estado. Para ponerlo en perspectiva, así como lo hice entre el 2002 y el 2013, cuando Chávez vivía, escribiendo casi siempre en contra de la violenta oposición a Chávez y sus aliados, exponiendo sus tremendas mentiras, la corrupción, y la hipocresía, sigo haciéndolo, aun después de haber sido amenazado por algunos cobardes colaboradores de Maduro de ser desaparecido (matado) el año pasado (2020). Seguiré escribiendo en contra de las mentiras, la corrupción, y la hipocresía, exponiéndolas, y no me importa de donde salgan. Antes salían principalmente de los violentos opositores a Chávez (Carriles Radonski, Leopoldo López, Julio Borges, etc.), y hoy salen principalmente desde Miraflores y desde los partidos políticos aliados a Maduro y desde sus cómplices, incluso de la oposición a Chávez colaboradora de Maduro, incluyendo muchos de sus seguidores y de sus escritores, analistas, y expertos, como por ejemplo aquí en Aporrea, entre otros.

4- Oscar Bravo insinúa que soy izquierdista. No soy ni de izquierda, ni soy socialista, ni comunista, ni nada al estilo, ni tampoco soy derechista, ni centrista, ni republicano, ni demócrata, nada de eso. Repito, soy anti-político. Lo he dicho muchas veces. Estoy completamente en contra de políticos y en contra de la política occidental capitalista. Mis creencias en este sentido son completamente diferentes y no tienen absolutamente nada que ver con la política tal como la conocemos hoy aquí en Venezuela o en la mayoría de los países colonizados que han adoptado la política occidental capitalista de sus colonizadores. Mi noción de gobernanza tiene que ver con la eliminación total de todo tipo de propiedad, de partidos políticos, y políticos, y de votación, y cosas parecidas. La gobernanza se haría solamente vía el consenso. Las operaciones respectivas de la Nación se llevarían a cabo vía las encuestas (honestas), y la aplicación sería controlada y ejecutada directamente por las personas, no por algún poder político o institucional estatal, o regional, o municipal, ni por algún representante electo, ni nada al estilo. Sin embargo, no me interesa promover estas ideas por ahora porque encuentro que a la humanidad le falta todavía unos 2000 años antes de poder implementar este tipo de gobernanza (aunque hay grupos que la ejercen hoy y desde hace miles de años). Tal vez esto ocurrirá después del Apocalipsis cuando ya no existan ni países, ni divisiones, ni partidos políticos, ni políticos, ni religiones monoteístas, ni la propiedad, ni dinero, ni leyes, etc., cuando la humanidad, si quisiera sobrevivir, tendría que adoptar maneras comunales de gobernarse que sean lógicas, positivas, y productivas a largo plazo, donde todo se compartiría con todos para el beneficio equitativo de todos.

5- Oscar Bravo insinúa que con respeto a Maduro y sus colaboradores y seguidores existirían movimientos populares y revolucionarios, también insinuando que nosotros, los cinco escritores citados en su artículo, seríamos los propios sectarios y divisionistas de esos supuestos movimientos populares y revolucionarios. Le voy a decir una cosa a Oscar Bravo, de decir que existen movimientos populares entorno a Maduro, es básicamente una gran ridiculez en mi opinión ya que no hay absolutamente nada de popular cuando, si no me equivoco con las cifras, en las más recientes votaciones solo alrededor de 4.3 millones de una población votante de unas 14 millones personas apoyaron a Maduro y a sus colaboradores. ¿Eso es un movimiento popular? No señor. No en mi opinión. Eso sería más bien como un movimiento pandillero. Oscar Bravo también insinúa que Maduro y su entorno son revolucionarios, pero, entre muchos ejemplos verificables, en diciembre del 2016, si bien recuerdo la fecha, Maduro le regaló $500.000 a Donald Trump, al supuesto mayor enemigo del supuesto movimiento revolucionario (sic) de Maduro y sus colaboradores. ¿Entonces? ¿Oscar Bravo puede explicar eso? ¿Qué inventaría él para justificarlo, si fuera el caso? ¿Eso es ser revolucionario? No señor, no lo es, en mi opinión. Eso se llama corrupción, fue un soborno, nada más, y además de eso, Maduro lo hizo de manera secreta a través de CITGO, a espalda de las personas que votaron por él, gritando públicamente en contra del gobierno de EEUU mientras le entregaba dinero por detrás al jefe mayor. Yo lo descubrí por casualidad porque, ya que no confiaba en Maduro, decidí de hacerme la pregunta, ¿Será que Maduro tratará de sobornar a Trump, el nuevo presidente de EEUU? Eso es precisamente lo que hizo.

Para finalizar …

Sobre las cosas que Oscar Bravo dijo en su artículo …

Hay otra cosa que Oscar Bravo dijo que encuentra de muy mal gusto y de muy baja calidad humana, además de ser muy peligroso para nosotros los cinco porque podría poner en riesgo nuestras vidas, y eso fue que Oscar Bravo insinuó que nosotros, los cinco nombrados, estaríamos muy felices si en Venezuela se concretara un golpe de estado (supongo, contra Maduro y su gente). Saben, no entiendo, ni jamás entenderé por qué existen personas como Oscar Bravo y varios otros escritores aquí en Aporrea que (nos) me meten palabras en las boca, como si ellos estarían dentro de nuestras (mi) cabeza. Es más, lo han hecho sin jamás preguntarme nada, inventando cosas que no son, como si ellos fueran dioses omnipotentes que pueden leerles las mentes (incorrectamente por supuesto) a los demás.

Eso es muy bajo, digo yo.

Entonces …

Le voy a decir a Oscar Bravo, para que esto sea registrado públicamente, lo que pienso al respecto. No voy a permitir que Oscar Bravo ponga mi vida en peligro, ni la vida de mi familia, no señor, nadie me hace eso, jamás, y menos todavía alguien que tal vez se crea vivo o cómico, no señor.

No deseo, ni me haría feliz que se lleve a cabo un golpe de estado contra Maduro, no señor, no soy así, no soy como Maduro y alguna su gente quienes imponen sus deseos sobre los demás abusando de su poder, haciendo trampas para justificar el fin, no señor.

Las opciones que sí me interesan son las siguientes:

1) que Maduro entregue su renuncia, o

2) que se lleve a cabo un referéndum revocatorio presidencial exitoso, o

3) que Maduro y su entorno, incluso los opositores que colaboran con él, sean condenados --- con evidencias por supuesto --- en una corte internacional, por corrupción, enriquecimiento ilícito, lavado de dinero, narcotráfico, y crímenes de lesa humanidad, y que todos vayan presos por el resto de sus vidas, pero lejos de Venezuela, que nos dejen tranquilos.

Estas tres opciones resultarían, posiblemente, en que se pueda conformar una junta de gobierno operativa y honesta para restituir la Nación y seguir con los proyectos de Chávez.

CONCLUSIÓN

Espero que con este artículo haya podido aclarar algunas dudas para ustedes los lectores, no para el beneficio de Oscar Bravo, no señor, porque así como a mí no me importa un carrizo la vida de Maduro ni de nadie que se parezca a él en comportamiento, tampoco me importa la vida de Oscar Bravo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1406 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: