El gato que vota, no es el gato con botas o ¿si?

El domingo son las elecciones para elegir a los diputados de la asamblea nacional, en medio de la peor situación país que yo he visto o me ha tocado vivir, no tengo entusiasmo en dicho proceso pero hay que salir a votar, en la campaña escuchamos propuestas para decidir y atentos a los análisis que incluyen hasta los contenidos de las redes sociales que a veces presentan una burla certera de lo que se ha convertido el país.

Transcurren los días y nada mejora, quien lo dice siempre le ha movido el deseo de aprender y dar clases pero este oficio está estancado en el sótano de la pobreza, en Venezuela ya no vale nada ser maestro. La delgadez le favorece la estampa de modelo, pero no los valores de hemoglobina y la coquetería femenina esta lapidada detrás de unos lentes vencidos y flojos, sin apartar el uso de vestimenta y zapatos algo desaliñados.

El Voto es nuestro derecho y elegiremos nuestros representantes, las opciones no aportan mucho, "los ojitos" se pasean en vehículos últimos modelos y disfrutan de la buena vida: ropa, calzados, tecnología, no provoca seguir montándolos, los opositores: nos quieren ver muerticos, no de hambre sino de verdad y "los rojitos" Estos son analíticos, están cocinando con leña y están delgados, padecen como el pueblo, pero son G de pelea y se empeñan en acciones extremas y radicales, ejemplo: Atacar las instalaciones de VTV ¿Que ganan con eso?

Las opciones más claras en la intención de voto pueden ser: Voto Leal vs Voto Castigo, Voto Bono vs Voto Leña, Voto Clap vs Voto Agua, Voto Rojo contra Voto más Rojo, Voto Poco Covid vs Voto nunca hay nada en los hospitales, Voto detener el Dólar Criminal el Petro es la salvación Vs Voto Salarios Dignos Ya, Voto Gasolina vs Voto Vehículo parado.

Cada quien elija yo voy a votar por el Partido de Chávez, puede que este enojada, ojala mi decepción sea superada algo así como la actitud del personaje principal en el cuento: "El gato con botas" resumiendo rapidito la historia: un joven recibe de herencia un gato que le parece un animal poco útil, pero resulta que el gato astuto y malicioso hizo lo posible para complacer a su amo y terminó convirtiéndolo en millonario, logró casarlo con la hija del rey, los gatos son mis animalitos favoritos pero la fantasía de este cuento es como la de nuestros políticos al hacernos creer que luego del 6D todo cambiará. Eso depende de que tengan las botas bien puestas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 504 veces.



Fátima Piñero

Comunicadora Social, Licenciada en Educación Preescolar, Magister Cum laude en Orientación de la conducta. Modelo.

 asdrudypi@gmail.com

Visite el perfil de Fátima Piñero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Fátima Piñero

Fátima Piñero

Más artículos de este autor