Nicolás: Te escribo desde el más allá para felicitarte ¡estoy contigo!

Te escribo desde donde el tiempo, la velocidad y el espacio tienen otras dimensiones. Todo es tan extraño aquí, que pareciesen no existir. No son lineales. Tampoco circulares. Todo se percibe, más nitidamente, en espiral. Todo está en permanente movimiento y, a la vez, estamos imbuidos de una inmensa paz y tranquilidad. Todo aqui es inmanente. El cambio y la transformación, en estos espacios, se captan y se experimentan de manera natural. Es lo permanente. Todo cambia y se transforma. En esta otra dimensión, fluye a raudales la energía, en forma más vivida y evidente, que, como lo vivimos en el planeta Tierra en tercera dimensión. Ella es, a la vez, según he aprendido, de naturaleza corpuscular, fractal y ondulatoria. El electromagnetismo es sustituido, en estas otras dimensiones, por ráfagas de fotones, aqueones y eones que danzan en la vastedad del infinito universo creador. Se movilizan, vertiginosamente, cual huracanados haces de luz multicolor. Es como si un arco iris nos acompañara durante toda la infinita eternidad. No hay sonidos, pues, no es necesario escuchar. Ni ver. Ni sentir. Tengo tiempo desde que llegué sin sentir emociones. Solo me acompaña el recuerdo vivido de haberlas experimentado como parte de un aprendizaje. Todo llega y se instala en nuestra alma y en nuestro espíritu que aquí tienen otro significado y otro sentido. Ellos, el alma y el espíritu, son capaces de decodificar o traducir, ipso facto, cualquier idioma e incluso, el mas extraño lenguaje, movimiento o pensamiento humano. Nada nos sorprende del otro lado del velo que nos separa. Aunque seamos uno, en realidad, estamos divididos aparencialmente. La esencia sigue siendo la misma: somos energía que nos desplazamos en la inmensidad del universo, a la velocidad de la luz y, muchas veces, muchísimo más allá de los 300.000 kilómetros por segundo. Acrisoladas las emociones saltan y revolotean cuando el recuerdo viene al instante y vivimos de nuevo, como si fuera hoy, lo ayer vivido. Desde estos invisibles y difusos ámbitos dimensionales "extraterrestres", quiero regalarte unas reflexiones y aprovechar para felicitarte públicamente.

Lo primero que quiero recordarte, pues es muy importante para que no te vayas a crear la dependencia de aferrarte al poder temporal y humano, como en parte me ocurrió a mi, es que:

NI TÚ NI YO SOMOS INSUSTITUIBLES AUNQUE SEAMOS IMPRESCINDIBLES

Nunca olvidaré aquel 08/12/2012, cuando solicité, despidiéndome de l@s venezolan@s y de esa mi patria querida, que en caso de alguna eventualidad después de mi operación en Cuba, tú eras la persona indicada - de la más cercana a mi en aquellos días - para sustituirme en caso de que yo no pudiera hacerlo por fallecimiento u otro tipo de impedimento. Lo hice en contra de la voluntad de algunos de ustedes.

Tú y el resto de los presentes esa noche e incluso, en otras partes del país y del mundo, pensaban y aún piensan que yo era insustituible. Imprescindible, tal vez. Sustituible, lo fui, indudablemente. Incluso, nuestro admirado y legendario Simón Bolivar fue, rápidamente, sustituido. Otra cosa es que quienes lo sustituyeron no fueron quienes el deseaba. Por ejemplo, el Mariscal Sucre. A quien asesinaron antes.En cambio yo tuve la suerte de poder hacer y aún más de decirlo oportunamente. Sino, una crisis de mayores proporciones se hubiera presentado con quienes hoy reclaman representar mi legado. Yo te elegí a ti. Pedí te apoyaran y hoy lo ratifico, a pesar de algunas cosas que no comparto de tu difícil gestión.

EL PRESENTE ES DE CAMBIOS Y TRANSFORMACIONES ACELERADAS

En resumen:

Tod@s somos imprescindibles.A la vez, tod@s podemos ser sustituid@s. No hay nadie insustituible. Incluso las ideas, los proyectos y los planes. Como el Plan de la Patria. Si las condiciones y el momento histórico cambia. Debemos sustituirlo. Puede ser una simple mejora e incluso, de ser necesario, debemos hacer un cambio radical. Nada es inmutable. Y cada día es más necesario. Nos lo anunció hace 50 años Alvin Toffler, cuando nos hablaba del "Shock del futuro" Que hoy está presente: Muerte de la permanencia. Transitoriedad. Planes modulares. Límites de adaptabilidad. Fueron algunos de sus temas. Hoy podemos evidenciar, como él lo preveía: Mucha gente está abrumada por la velocidad y profundidad de algunos cambios. Incluso del cambio climático. No podemos ni debemos mantenernos aferrad@s a nada. Absolutamente a nada. Mucho menos al poder. Como lo está Trump y los Monarcas. Incluso, disculpa que lo haga público, el Papa.

LAS REVOLUCIONES LAS HACEN LAS MASAS NO LOS INDIVIDUOS

Nos lo recordó Moyer, en estos días, citando parte de nuestra intervención en la Habana. Cuba. Cuando señalé:

 

"Nosotros por tanto, revolucionarios. Bolivarianos. Socialistas. Marxistas. No creemos, en las figuras predestinadas por la historia. En la tarea, o el papel, definitivo y definitorio, el hombre individual, cuando de fenómenos históricos se trata. No. Sin embargo, allí están las circunstancias. Allí está el viejo debate y la frase aquella de Marx: "Los hombres hacen la historia en el marco que le impone la historia", pero sin hombre no hay historia y más aún sin líderes no hay ¿Qué proceso histórico se puede conducir sin liderazgo? Y Fidel es un gigante. Uno de esos líderes que nacen ¿qué se yo?... Una vez cada cien años o yo no sé cuantos años….Sin Fidel no hubiera ocurrido con el ritmo y la orientación que él le dio"

https://www.youtube.com/watch?v=fqV1BpDxy6c

Lo mismo podrían decir de mi o de Bolivar o de otros tantos líderes venezolanos más. Lo cierto es que a nosotros nos correspondía marcar una dirección y orientación para que otr@s se encarguen ahora de revisarlo, mejorarlo, ajustarlo y, sobre todo, hacerlo realidad. A ti Nicolás te dejé esa compleja y difícil tarea. Como te dejé encargado de las Comunas y del Estado Comunal. Por supuesto. Te lo pedí, todo eso, en un contexto en el que no estábamos bloqueados y no vivíamos una pandemia y tampico una crisis de todo tipo, sobre todo, de deterioro de valores y principios. Entonces, Nicolás.

SOMOS SÓLO UN INSTRUMENTO NO EL FIN EN SI MISMO: NO SE TE OLVIDE

Tú y yo lo sabemos. La realidad nos lo ha demostrado, una vez más: Los individuos y los líderes revolucionarios sociales somos sólo un instrumento para que las grandes masas tomen consciencia de su papel liberador. Para que sepan y aprendan que cuando ellas se planifican, se organizan, son acertadamente dirigidas y, permanente y adecuadamente, se adaptan y, a la vez, transforman las nuevas realidades , y se deciden a ser constructoras de un mejor destino, lo serán. No solo para beneficio de ellas mismas, en lo individual, familiar, laboral o social, sino, incluso, para toda la humanidad. Ellas deben estar conscientes de que lo harán en su pasajero tránsito por esta dimensión, en este tiempo y en este espacio. Mientras nos toca a tod@s regresar de donde partimos. Y así, continuar nuestro eterno proceso de aprendizaje en unidad con el todo universal de donde venimos y a donde regresamos, una y otra vez.

LAS REVOLUCIONES SOCIALES REQUIEREN GENTE COMO TÚ

Por otra parte, como lo dijera Bronowski, en su muy conocido libro: "El ascenso del hombre", es muy cierto que en muchas oportunidades:

"Las revoluciones no son producto del destino sino de los hombres.

En ocasiones son hombres solitarios geniales"

Sólo que son otro tipo de revoluciones, como las "revoluciones científicas" como las que hablaba Thomas Kunh. Las revoluciones político-económicas y sociales, requieren gente como tú que desde muy niño ha mantenido una relación y sensibilidad, muy íntima y estrecha con su familia, sus amigos, sus compañeros de trabajo y de lucha y, sobre todo, con su comunidad y la sociedad toda.

SE ME AUTORIZÓ A COMUNICARME CONTIGO POR ESTA VÍA: CRÉEME

En fin, Nicolás:

A veces, se nos autoriza a regresar para agradecer, motivar, estimular o dejar constancia que existe un más allá indescifrable, misterioso e incógnito. Por eso, a veces, has sentido que estoy presente. Pues, lo estoy. Muchas veces he estado muy cerca de ti y te confieso que en más de una oportunidad he recordado mis sentimientos de rabia, molestia e incomodidad porque veo que dices y haces cosas indebidas e inadecuadas. Incorrectas. E incluso, te he visto tomar decisiones injustas y reprochables. A la vez, en otros momentos, recuerdo con alegría inusitada, aquellos hermosos sentimientos humanos que muchas veces sentí y valoro, aprecio y bendigo tus gestos humildes, sabios, pacientes, agradecidos, comprometidos y valientes. Me siento orgulloso de ti. Te aplaudo a la distancia. Te abrazo henchido de gozo y, debo confesarte, que algunas palabras y acciones tuyas en haras del compromiso de lealtad adquirido, me han hecho recordar aquellas emociones en las que algunas lágrimas brotaron de mis ojos. He llorado emocionado, como en aquellos días. Tus palabras comprometidas cuando mandaste pal carajo a esos yanquis de mierda. Me hicieron llorar. Valió la pena, me dije.

Me honro, muchas veces, al escucharte y sonrío de satisfacción cuando te veo firme como aquel Saman de Guere en el que juramos liberarnos de las cadenas que nos mantienen aún atados a los designios del poder imperial y de las fuerzas oscuras (internas y externas) que las financian y respaldan.

MOYER, QUIEN HA PERDIDO EL MIEDO A HACER EL RIDICULO, ME AYUDA, DE NUEVO, A HACER PUBLICA REFLEXIÓN.

Hoy, como lo he hecho en otras oportunidades, vuelvo a utilizar una densidad vibratoria que siempre se conecta conmigo, desde eones de siglos, para transmitirte un mensaje de felicitación y, a la vez, de aliento. Sigue adelante hijo. Has cometido muchos errores, sin dudas. Es parte del proceso de aprendizaje. Lo has compensado y superado con muchos aciertos y tus innegables buenas intenciones. Esas que, a veces, te hacen ver ante los demás como mentiroso o demagogo.

No bastan entonces las buenas intenciones. Son condición necesaria pero no suficiente. Como en matemáticas. Debes por tanto medir mejor tus palabras, meditar y asesorarte con gente competente y de elevada moral y ética, antes de comprometerte.

NO TE COMPROMETAS SINO VAS A CUMPLIR. ES MUY DAÑINO.

Ya lo dijo Bolivar y cuesta cumplir con su pensamiento: "Me sentiría un hombre indigno si fuera capaz de asegurar aquello que no estoy cierto a cumplir" y nosotr@s l@s bolivarian@s estamos obligad@s a cumplir con lo que nos comprometemos. No podemos seguir arando en el mar y sembrando en los vientos. Nos está prohibido fallar.

TE FELICITO Y DESEO LO MEJOR

A pesar de todas tus fallas, limitaciones y desaciertos. Haciendo un balance equilibrado y justo, deseo reconocer, hoy día de tu cumpleaños, que me siento feliz de poder acompañarte, hoy, para desearte lo mejor. Sólo que como ya te dije, en esta dimensión no existen los sentimientos. Solo el recuerdo vivido de haberlos experimentado. De modo que hablo como si aún permaneciera entre ustedes.

Cuídate mucho. Sigue adelante. No te detengas. Es posible que debas hacer un alto para sopesar posibilidades de continuar como Presidente. Si llegase ese momento, definitorio y de disyuntiva, no tengas temor a ser sustituido. Ojalá por alguna mujer, como Delcy, que sea de tu confianza y sepas que te podrá sustituir y tu puedas sentirte orgulloso y feliz como lo estoy yo de ti. No temas. Tod@s somos sustituibles. Tod@s. Aunque, repito, tod@s tambien somos imprescindibles. Se que, a veces, les he echo falta. A ti, sobre todo, te vi al comienzo de tu presidencia arrodillado pidiendo mis consejos y mi presencia espiritual. Se rieron de ti. Pero, si. Fui yo quien, autorizado, vine a acompañarte un rato como un pajarito. He estado contigo, muchas veces, de mil maneras y formas. Y lo seguiré haciendo hasta que volvamos a reencontrarnos en esta otra dimensión y aquí nos abrazaremos, al modo que aquí se hace, y estoy seguro que podré decirte cómo te digo ahora con la emoción de los recuerdos:

GRACIAS NICOLÁS POR TU LEALTAD

Gracias Nicolás, por aceptar el reto que te asigne. Gracias por ser el SER que eres: Noble, humilde, bonachón, inteligente, trabajador, comprometido y entregado, con desinterés y por entero, a favor de los mejores sentimientos de amor por nuestro pueblo. Buen padre, excelente hijo, compañero de vida de una mujer combatiente y fiel. Merecías ser Presidente y Venezuela lo merece.

Gracias por tu lealtad y por defender, hasta con tu vida, mi modesto legado.

¡Feliz cumpleaños Nicolás!

Sincera y amorosamente,



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1553 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: