Señor presidente, ¿utopía realizable?

En los últimos días se ha hablado con relativa frecuencia acerca del partido único, por donde usted pase y se detenga, parece el tema obligado, entre la gente común y corriente del pueblo. Es mucho lo que se espera de la idea del comandante de unificar todas las corrientes políticas que lo respaldan en un partido único. Eso traería un conjunto de situaciones adversas y otro conjunto de situaciones favorecedoras y que permitan profundizar el desarrollo del proceso de cambios.

Los diferentes voceros de los partidos políticos venezolanos la plantean a su manera y el pueblo a la suya. Pero aún no se sabe nada de cómo será la estructura, cómo se escogerá a los dirigentes, quién y cómo se decidirá la estructura t forma de elección o designación.

Serán muchas las preguntas que surgirán y muchos los aspirantes a ser considerados dirigentes, porque debido al trabajo que presentarán en sus currículos, les corresponderá, según su criterio un cargo directivo o una candidatura a cargo de elección popular. En muchos de los casos esos currículos serán abultados y hasta falseados con el fin de engañar a quien corresponda la designación de los candidatos.

Son muchas las organizaciones políticas que apoyan al presidente, y además existen organizaciones con fines políticos no legalizadas como partidos, y serán muchos los que aspiran ocupar puestos de dirección en el nuevo partido, recordemos que en este país la mayoría desea ser jefe y no subordinado… Serán muchos los aspirantes y pocos los puestos, lo cual constituirá uno de los escollos a sobre pasar en el proceso de construcción del nuevo partido. Son muchos los intereses que por lo general son personales por encima de los grupales que se interpondrán en ese camino. Además serán muchos los que desearán aparecer para tomarse la foto como dicen en criollo, pero no habrá cama pa’ tanta gente.
Otro asunto que se deberá superar es que cada uno de los partidos tiene su propia base filosófica y sus propios principios ideológicos y debe llegar a un consenso, o algún tipo de acuerdo que permita construir la base filosófica del socialismo del siglo XXI para darle sustento al partido único. Eso es menos complicado que lo anterior.

También debemos pensar que crear una escuela de ideología política para capacitar a los dirigentes del nuevo partido a fin de comprendan el reto que se deberá afrontar desde la creación del partido único. A esto le debemos agregar que será necesaria la formación ideológica de las bases para que no puedan ser manipuladas al mejor estilo de la cuarta república, ya que aún existen algunos personajes que pretenden mantener viva la flama cuarta republicana de los partidos políticos y la representatividad, en sustitución de la participación protagónica.

Agreguemos a esto la preocupación de algunos por perder las posiciones de poder que hasta ahora han alcanzado. Sabemos que son muchos los que se llaman dirigentes tan sólo por aparentar una ascendencia en el colectivo pero que no tienen ningún arraigo popular. En fin será muy difícil la creación de ese partido único, lo mejor de todo es que con el liderazgo del presidente ese partido único será posible.

siglea@cantv.net lealsig@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2520 veces.



Sigfredo Leal Levy


Visite el perfil de Sigfredo Leal Levy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas