La bata blanca del Presidente Maduro

Todo opositor o al menos la mayoría a lo largo del tiempo, se han venido valiendo de cualquier circunstancia, con o sin razón, para adversar al gobierno, y esta vez le tocó el turno a la Dra. María Gabriela Padilla Sosa, médico venezolano, egresada de la Universidad de los Andes (ULA), como ella misma firma.

Esta nueva entrega –aclaramos- tiene su origen una vez que Padilla Sosa se sintió ofendida tras ver que el presidente Nicolás Maduro, como si hubiese cometido un pecado mortal, se le ocurrió ponerse una bata blanca en un acto con médicos cubanos de Barrio Adentro.

Padilla, muy molesta por lo que considera una "vil" acción, desencadenó toda su furia, odio y rabia, como caracteriza a todo opositor, a través de su escrito en contra del Jefe de Estado, al extremo que le recriminó, severamente, no sin antes llamarlo asesino, que era indigno que vistiera una bata blanca, como en efecto lo hizo el Presidente de manera inocente.

Criticar esta acción, pensamos, es igual que hacerlo en contra de alguien que se ponga una gorra verde, color militar, o en todo caso una franela con el nombre de una franquicia deportiva, que le es de su agrado, sin que pertenezca al equipo.

En el caso de usar una bata blanca, al parecer -piensa la distinguida médica- es un pecado, por ello los alumnos de bachillerato que ven las materias de química, biología o física tendrán, de ahora en adelante, que tener mucho cuidado y sobre todo evitar que Padilla se los encuentre en la calle.

La conspicua médico reconoce sin embargo que un panadero, un carnicero o un vendedor de chicha, si son dignos de usar una bata blanca, porque con su trabajo denodado y honrado, le están sirviendo al pueblo.

Remata, en esta última parte, para referirse al presidente Maduro, "Los asesinos no visten de bata blanca".

Padilla olvidó también reconocer que hay panaderos, chicheros y carniceros, que de dignos no tienen nada, por cuanto, vestidos de bata blanca, roban al cliente, cuando lo vendido no cubre las expectativas de calidad o el peso legal.

Son muchos los panaderos que a pesar de saber que el pan que han preparado lo han pateado las ratas, así lo venden, y en el caso de la chicha, ni para que hablar, cuando vemos que el agua con la cual la preparan es impura, sin hervir, y a veces tomada de cualquier chorro de la calle. Eso sí, debemos aclarar que no son todos los que así actúan, pero de que los hay los hay.

Hay que reconocer, por cierto, que Padilla Sosa es buena pluma. Su escrito quedó elegante, dentro de lo que cabe, tenía coherencia, y cualquiera que lo leyera, pudo caer fácilmente en su propósito, que no era otro que exponer al mandatario nacional al escarnio público, sobre todo por aquello de las muertes de niños recién ocurridas en el Hospital JMR.

En otra parte del escrito Padilla hace mención que los jóvenes médicos del país, debido a la culpa del presidente Maduro, han tenido que emigrar, "porque usted (Maduro) y sus secuaces han ASESINADO a pulso y con saña, su labor, sus esfuerzos y sus sueños".

Así de cruda expone esta situación Padilla al hablar sobre los médicos jóvenes que han tenido que salir del país debido a la crisis, pero olvida reconocer que precisamente ese comportamiento que vienen teniendo esos médicos, en especial los recién graduados, dista mucho del compromiso que asumieron con la patria, pues si se entiende que estamos enfrentando una crisis, por cierto creada y promovida desde el imperio, con más razón deberían estar aquí partiéndose el lomo en los barrios para ayudar a los enfermos que no cuentan con suficientes recursos para enfrentar sus males.

Vale destacar en esta parte que afortunadamente la sangre aún no ha llegado al rió, que el país se mantiene hasta ahora en paz, pero de solo pensar que se desatara una guerra, el pueblo venezolano quizás no pudiera contar con el apoyo de esos médicos, que salieron huyendo, como las ratas, antes que se hundiera el barco.

En nuestro hogar de crianza aprendidos aquel refrán que dice: "De desagradecidos está lleno el mundo", pues es fácil determinar que esos médicos, que lograron graduarse con el financiamiento gratuito del Estado venezolano, incluso para sacar sus especializaciones, lo primero que han hecho es traicionar a la patria, para salir a prestarle servicios a otro país, a cambio de unas cuantas monedas, que les permita mantener el estatus burgués que han venido asumiendo desde hace mucho tiempo atrás la mayoría de los médicos de nuestra nación.

Padilla no contó jamás que un asiduo lector de las redes sociales, como lo es el compatriota Luis Santiago Zerpa, defensor de la revolución, le iba a dar una repuesta tan contundente, como en efecto se la dio, que deja muy por el suelo su escrito: Veamos:

"HAY Q SER CARETABLA PARA HACERSE LLAMAR MEDICO (supuestamente egresada de ULA) Y ESCRIBIR PISTOLADAS CONTRA LA PRIMERA PERSONA QUE SE LE ANTOJE X EL SIMPLE HECHO D HABER USADO UNA BATA BLANCA. LE RECUERDO A LA FULANA "DOCTORA" Q UN ACTO VIL ES COBRAR UN DINERAL X UNA SIMPLE CONSULTA ( a veces impagable), UN ACTO VIL ES ROBARSE IMPLEMENTOS MEDICOS DL HOSPITAL Y LLEVARSELOS A SU CONSULTORIO PRIVADO, UN ACTO VIL ES PASARLE X ENCIMA AL JURAMENTO HIPOCRATICO, UN ACTO VIL ES NO ATENDER A UN PACIENTE MORIBUNDO EN LOS PASILLOS D UNA CLINICA PRIVADA SIMPLEMENTE XQ "YA SE CONSUMIO EL SEGURO", UN ACTO VIL ES DEDICARLE EL TIEMPO D LA CONSULTA PUBLICA A LA CONSULTA PRIVADA, UN ACTO VIL ES Q EL MEDICO CITE AL PACIENTE A UNA HORA DETERMINADA Y DICHO MEDICO SE APAREZCA TRES O CUATRO HORAS DESPUES., UN ACTO VIL ES Q MIENTRAS EL PACIENTE ESTE HABLANDO CON EL MEDICO, ESTE SE MANTENGA HABLANDO X TELEFONO, CASI SIN IMPORTARLE LO Q LE PASE AL PACIENTE. UN ACTO VIL ES Q MUCHOS "DOCTORES"" HAYAN PRETENDIDO VIOLAR A SUS PACIENTES. (le aseguro q en estos casos Ud ha sido sorda, ciega y muda). UN ACTO VIL MI QUERIDA "'DOCTORA"" ES PRETENDER MANIPULAR A LA OPINION PUBLICA CON COMENTARIOS LASTIMEROS XQ A ALGUIEN SE LE OCURRA USAR UNA BATA BLANCA, YA Q AL FIN D CUENTAS.....CUALQUIERA PUEDE USARLA.".

Padilla, se nos ocurre pensar, "agarra tu gallo muerto", dirían en mi pueblo. No hay duda que tu escrito quedó sepultado, a pesar que al principio de la lectura tiende a impactar. Si no estás conforme con la repuesta que te dieron, por demás, merecidamente, pregúntale a la gente de los barrios, sobre todo a las familias vulnerables, que opinan al respecto.

Yo, como todo periodista "entrometido", le agregué el siguiente aderezo a la repuesta que emitió el amigo Zerpa. "LE DIO EN LA MADRE. FALTO DECIR QUE UN ACTO INDIGNO DE MUCHOS MÉDICOS, ES COBRAR EN LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, A TIEMPO COMPLETO, Y ANDAR CABALGANDO HORARIO EN CENTROS PRIVADOS. PERO ADEMÁS UTILIZAR LAS PRÓTESIS YA USADAS QUE SE LES EXTRAEN A PACIENTES PREVIAMENTE INTERVENIDOS, PARA VENDERLAS EN LOS PROPIOS HOSPITALES A LOS NUEVOS PACIENTES TRAUMATIZADOS".

Debo manifestarle, amiga doctora, que en nuestro caso conocemos muy bien y sobre todo lo que ocurre de manera indebida en los hospitales de este país, por cuanto nos tocó periodísticamente cubrir la fuente de salud por muchos años, desde el periódico más importante del estado en que vivimos, como lo es Yaracuy al Día.

Nuestra experiencia nos llevó a descubrir lo antes dicho, pero más allá de lo expuesto, mi esposa es médico también, incluso ha tenido la oportunidad de ser jefa de programas, de hospitales y Comisionada de Salud en Barinas, lo cual la llevó a enfrentar muchos desafueros cometidos, entre otros, por médicos.

Vale destacar, usted doctora Padilla que habla de la nobleza inquebrantable de los médicos, que se ha descubierto también que profesionales de la medicina que apoyan a la oposición y prestan servicio a la administración pública, con el vil deseo de ver colapsar el sistema de salud, vienen recetándole a los pacientes antibióticos de tercera generación, a los fines que esos medicamentos, que ha costado lo suyo conseguirlos, se agoten de manera pronta para crear crisis, cuando los galenos pudieran prescribir, de acuerdo a los casos, aquellos de primera generación, y así preservar los más valiosos para tratar enfermedades más delicadas y resistentes.

Más allá de eso, mujer que desea parir en una clínica privada de inmediato se le diagnostica que se le debe practicar una cesárea, con la burda excusa de garantizarle la vida a ella y al BB, cuando en muchos casos esa medida no es necesaria, solo con el propósito de cobrarle mucho, pero mucho más, por el alumbramiento.

Y ni de qué hablar de la mala praxis y de los hurtos que a diario se registran en los hospitales. Se pierden equipos completos de OLR, tijeras, pinzas, gazas, medicamentos, incluyendo también los paquetes completos de las placas para las radiografías, pero además dañan los equipos con mala intención, para obligar a que los pacientes acudan a las clínicas privadas. Detrás de todos estos desafueros, por lo general, siempre hay médicos implicados.

Así pues que a la doctora Padilla "le salió el tiro por la culata", y eso de pretender de hacer ver que la crisis hospitalaria es solo responsabilidad del gobierno, es bien irresponsable al afirmarlo, cuando a todas luces el país entero conoce que desde el imperio se evita que al país le lleguen los medicamentos que son tan necesarios para evitar, precisamente, esos decesos que se vienen produciendo y se pueden evitar, solo porque unos locos opositores han pedido que a la nación se le impongan sanciones severas, con tal de ver fracasar al gobierno.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 715 veces.



Italo Urdaneta

Periodista, historiador y profesor universitario

 italourdaneta@gmail.com

Visite el perfil de Italo Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a279274.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO