Cuando el profesor opositor agrede a uno de sus ex alumnos por divergencias políticas

No somos monedita de oro y mucho menos dulce de leche para pedir que se nos estime o se nos quiera a la fuerza, pero si exigimos a todo prueba y sin ambigüedades respeto y consideración, sobre todo de aquellos que nos adversan políticamente.

Con más de treinta años dedicados al periodismo, siempre hemos procurado, incluso cuando aún éramos imberbes en esta materia, llevar adelante nuestra voz de protesta ante lo que considerábamos, en aquel entonces, era injusto o malo para nuestra institución educativa y desde luego para los propios estudiantes.

En ese entonces, al lado de otro compañero de clases, que estuvo muchos, pero muchos años identificado con la izquierda, a través del Partido Comunista de Venezuela (PCV), llamado Alberto González, egresado también como periodista de LUZ, nos dedicamos en pleno a fundar el primer periódico estudiantil de la Unidad de Educación Media "Tulio Febres Cordero", ubicada en Colón, en el estado Táchira.

Por medio de esta institución, los que estudiamos en ella, orgullosamente reconocemos hoy en día que tuvimos la oportunidad de recibir un bachillerado completo, pues la Unitufeco en ese entonces estaba considerada como una de las mejores de América Latina, sobre todo por las distintas especialidades que ofrecía para lograr el título de bachiller.

Recordamos con mucho cariño a varios de aquellos profesores que nos dieron clases, entre ellos a Antonio Roa (+) al profesor Mercado(+), que daba artística y Egilda Figueredo(+), que impartía clases de biología.

También recordamos con cariño y afecto al profesor Paredes, en el área de Exploración en Madera, a la profesora Edmee Fernández (ingles), al profesor Colmenares (+), en electricidad, y desde luego, porque no podían faltar, a otros que se empeñaron, sobre todo por arrogancia, en hacerle la vida imposible a muchos estudiantes, que no valen la pena en estos momentos mencionar.

De toda esta situación han pasado más de 40 años. Gracias a la tecnología comunicacional, hoy en día, a través del Facebook, hemos podido saber de la vida de algunos de estos profesores, entre ellos del querido y siempre respetado director Jesús Camacaro, quien aún vive, a Dios gracias, en la Isla de Margarita.

Si bien nuestra tendencia política ha sido siempre la de la izquierda nuestros escritos, sin excepción, más en estos momentos de zozobra que vive el país, buscan darle paso al estado de derecho y a la justicia, pero sobre todo exigen el debido respeto a la Constitución en pro de mantener la paz y a la concordia que tanto necesitamos en estos momentos todos los venezolanos.


Desde luego nuestros escritos han servido al mismo tiempo para rechazar la actitud oprobiosa de la oposición, que desea llegar de nuevo al poder por la vía de la fuerza, sin respetar, desde luego, la voluntad de las mayorías.

Fue así como este 1° de mayo, un día después del intento de golpe, frustrado por demás, vimos sorpresivamente como uno de aquellos profesores del pasado, en repuesta a un cartel que publicamos, nos dio una contestación nada comedida, sino por el contrario la consideramos ofensiva y desconsiderada, por el solo hecho de no formar parte de la corriente política que apoya.

El cartel al cual hacemos referencia que publicamos decía: ¡Venezuela se pregunta: ¿Hasta cuándo a Juan Guaidó se le toleran las acciones sediciosas?. Desde luego, a nuestro antiguo profesor le incomodó la pregunta, y de seguidas sacó el aguijón, como acostumbran a hacerlo la mayoría de los opositores, para picar implacablemente.

Sin medir lo que dijo, este recordado profesor, a quien por cierto no le tenemos odio, pues tiene pleno derecho a disentir, más no a ofender, como al parecer ya está acostumbrado, escribió lo siguiente: "ALGUNOS PERSONAJES COMO USTED CON TITULO UNIVERSITARIO SE ENCEGUECEN CON LOS BILLETES FACILES REGALADOS POR ENCUBRIR ACCIONES INDIGNAS EJECUTADAS POR USURPADORES DEL PODER".

Desde luego ante semejante ofensa reaccionamos de inmediato y dimos una repuesta en igualdad de condiciones, lo cual nos llevó a bajar del sitial a quien por muchos años consideramos una persona seria, digna de respeto y consideración.

A través de este escrito, insistimos nuevamente, buscamos que todos los venezolanos, sin excepción, indistintamente de la tendencia política que sean, estamos llamados a realizar un acto de reflexión, porque, en definitiva, pareciera que estamos camino a una confrontación innecesaria, solo porque se viene alimentando el odio y el careo que hay que evitar por sobre todas las cosas, en procura de salvar al país y el futuro de las próximas generaciones.

Mi estimado profesor dice en su escrito que apoyamos las acciones indignas por los usurpadores del poder, además que asegura que somos unos tarifados, pero el país en pleno sabe perfectamente que la oposición lleva 20 años de intentos para acabar con la legitimidad del gobierno chavista, que fue electo desde entonces, de manera libre y democrática, por una mayoría de los venezolanos. ¡Entonces nos preguntamos: ¿quiénes son los verdaderos usurpadores del poder pretende serlo?

A propósito, en defensa del recordado profesor, por las redes sociales, salieron varias ex alumnas, por lo visto desgastadas de mente ya por el tiempo, que sin medir e interpretar lo que escribió el venerado docente, se inclinaron favorablemente para apoyar su maléfico escrito. Por suerte ninguna de ellas estudió leyes o la carrera de derecho, pues que sería de este país si por sus manos, como jueces, tendrían que imponer justicia.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1101 veces.



Italo Urdaneta

Periodista, historiador y profesor universitario

 italourdaneta@gmail.com

Visite el perfil de Italo Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: