Terapia intensiva

Me tocó una emergencia como a tantos compatriotas acefalo que no tienen granizada la salud.

Y como no había tenido antes semejante necesidad, mé di cuenta en carne propia que la emergencia de la PATRIA en salud no era exageranda cuando hablaban de ese flagelo; aunque solo lo padecen los pobres que se creen ricos.

Ahora que mé tocó aún, teniendo la garantía de una póliza de seguro colectivo, ya que presto labores en un lugar que ofrece el servicios al personal, mé toco transitar el camino de la dificultad.

Llegue a varios centros de salud y no estaban las garantias que necesitaba para que recibieran un trabajador con la póliza referida, habia problemas de solvencia económica y tube que hacer un recorrido con la muerte en emergencia por varios centros, incluyendo los publicos y nada; casi pierdo la vieja, porque en todos los que habia recorrido la solvencia era remarcada entre los patronos mercenarios; la vida paso a ser mercancía a punto de muerte: por eso me di el tupé (no mé contaron) de conocer una verdad, que no mé era extraña; pero tampoco mé había tocado en carne propia.

Ruletie cargando la muerte, hasta que por fin llegue a un lugar (que si fuera católico diria bendecido) tampoco iban a recibirme pero por andar con una Dra amiga (de las que no tienen una caja registradora en el corazón) el encuentro con las colegas de guardia, produjo una sinergia donde se encontraron distintos factores humanistas, que no tienen que ver con la depredacion que había sentido en los primeros lugares donde intente la reclusión.

Luego de gestiones y una cantidad de movimientos que solo ellas pudieron (yo estaba rendido) aprobaron la bendita clave.

Cuando la terapia empezó a fluir y la recuperación de la madre me ofreció tranquilidad y pude aterrizar.

Me di cuenta que dicha clínica (queda en San Bernardino) tenia una condición especial, su personal parecia escogido con un criterio distinto al que encontré en la odisea de la noche anterior; las diferencias con el seguro pasaron a plano de convivencia y la vida de mi vieja empezó a salir de la muerte y la sensibilidad a sentirse orgullosa de tantas atenciones: que se hicieron más profundas cuando un alto cuadro de la revolución entró preparada para un preoperatorio y senti no estaba solo, confirmando la eficacia de ese lugar, ya que una personalidad tan laboriosa como consideraba a la que llego acompañar la osadía, habia escogido ese lugar para su intervención, que seguramente era de cuidado para su salud y dije para mis adentros; todo saldrá bien y vamos a salir de este atolladero, porque asi son las revoluciones en LUCHA, sabiendo siempre que PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.
HAZTE CONCIENCIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 931 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a278309.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO