De la mentada como consigna política

Aunque el discurso político de la oposición1 gira en torno a la idea de libertad, y con razón. Pues ha habido disminución en las libertades políticas, económicas… lo cual se puede percibir en la involución de las relaciones de poder establecidas en últimos años.

El mismo no se hace mucho énfasis en los aspectos, aun cuando se siente, del hambre de la población. Sin embargo, la consigna principal de las últimas concentraciones ha sido la mentada de madre al mandatario. Que indudablemente no es una expresión política, sino una expresión de rabia, de desesperación, de impotencia ante los desmanes contra la población.

Acá hay una disparidad de sentido. Mientras en lo político el discurso aboga por la libertad; la expresión de quienes manifiestan, que también es una expresión política, incrimina con odio la desfachatez del individuo culpable de los males de la población. De allí, que la mentada se haya convertido en el reflejo de lo que siente la gente.

La consigna, en cuestión, es básica pero honda. Sale de lo más profundo del sentimiento humano. Tiene la oscuridad de lo que puede arrebatar en un momento de descontrol, e imputa lo miserable del otro. Creo que es la primera vez que en las protestas y manifestaciones públicas se usa una consigna de este tipo.

Hay pues, dos discursos entrecruzados el discurso de los políticos que versa sobre la libertad, y el discurso de la población que está signado por la rabia, la humillación y la desesperación. Es de esta última en donde se ha generado la consigna de la mentada, como un grito desgarrado.

Que la población haya llegado abiertamente a esta consigna muestra que la indignación es muy grande. Que la burla recibida ha sobre pasado todo nivel aceptable. Ciertos límites son posibles, pero éste ha desbordado la paciencia y la resistencia de la gente que está dispuesta a todo.

También muestra que la degradación política es muy profunda. Aunque no es la única degradación que existe, la misma se percibe en muchas instancias de la administración de Maduro Moros. De allí que la República sea solo girones.

La consigna muestra que no se puede respetar a quien no ha respetado a la población, a quien sigue burlándose como si nada pasara. A quien ha sido indiferente, y ha causado el deterioro físico y moral de los ciudadanos. El respeto se gana, dice el dicho; lo mismo pasa con el irrespeto, pero por otras razones.

Haber llegado a este punto dice mucho de lo que en política se ha hecho mal y se ha dejado de hacer bien. Muestra que la ofensa no parece ser el mejor camino. Ya lo dice el dicho «quien escupe para arriba le cae en la cara». A eso hemos llegado con una política distorsionada, que ha puesto la carreta por delante de los caballos.

La consigna de la mentada es una manifestación del tiempo que se vive, de la descomposición de lo político y de los políticos. Más de lo mismo, se podría decir, pero con el agregado de la abierta humillación y el descaro contra la población. Por eso la misma ha calado de manera muy afortunada, porque representa el desprecio máximo.

 

1 Hablar de oposición en este momento es algo muy ambiguo. Ya que la oposición al gobierno no es solo de los políticos de partidos ni de sus adeptos. La oposición actualmente es algo mucho más extenso y difuso.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 632 veces.



Obed Delfín


Visite el perfil de Obed Delfín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Delfín

Obed Delfín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a275671.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO