Coloquio con el comandante eterno

Aquella fatídica e indeseable tarde del 5 de Marzo de 2013, Nicolás Maduro nos anunció tu partida. Íbamos bajando los Andes Trujillanos hacia el Estado Zulia. Aquel innoble golpe del destino fue, tan cruel como certero. Consternados, los que íbamos en el vehículo, nos detuvimos a llorar como niños. No sabíamos que circunstancia representaba la carga más pesada: Si tu desencarnación como ser humano, pasando por nuestra vida más veloz que la luz del relámpago del Catatumbo. O la incertidumbre de lo que podría surgir contra el devenir de nuestra patria sin tu presencia física. No teníamos ninguna duda respecto a las acciones imperiales. Ya nos habías puesto en alerta al respecto. Especialmente por la actitud de quienes anhelaban una revolución sin ti y sin socialismo del Siglo XXI.

El regreso al Zulia aquella eterna tarde fue interminable. Como el poema a la necrópolis santa de Julio Flores en "La Gran Miseria Humana". Una densa capa de humedad impedía la visibilidad para manejar. La lluvia del dolor interno era torrencial. Desde los cielos del alma, una parte del espíritu guerrero se iba disolviendo, como un lienzo de nubes sin encantos. El corazón marcaba el transcurso del tiempo entregado al lento flujo de recuerdos. Y en el poniente, un anaranjado y triste disco solar se despedía sin decir adiós. Solo su melancólica huella y su paso estelar en la penumbra, anticipaba la atmósfera del luto como el mismo asfalto. Pasando la línea límite entre los dos estados, nos detuvimos por combustible. Cuando nos bajamos a estirar las piernas, contemplamos rostros que se sacudían de lado a lado negando toda posibilidad con la fatal primicia de que te nos habías marchado para siempre. La ya pesada carga de la tragedia que nos embargaba, emergió gigantesca como los huracanes de la historia.

Llegamos a la hermosa y bella mansión de mama Delia. Donde pervive su silueta de reina quinceañera. Si ya la conociste, verás que tenemos razón. Tan fresca como el florido San Lorenzo, a orillas del Lago de Maracaibo. El escenario que la coronó y la elevó hasta su trono como la mujer más bella. Esta es su mansión, tan sencilla y humilde como acogedora. Saturada de danzantes memorias y hazañas de nuestro valiente "Pólvora". El Tarzán original del Motatán de los Indios que también voto por ti, desde el más allá. Capitán improvisado de piraguas plataneras, cuyas osadías y ágiles proezas, nos llenaban de asombro y de suspenso. Incluyendo a los marinos de todas las nacionalidades. Los que bajaban al pueblo mientras se cargaban de combustibles sus tanqueros petroleros. Debes conocer a "Pólvora". Intrépido y audaz, capaz de crear inesperadas, increibles e inventadas aventuras. Cuyos resultados esperados, siempre auguraban las victorias de aquel delgado y pequeño hombrecito que noqueaba con puñetazos de acero. Ya dentro de este remanso de silencio y paz en nuestro espacio, apagamos todo artefacto moderno y de obstinado contacto con el espectro comunicacional. Y nos entregamos al mundo de Morfeo, bajo los efectos de una espirituosa, gustosa y aromática bebida larense. Antes de pasar esa barrera hacia "la dimensión desconocida", dos nuevas lágrimas brotan de nuestros ojos, con la inquietante interrogante: ¿Y ahora que otras sorpresas nos tienes Comandante Eterno? Intentemos escapar de esta realidad para vibrar o entrar en resonancia entre dos mundos. El de los que creen que viven despiertos, estando realmente dormidos. Y el de los que gimen aterrados al llegar a la glacial comarca, buscando a los muertos por tener miedo a los vivos.

No hubo un nuevo día. Fue el mismo día con una nueva fecha. En la estación orbital internacional, los rusos que circundan la tierra, ven la mitad del globo clara, indicando al día. La otra mitad oscura, indicando la noche. Mientras observan que en el horizonte espacial, el Sol permanece inmóvil. De manera que el tiempo para ellos no transcurre. Es en la superficie del globo donde vivimos, que el transcurso del tiempo es ilusión. Como el acertijo, de "lo que siempre esta llegando, pero nunca llega, porque cuando llega, no existe". Es "El mañana". Siempre está llegando. Pero nunca llega. Porque cuando llega, es "Hoy". Aquí y ahora, frente a este "Hoy", espejo de vida eterna, nuestra coloquio contigo se propaga a la velocidad del pensamiento y el todo revolucionario palpita en la infinita temporalidad de los instantes gloriosos que nos dejaste como legado.

Soñamos que nos sentamos a la mesa a tomar el desayuno. Donde nuestro hermano Genel, a quien un día llamaste para que te apoyara, él es el Chef de la cocina. ¿Te acuerdas? Con Muller y Guillermo García Ponce, los tres generales de alto rango de la ideología revolucionaria. Un mago del arte culinario, que muchas veces ha dejado en ridículo al gran Houdini. A la hora de preparar sopas de cruzados de bagres con armadillo, hasta los genios de las mágicas lámparas distribuidas en toda la mansión, aparecen atraídos por los ricos olores y aromas. La redonda mesa, se ve adornada como un jardín de flores de múltiples colores gastronómicos, donde nunca faltará ni el suero ácido de leche, ni el plátano maduro asado con queso de año rallado. Y como aperitivo, cualquier espeso jugo de frutas naturales o un coctel mezclado y a veces una fermentada chicha de arroz hecha con conchas de piña andina cocinada. En esta ocasión, con tu presencia en nuestra mesa, todas las palabras se encuentran prisioneras. Hasta las de los sobrinos, hijos del gran ausente "Pólvora", expresando su dolo por tu partida. Por la pena, te invitamos a irnos hasta el patio y acercarnos hasta la orilla, donde contemplemos a las aguas del lago, serenas, besando suavemente los manglares. Ellos no te ven, y también guardan el silencio de esta pena que nos quema las entrañas. ¿Ves aquella piragua que avanza de norte a sur? Viaja desde el malecón de Maracaibo y posiblemente va hasta Bobures a llevar alimentos a nuestros hermanos afrodescendientes.

Comandante: Han pasado "muchas lunas" desde aquella fatídica tarde. Los valores, principios y juramentos se mantienen leales y fieles como entonces. Tus peticiones, para proteger el legado que nos dejaste, las hemos cumplido al pie de la letra. Ahi en Miraflores continua tu pupilo, el chofer del metrobus, con olor a barrio, con sudor de pueblo, con palabra de "ñángara" socialista, que ha resultado ser muy bueno para el combate. Por lo cual se ha ganado una condecoración de todos nosotros: "Conductor de Victorias". Nunca olvidaremos aquella cara de timidez en su rostro en aquella arenga. Cuando nos pediste que en caso de una "situación sobrevenida", le diéramos todo nuestro apoyo y votáramos por él. Tampoco olvidamos la batalla electoral donde lo llevamos a Miraflores. Ahi se inició la primera "gran decantación" del proceso revolucionario. Salieron a relucir quienes hablaban del "Chavismo sin Chávez" y quienes pensaron que la Revolución Bolivariana llegaba a su fin con tu partida. También quienes intentaron sembrarnos de odio y de violencia y mandaron a su gente a descargar "arrecheras". Otros zombies surgieron de las tumbas llamando a "la salida". Así como a ti te llamaron "dictador", también lo hicieron con "Nico". Ahora, según ellos, no tenemos un gobierno legítimo, sino un "régimen" totalitario, pero extraño. Que llama como tu, a elecciones y más elecciones mientras que en otras latitudes dan golpes judiciales o parlamentarios y se adueñan del poder. Varias decenas de diputados, se abrogan el derecho de desconocer la voluntad de 54 Millones de ciudadanos y ciudadanas expresadas en las urnas y el ministerio de colonias (OEA) se hace de la vista gorda.

Te confesamos Comandante que al principio no nos sentimos cómodos con la elección de tu sucesor. Lo veíamos muy opaco frente a tu presencia. Su brillo como Canciller se debía a la claridad de tu pensamiento. Tu fuiste el Portaaviones donde se montó todo el mundo. Especialmente los que anhelaban el poder desde tu sombra. Pero sentimos que su llanto ahogado de aquella tarde cuando nos dio la fatídica noticia de tu partida, era sincera. Realmente, la manera como surgió de la aplastante tristeza para ganar unas elecciones que nos mantenía en vilo, fue una especie de pesadilla, de la cual salimos airosos. Cuando le vimos su firme decisión de enfrentar a los apátridas, nos dijimos, "ya nos montamos con este "maburro", ahora hay que darle palos para que ande". Y logramos alcanzar la victoria. Algo que inmediatamente nos produjo un enorme bienestar. Este pueblo, con el padre Bolivar y contigo en el Corazón, es invencible.

Los primeros sorprendidos fueron los halcones del imperio y sus "cachorros". Aquel "pichón de canciller" que tu formaste, era y sigue siendo nuestro legítimo presidente. Las fauces de las jaurías imperiales se babean y pelean por devorarlo vivo. El hecho que en sus discursos, cometiera errores de dicción, dio pie a propios y a extraños para querer destrozarlo. Especialmente porque todos sentían que no tenía la riqueza creativa que caracterizó tu discurso hipnotizante y cautivador Comandante, ni tampoco tu ágil soltura para la improvisación en las artes, el deporte o el canto del joropo llanero. A este le gusta la Salsa y hasta toca los timbales. Cuando la canalla opositora comenzó a meterse contigo y a hablar mal de ti, para desmoralizarnos, para que nos olvidáramos de ti, nos arrechamos de verdad. Porque propios y extraños decían que tu pupilo estaba usurpando tu sitio y que ese lugar le quedaba muy grande y que después de ti, nadie sería como Tu.

Tu pupilo Comandante, ha escuchado nuestra voz. Y en un gran esfuerzo, se ha puesto en la trinchera junto a nosotros frente a esta guerra que nos han impuesto. Nos prometió la paz si lo apoyábamos en la ANC y salimos como un solo ser a darle todo el apoyo. No hubo sicario, guarimbero, terrorista o paramilitar que pudiese detenernos. Cuatro batallas en menos de nueve meses, han sido nuestra corta, pero Admirable Campaña, por amor a nuestro Padre Libertador Simón Bolivar, a quien sentimos junto a ti, como el palpitar dentro de nuestro corazón. Ahora estamos iniciando la gran ofensiva. Nos sumamos seis años más para las batallas que nos faltan. Pero ya iniciamos la ofensiva estratégica para avanzar efectivamente y tomar los nuevos espacios y las nuevas posiciones. "Dos pasos al frente y uno atrás": El de la evaluación y la planificación. El imperio y sus lacayos pretenden impedir que sigamos avanzando. No saben ni se imaginan de que fibra estamos hechos. Ni de lo que seríamos capaces de hacer, si intentan invadirnos. Ya sabemos a fondo cuales son sus planes, sus estrategias y sus métodos. Ya estamos curados contra las manipulaciones. Y la unidad poco a poco esta germinando el tiempo de nuestra regeneración. Tal como lo pronosticaste, Washington se desespera. La oposición no da pie con bola y los yanquis han decidido tomar ellos mismos las batuta opositora en el continente. Nos bloquean abiertamente, nos aplican sanciones ilegales y decretos espurios y conspiran para colonizarnos. Los canallas apátridas huyeron al exterior pero se arrastran para que nos invadan. Hagan lo que hagan, 'No pasarán¡ ¡Lo juramos¡ ¡Mientras más nos agredan más fuerte nos haremos¡ En este mismo escenario, volvimos a re-elegir al autobusero del metro de Caracas, el que no estaba a tu altura Comandante, con sus propios méritos y en respaldo de nuestra dignidad, le apoyamos y derrotó nuevamente a la canalla. Valió la pena comandante.

Despertamos, volvemos a nuestra celda humana y escribimos este Coloquio con El Comandante Eterno.

(*) Ing. Químico, Agroecologista.

lewman277@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1113 veces.



Juan Manuel Olivera Melendez


Visite el perfil de Juan Manuel Olivera Melendez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Manuel Olivera Melendez

Juan Manuel Olivera Melendez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a264409.htmlCd0NV CAC = Y co = US