Yanama Cumbe: Espacio de prefiguración del Socialismo del SigloXXI

Recientemente, en los meses de abril y mayo de 2006, en diversas regiones del país, estuvimos discutiendo en torno al conjunto de propuestas de cambio sintetizadas en las Tesis sobre el Socialismo Revolucionario, surgiendo nuevas inquietudes y aportes que enriquecen su contenido y viabilizan su desarrollo.

Uno de los antecedentes de este debate, lo encontramos en la conversa que sostuvimos con el poeta Rafael, en Tintorero - Estado Lara, en diciembre de 2005, quien nos formuló su sueño de construir una aldea artesanal en este sitio y nos interpeló respecto a la concreción nuestras tesis en espacios sociales concretos. Estos planteamientos del poeta, nos condujeron a profundizar en nuestras búsquedas, llevando estas inquietudes a los compañeros del Colectivo de Formadores Sociopolíticos, que funciona en el INCE – La Morita de Maracay, con quienes realizamos una jornada de reflexión sobre la necesidad de hacer más cotidiano y sencillo, el contenido programático de las tesis, traducirlas con sujetos y contextos donde se pueda visualizar su impacto en el modo de vida. De dicho intercambio surgió la recuperación de la memoria histórica, donde se valoró los aportes del cimarronismo afroamericano materializado en el cumbe y las gestas de la resistencia indígena. En estas discusiones, estos nuevos elementos fueron aportados por Enrique Arrieta, quien evocó los cumbes, palenques o quilombo de los cimarrones y Mayi Cumare, quien defendió la resistencia indígena. En este contexto del debate, el Reverendo Exeario Sosa del Movimiento Cristiano CALEB, reivindicó las contribuciones al pensamiento emancipador realizado por grupos revolucionarios venezolanos, como es el caso del PRV-RUPTURA, el cual en la década del 70, por ejemplo, organizó en el Barrio Santa Lucía de Maracaibo el encuentro YANAMA-CUMBE, el cual es una buena síntesis histórica colocada como estandarte para la construcción del otro mundo posible, de cara al Socialismo.

En este momento histórico, existen nuevas demandas y exigencias ideológicas, pero al evocar el YANAMA – CUMBE, queremos testimoniar nuestra filiación con la corriente histórico-social, ya que en este proceso no estamos partiendo de cero, siendo ineludible apoyarnos en ese imaginario colectivo.

El Yanama (Indígena) y el Cumbé (Afro), son lugares liberados del yugo español, por movimientos indígenas y cimarrones que a través de rebeliones, fundaron espacios donde se respetaba y desarrollaba su cultura, tal como lo hacían antes del sometimiento. Los Yanamas y los Cumbes, eran delimitaciones geográficas de resistencia cultural, económica y militar. Estas comunidades asumieron como compromiso colectivo, trabajar por construir un espacio alternativo al coloniaje a partir de la herencia histórica de sus antepasados.

Hoy proponemos este lugar de múltiples luchas, encuentros, visiones, sueños y esperanzas, donde viven diversas familias que trabajan por alcanzar una nueva sociedad y que han convertido su cotidianidad, en la prefiguración de ese otro mundo que hemos venido conceptuando como Socialismo Revolucionario. Allí se reivindican los aportes de nuestros antepasados indígenas, afrodescendientes y campesinos, se le da valor a lo sencillo, a los intereses emancipatorios desde lo material y lo espiritual.

Esta manera de recuperar la memoria colectiva y el imaginario social, ocurre en una coyuntura donde es vital renovar la promesa, rescatar la utopía, estando concientes que estamos librando una batalla ideológica que atraviesa los diversos espacios donde se trata de profundizar la transformación social en Venezuela.

Este proceso involucra una variedad de sujetos y equipos de trabajos, que en muchos casos no están ubicados en la importancia de este debate y se dejan seducir por el pragmatismo y por el tareismo. En algunas ocasiones verificamos que se trata del viejo expediente que combina el sectarismo partidista con altas dosis de eclecticismo teórico.

El predominio de este clima, conduce a que en medio de la pugna grupal y la lucha clientelar, no hay espacios para la confrontación ideológica, sino que predominan posturas acríticas, lealtades personales o solidaridades motivadas en razones burocráticas. Hace ya casi un año que, como Corriente por el Socialismo Revolucionario, denunciamos estas carencias en el Encuentro Nacional Cogestionario de Valencia y decidimos promover la investigación, la discusión y el reagrupamiento de los revolucionarios que nos asumimos del Socialismo.

En nuestra agenda programática estuvo presente la coyuntura en la que nos encontramos ahora, donde hay que empujar el debate sobre el programa de gobierno del Comandante Chávez en esta nueva etapa. En esa dirección advertimos varios peligros:

1.- Secuestrar el proceso de elaboración y consulta del programa de gobierno, dejando dicho proceso en manos de algunas élites burocráticas.

2.- Remozar algunos contenidos programáticos de elaboraciones previas, sin profundizar dichos planteamientos.

3.- Reproducir enfoques y prácticas tecnocráticas, sin sujetos ni contextos, sin incidencia en la resolución de las problemáticas que viven los sectores populares.

Estas previsiones teóricas, nos hicieron avanzar en el proceso de elaboración de las 54 Tesis sobre el Socialismo Revolucionario, intentando responder a las anteriores amenazas, definiendo una metódica que viabilizaran las propuestas de cambios.

En tal sentido, en la Tesis N º 54 señalamos:

“… debemos acompañar este proceso reconociendo las diferencias, tiempos y ritmos de los proyectos alternativos:

  • Reivindicar las iniciativas del movimiento popular que por mucho tiempo han pugnado por cambiar el actual orden de cosas.
  • En el seno de los proyectos, planes y programas que impulsa el gobierno bolivariano, se debe realizar un acompañamiento permanente y un sistemático apoyo pedagógico.
  • En otros casos, damos la pelea para concretar la utopía en las dinámicas cotidianas de los sectores populares”.

En esa dirección, sostenemos que en los programas sociales del gobierno bolivariano, en los diversos proyectos alternativos en desarrollo, los sueños y esperanzas de los explotados y oprimidos deben tener concreción real en espacios territoriales definidos (la fábrica, el caserío, la escuela, el barrio, los NUDES, las EPS) concurriendo todos en una sola dirección estratégica: cambiar la vida cotidiana en una perspectiva emancipatoria. Es por ello, que ahora agregamos a nuestras tesis programáticas, una narración descriptiva de su concreción socio-cultural, simbolizada ahora como YANAMA-CUMBE.

La siguiente reconstrucción de este proceso en la dinámica cotidiana de los sectores populares, en un espacio social determinado, signado por la construcción socialista, resulta de la elaboración colectiva de Carlos Parra, Cruz Barreto, Carlos Agüero, Enrique Valles, Carlos Lanz y Mayi Cumare de la Red de Centros de Formación Sociopolítica Negro Primero (Renepri), que funciona en el seno de las empresas de Corporación Venezolana de Guayana (CVG), refirmando la enseña que hemos levantado:

CONSTRUCTORES DE SUEÑOS, PROFESIONALES DE LA ESPERANZA.

Texto completo con todos los escenarios aquí en formato pdf


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7031 veces.



Carlos Lanz Rodríguez


Visite el perfil de Carlos Lanz Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a26271.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO