Operación Desencanto será derrotada

"Sembrando el caos en la Unión Soviética, sin que sea percibido, sustituiremos sus valores por otros falsos y les obligaremos a creer en ellos. Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus proporciones una grandiosa tragedia, la de la muerte del más irreducible pueblo en la tierra, la tragedia de la definitiva e irreversible extinción de su autoconciencia".[…] ""En la dirección del Estado, crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas como innecesarias y convertidas en un vestigio del pasado. El descaro, la insolencia, el engaño, la mentira, el alcoholismo, la drogadicción y el miedo irracional entre semejantes".[…] "La traición, el nacionalismo, la enemistad entre los pueblos, y ante todo el odio al pueblo, todo esto es lo que vamos a cultivar hábilmente hasta que reviente como el capullo de una flor. Sólo unos pocos acertarán a sospechar e incluso a comprender lo que realmente sucede. Pero a esa gente la situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándolos, encontrando la manera de calumniarles, desacreditarles y señalarles como desechos de la sociedad. Haremos parecer chabacanos los fundamentos de la moralidad, destruyéndolos. Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos y pervertiremos…"Debemos lograr que los agredidos nos reciban con los brazos abiertos, pero estamos hablando de ciencia, de una ciencia para ganar en un nuevo escenario la mente de los hombres. Antes que los portaaviones y los misiles, llegan los símbolos, los que venderemos como universales, glamurosos, modernos, heraldos de la eterna juventud y la felicidad ilimitada". "El objetivo final de la estrategia a escala planetaria, es derrotar en el terreno de la ideas las alternativas a nuestro dominio, mediante el deslumbramiento y la persuasión, la manipulación del inconsciente, la usurpación del imaginario colectivo y la recolonización de las utopías redentoras y libertarias, para lograr un producto paradójico e inquietante: que las víctimas lleguen a comprender y compartir la lógica de sus verdugos". Extracto del libro The Craft of Intelligence (El arte de la Inteligencia, 1963). Allen W. Dulles, fue el primer director civil de la CIA, fue en el gobierno de EEUU una de las personas más influyentes y poderosa. Fue Cuba, su heroica resistencia ante la diversidad de planes de ataque contra su Revolución, quien, a fin de cuentas, posibilitó la caída y posterior destitución de Dulles al frente de la CIA, en especial, al fracasar la Operación Bahía de Cochinos en 1961. En dicha operación, el gobierno imperialista de Dwight Eisenhower, da carta aval a una operación de corte militar para invadir Cuba con mercenarios nacidos en ese país pero acérrimos enemigos de la Revolución Cubana, con residencia en los propios EEUU. No se ejecutaría dicho plan sino con la llegada a la Casa Blanca del presidente John F. Kennedy. Allan Dulles, entonces director de la CIA, crea la llamada Operación Pluto, que consistió en el reclutamiento, entrenamiento y posterior dotación de armamento de la fuerza de ocupación que, siguiendo directrices de la propia CIA, procedería a invadir Cuba militarmente en un número estimado de 1 mil 200 mercenarios imperialistas.

Fidel, convocaría al pueblo cubano a resistir y defender la Patria Revolucionaria, así como, al Ejército Revolucionario y las Milicias Nacionales Revolucionarias, quienes acudieron masiva y fervorosamente en defensa de su Revolución. En la madrugada del 17 de abril, desembarcaron en Playa Girón y Playa Larga, 1.200 miembros de la Brigada 2506, escoltados por buques y encontrando escasa resistencia. Horas después, los paracaidistas fueron transportados tierra adentro para ampliar la zona invadida y controlar el acceso al lugar. En esas primeras horas, los aviones de la fuerza aérea cubana derribaron siete aviones B-26, y pusieron fuera de combate a los buques Houston y Río Escondido, cerca de Playa Larga, perdiéndose el armamento que transportaban los agresores imperialistas. El 19 de abril, las fuerzas asaltantes fueron cercadas, rindiéndose a primeras horas de la mañana. El Comandante Revolucionario Fidel Castro, se trasladó a la zona del conflicto y participó en las últimas acciones, presionando fuertemente para acelerar la ofensiva y evitar que EEUU, intentara reconocer al "gobierno provisional" que allí se intentaba establecer. La operación, terminó con una derrota total de los miembros de la Brigada 2506. Así, el ejército y el pueblo cubano, enfrentaron la agresión imperialista, y sostuvieron su independencia y soberanía ante el empeño norteamericano de desconocer su libertad.

Playa Girón, convoca a Fidel a proclamar el carácter antiimperialista y Socialista de la Revolución Cubana, en sus palabras de aquellos heroicos días de batalla y victoria, proclamaba a los cuatro vientos: "…cuando llegan las horas de las agresiones y cuando llega la hora del combate es cuando hay que levantar más alto las banderas. Había que poner más alto que nunca la bandera revolucionaria frente al enemigo artero y cobarde que nos atacaba, frente al poderoso gobierno imperialista que preparaba la invasión". Si algo tenía claro el Comandante Fidel, era que alzando las banderas de los principios revolucionarios, alzándolos más altos que nunca antes, era el fundamental antídoto para derrotar las ansías imperialistas de recolonizarlos. En Girón, estimaba el imperialismo montar una cabeza de playa para atacar abiertamente la Revolución Cubana desde su propio cuerpo, tal cual lo describe el Comandante Fidel: "A todas las medidas de agresión económica que han tomado contra nuestra patria, a la supresión total del comercio, a la privación completa de nuestro mercado azucarero, al embargo de todas las exportaciones posibles, a aquellas medidas de estrangulamiento económico, pensaban añadir una guerra de desgaste contra nuestro país. Tener en el propio territorio nacional, la base de operaciones para sus fuerzas aéreas, convertir aquello en un bastión del imperialismo, reforzarlo con cuántos soldados mercenarios pudieran reclutar en el mundo, y apoyarlos con todos los recursos del imperio: los recursos económicos y militares". (Discurso del Comandante Fidel en conmemoración de la victoria de Playa Girón, 19 de abril de 1962). En Girón, el pueblo cubano se jugaba su destino, tal cual lo explicaba en ese Discurso el Comandante Fidel: "Los imperialistas tratan de engañar a los pueblos de América, y pretenden atribuir a las medidas revolucionarias las consecuencias del bloqueo y de la agresión económica. Y ellos no dicen, que nos han creado problemas con sus agresiones y sus bloqueos, sino que los problemas son consecuencias de las leyes revolucionarias. Y con ese engaño tratan de confundir a los pueblos. Pero ya veremos a la vuelta del tiempo, ya veremos a la vuelta de los años, ya veremos cuando empiecen a nacer y empecemos a cosechar los frutos del trabajo de hoy; ya veremos cuando nuestra patria se vaya llenando de fábricas, cuando el nivel técnico de nuestros trabajadores se haya elevado considerablemente, cuando los técnicos se puedan contar por cientos de miles, cuando la productividad de nuestro trabajo se multiplique; ya veremos con cuanto orgullo pensaremos, incluso, en los sacrificios de hoy, para que podamos decir: "no fue un triunfo sin esfuerzo, no fue un triunfo sin sacrificios, y tenemos derecho a este porvenir"; y el día de mañana podremos decir: "tenemos derecho a estos frutos porque supimos ganárnoslos, porque no fuimos un pueblo que pensara en pan para hoy y hambre para mañana"…"¡La Revolución socialista ofrece pan para hoy y más pan para mañana! (OVACION.) Y eso nos lleva de la mano a la idea de que el trabajo es lo más importante en esta Revolución, que la función del trabajador es la más sagrada función en esta Revolución, y que el trabajador, ser trabajador, es el título más honroso en esta sociedad (APLAUSOS); porque es el trabajador el que crea las riquezas, el pan de todos; y porque nuestra sociedad tiene que ser cada vez más una sociedad de trabajadores, una sociedad de productores, una sociedad donde cada vez haya menos parasitismo, menos parásitos. Porque los parásitos de las sociedades explotadoras, los parásitos de la burguesía, de las burguesías y de su cohorte de servidores, se nutren del sudor de los trabajadores..." […] "Esto, nos indica que la gran tarea de nuestro pueblo es producir…" (Discurso del Comandante Fidel en conmemoración de la victoria de Playa Girón, 19 de abril de 1962).

Playa Girón, representa en la Venezuela de nuestros tiempos, la batalla que cada día está dando el pueblo venezolano ante la escalada imperialista expresada en el bloqueo financiero internacional, liderado por el gobierno de Trump. Es el ataque inducido contra la economía nacional, expresada años atrás en el desabastecimiento y exacerbado contrabando de gasolina, alimentos y medicinas a la frontera occidental para nutrir las mafias paramilitares de la oligarquía colombiana; hoy, le han unido el efectivo o moneda nacional. Es una guerra multimodal, la diseñada por la CIA imperialista, que consiste ya no solo en inducir el caos en la economía venezolana sino desestabilizar todos los servicios públicos (luz, agua, telecomunicaciones, banca pública y privada, gas, transporte público), en fin, desestabilizar la paz de la República. Pero, al igual que el glorioso pueblo cubano, el glorioso pueblo Bolivariano y chavista, ha cerrado filas bajo la conducción del Comandante en Jefe Nicolás Maduro, el conductor de victorias, resistiendo todas las baterías malignas que desde su artillería ha osado dispararle el bárbaro imperio del norte y sus agentes españoles, colombianos, peruanos, panameños, argentinos, chilenos y brasileños, combinados con apátridas nacidos en nuestro territorio pero sin sentimiento alguno de pertenencia a este terruño que vio nacer a los padres fundadores de la América: Simón Bolívar, Francisco de Miranda, Antonio José de Sucre y Hugo Chávez, entre otros y otras. Mayo, se nos presenta ante esta nueva historia de independencia que hoy escribe el pueblo venezolano, como el mes que nos tocará librar nuestra batalla definitiva de tercera independencia nacional. Bolívar, nos liberó del yugo español. Chávez, nos liberó en conciencia del yugo imperialista del norte, y al camarada Maduro le toca liberar a nuestra Venezuela Bolivariana del yugo colonial que representó durante todo el siglo XX, y parte del presente, el modelo neocolonial rentista petrolero. El Petro, libera las amarras del sistema financiero imperialista. He allí, la clave sustantiva del presente proceso de independencia nacional.

Si, el Comandante Chávez centró como consigna epigramática o simbólica del proceso independentista por él desplegado hacia el Socialismo a la vivienda y las comunas; estimamos, que el camarada Nicolás –en el mismo estilo de Lenin- debe centrar en el ferrocarril, el marcador de pasos estimulantes de nuestro tránsito al Socialismo Bolivariano. ¡Ferrocarril, Viviendas y Comunas!, deben ser la expresión concreta del Socialismo Bolivariano venezolano. En el avance de las líneas férreas surcando el cuerpo de la Patria, debe expresarse la construcción de nuestro Socialismo Bolivariano. A diferencia de nuestro Comandante Chávez, quien sucumbió ante las empresas otanistas de Europa, éste nuevo desarrollo del ferrocarril, debe encauzarse con empresas chinas, indias, o rusas, totalmente liberadas de pagos en dólares. Así, como el camarada Nicolás apostó al Petro como mecanismo liberador del dominio financiero imperialista, debe jugárselas a favor del ferrocarril como elemento liberador de la economía interna nacional. En ello, Plan Socialista Nacional de Desarrollo Ferroviario 2006- 2030, debe ser retomado con fuerza, revisado y actualizado a la nueva etapa de desarrollo que se inicia con la victoria de la Patria en mayo próximo. Con la concresión del Plan Socialista Nacional de Desarrollo Ferroviario, Venezuela se interconectaría por sus cuatro puntos cardinales, incentivando el desarrollo económico nacional y mejorando –sustancialmente- la calidad de vida del pueblo venezolano. Serían, 13 mil kilómetros de rieles y 15 líneas para satisfacción del pueblo venezolano, que no solo se remitiría al transporte de pasajeros y pasajeras por todo el país, sino que, mediante el transporte de carga se abaratarían los costes de alimentos y demás bienes transportados.

Nuestro Comandante Hugo Chávez, en el Aló Presidente 358 expresaba las líneas maestras del papel que debe cumplir el ferrocarril en la construcción del Socialismo Bolivariano: "El ferrocarril va conquistando territorio, es un transformador socialista. No podemos limitarnos a hacer la línea, montar el ferrocarril y alargarlo, sino que esta obra sirva para transformar integralmente lo que bordea la línea férrea" […] "Hay que transformar la geografía humana, económica de todo el eje del ferrocarril, desde el primer punto hasta el último, la tenencia de la tierra, la explotación, porque el ferrocarril debe ser propulsor del socialismo, desde ya". En la idea del Socialismo Bolivariano desarrollado por el Comandante Chávez, el ferrocarril no jugaba solo como una mera obra de infraestructura para traer calidad de vida al pueblo venezolano; sino que, además, en su visión futurista de la Suramérica integrada, el ferrocarril jugaría un papel clave de unidad y fue pensando en ello, que lanzó la idea del Gran Ferrocarril del Sur. Miraba lejos Chávez, en su visión del ferrocarril: "Se desarrollarán proyectos habitacionales y de educación. Además, habrá que capacitar a mucha población para lo que será la operación propia del sistema, generando una gran cantidad de nuevos empleos. Todos estos, son beneficios para las comunidades, por lo que se trata de un proyecto bajo la premisa socialista". Hora ya, de concretar esos grandes sueños del Comandante Chávez, en la perspectiva de avanzar, y concretar nuestra Tercera Independencia Nacional, ésta vez, bajo la conducción del camarada Nicolás Maduro… ¡Socialismo sobre rieles!, le llamaba Hugo Chávez a esta grandiosa tarea en la que juntos, solo juntos, será posible concretar en los próximos años para que la esperanza sea una realidad de la mano de la Gran Misión Ferrocarriles Bolivarianos…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 936 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a260965.htmlCd0NV CAC = Y co = US