China-Venezuela, en contraste

La relación de hermandad China-Venezuela, forma parte de visión geopolítica temprana de nuestro Comandante Infinito, Hugo Chávez Frías, quien apreció en el multilateralismo, el futuro de la humanidad como garante de la paz en el planeta. Vivió Chávez, en tiempos de unilateralismo imperialista de parte de EEUU. Tiempos de guerras y agresiones contra las naciones que se atrevieran a desafiar la hegemonía de la barbarie imperialista. Y, Hugo Chávez, como heredero de la doctrina antiimperialista y anticolonialista del Padre Libertador Simón Bolívar, en su desempeño como Jefe de Estado tuvo que chocar contra esa pared, que ve a nuestros países como parte del rabo, "el patio trasero", como pretenden reducirnos los imperialistas del norte. Y chocó, tanto, como lo está haciendo el camarada Nicolás Maduro, como Jefe de un Estado que se proclama como Independiente y Soberano. En esa búsqueda, del nuevo mundo multilateral, el Comandante Infinito estableció alianzas estratégicas con las potencias emergentes de Rusia y China, las cuales, fue consolidando a lo largo de catorce años de ejercicio de la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela. En fecha tan temprana como 2004, al regreso de uno de sus viajes por la China Democrática, expresaba Chávez con alborozo: "China, señaló el presidente, es el epicentro del mundo asiático y nosotros estamos muy orgullosos de haber estrechado los vínculos con sus principales líderes. Esa es una nación con más de 1.300 millones de habitantes con la que hemos consolidado relaciones bilaterales, tal como muestran los 8 convenios que firmamos en este viaje". La materia económica, la fue relacionando siempre con China; mientras, el ámbito militar lo fue compenetrando con Rusia. Confluyendo, la relación energética común, con ambas potencias por igual. Importante precisar, que eran tiempos de petróleo a 100 dólares. La palabra "crisis", no formaba parte del léxico de nuestro Gobierno Revolucionario.

La llegada del camarada Nicolás Maduro a la Presidencia de la República, coincidió con una declinación de los precios petroleros y la llegada de nuevos actores a la competencia por el mercado petrolero, hablamos del gobierno imperialista de los EEUU, que mediante la técnica del "fracking" inundaba el mercado de excedentes petroleros a bajos precios, impulsándolos a la baja. La palabras "crisis", comenzaba a entronizarse en el lenguaje de los venezolanos y venezolanas. De la bonanza petrolera, con precios a 100 dólares, pasamos a las penurias de tener que sobrevivir con un precio de petróleo a 20-25 dólares de ingresos. China y Rusia, alianzas ya consolidadas por nuestro Comandante Chávez, comprensivos de la situación que comenzaba a transitar nuestro país, no dejaron a la deriva al Gobierno Revolucionario y conscientes como estaban, que tal realidad obedecía a una planificación imperialista para derrocar y revertir el proceso de cambios que vive nuestro país, se convirtieron en las dos grandes palancas que, unidas a un gran pueblo y Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en conjunto al Gobierno Revolucionario, permitieron derrotar la mayor ofensiva contrarrevolucionaria impulsada y ejecutada, por el imperialismo de EEUU, conocida como "guerra económica".

La guerra económica, prevé un mecanismo de corrupción de los agentes actuantes en el escenario económico, quienes actúan, provocando el caos en los mecanismos propios del mercado, distorsionándolos y acusando –en consecuencia- de ser el responsable de tales distorsiones, al modelo incluyente de economía Bolivariana, por ende, el responsable sería Nicolás Maduro como Jefe de Estado. Ese mecanismo de corrupción, engendró y parió a los llamados "bachaqueros", quienes mediante la modalidad de tener acceso a determinados productos de primera necesidad, objetos de regulación, una vez que lo obtenían se lo revendían al pueblo en las calles, a precios muy pero muy por encima del regulado. Con ello, en una primera instancia, la burguesía comercial utilizó al bachaqueo como marcador de precios de alimentos y medicinas. Posteriormente, en segunda instancia, creó un mecanismo más refinado, nació entonces el dólar cucuteño o de guerra, fijado desde territorio de EEUU. El mecanismo de la guerra económica, les funcionó en la medida en que los responsables de la misma se mantuvieron en las sombras, ocultos para el pueblo. Hecho, que cambió con la llegada de Trump, quien con sus sanciones y el bloqueo económico que agrede al pueblo venezolano abiertamente, ha dejado al descubierto quien es el verdadero responsable de las penalidades que aquejaron a nuestro pueblo en el período 2014-2017, y sus ejecutores directos: Fedecámaras, Consecomercio y la Asociación Bancaria Nacional.

Tal agresión, además de traer penalidades al pueblo venezolano, distorsionar nuestra economía, tenía un elemento a favor de sus ejecutores y ese no es otro que, la especulación con los precios de los productos objeto del mercado. La especulación, se convirtió en el mecanismo por excelencia para incrementar exponencialmente la tasa de ganancia de los comerciantes. Ello, conllevaba el mecanismo previo del desabastecimiento u ocultamiento de los productos para la venta. El pueblo chino, residente en nuestro país, dedicado casi que en su totalidad al comercio de mercancías; en lo fundamental, alimentos, no podía pasar inmune a los efectos de la corrupción, inducida por los agentes del imperialismo de EEUU. Así, en fecha tan temprana como 26-03-2008, un titular de prensa redactado por la comunicadora Silvia Delmoral, informaba: "Detenido comerciante asiático por especulación", resaltando: "Por primera vez en Monagas, se dicta una privativa de libertad por acaparamiento", describiendo a continuación los hechos: "Los dueños del establecimiento fueron multados por Blanca Ramírez, coordinadora del Indecu en Monagas, este viernes en horas de la mañana cuando fueron descubiertos en el comercio, ilícitos de especulación en rubros como pollo y arroz". De tiempos tan remotos, vienen los males que hoy, se han profundizado ante la inacción del estado de impunidad que ha venido socavando los cimientos de la Revolución Bolivariana. De allí, en adelante, ciudadanos y ciudadanas chinas han acompañado en su política de destrucción de nuestra economía al imperialismo de los EEUU. Así, el pasado 22 de septiembre de 2017, Noticia al Día informaba: "Mandan para la cárcel a una china por hacer avances en efectivo".(…) "Fiscales de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), cumpliendo lineamientos en el marco del Plan de Defensa del Cono Monetario, realizaron un abordaje al establecimiento Supermercado QQ, donde quedó detenida la ciudadana Jo Li Changue, quien incurría en la práctica ilegal de avance en efectivo, además de acaparar rubros de la Cesta Básica, dicho comercio se encuentra ubicado en el estado Carabobo". Reportando además, que: "la práctica ilegal del avance en efectivo, lo cual está determinado como un ilícito dentro de la Ley Orgánica de Precios Justos en su artículo 54, donde se refleja la Desestabilización Económica. Además, la ciudadana Changue incurría en el Acaparamiento (artículo 52), de alimentos que forman la cesta básica, allí se encontraron más de 68 bultos de rubros secos, entre arroz de diferentes marcas y pastas, fiscales de este ente presumen que los artículos mantenían un margen de Especulación (artículo 49) en sus precios".(…) "Otro de los ilícitos en los que recae este sujeto de aplicación, es la Infracciones por Incumplimientos de Formalidades (artículo 46), Vulneración de los Derechos Individuales (artículo 47), Alteración Fraudulenta (artículo 51), Reventa de Productos (artículo 55), Condicionamiento (artículo 56), Usura en Operaciones Financieras (artículo 59), los cuales son penados con cárcel según lo estipulado en la ley". En contraste, a esa delictual actuación, el pueblo y Gobierno de la hermana República Democrática China, no han dejado de acompañar a nuestro pueblo y Gobierno, para derrotar la campaña imperialista contra nuestra economía.

No nos queda la menor duda que, dado el estado de impunidad impuesto por la prófuga de la justicia y ex fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, la ciudadana Li Changue debe estar disfrutando de su libertad, si no en Venezuela, en la hermana República China. Hecho, que debe motivarnos a una profunda reflexión. Si esos delitos se hubiesen cometido en China, a Li Changue no le quedaba otra sanción sino la pena de muerte, por fusilamiento o inyección letal, considerando la fecha de su detención. Fue, después de 2011, que tales delitos fueron excluidos de las penalidades de muerte. Para su fortuna, vino al país reino de la impunidad.

En tal sentido, pertinente convenir con los hermanos de la República Democrática China, habida cuenta que se han venido incrementando las agresiones contra la economía nacional, de parte de originarios de esa hermana República, dedicados al comercio, la extradición y juzgamiento en territorio Chino de sus connacionales, dedicados a actividades ilícitas en una nación hermana del pueblo y Gobierno de la República Democrática de China. La hermandad China-Venezuela, así lo reclama en aras de su perpetuidad en beneficio de ambas naciones.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 439 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /ideologia/a253964.htmlCd0NV CAC = Y co = US