¿Y ahora que más quieren?

El titulo de este trabajo es quizás la pregunta que se hacen todos los ciudadanos cuerdos, del proceso o no. Porque ciertamente el argumento para secuestrar poblaciones completas, bajo la amenaza del terrorismo callejero, la quema de instituciones, de personas vivas, incluyendo miembros de la Guardia Nacional Bolivariana y Policía Nacional Bolivariana, que ante la prohibición de utilizar su armas contra la legión de mercenarios paramilitares, pagados y drogados por la derecha (CD=MUD), deben exponer sus vidas, la quema de unidades del transporte colectivo y de unidades de empresas de servicio público, como CORPOELEC, las Hidro, CANTV y Hospitales, el incendio de preescolares con niñas y niños dentro, oficinas públicas y empresas privadas con trabajadores dentro, era que no se había consultado al pueblo si quería constituyente.

Bueno el pueblo habló y dijo, queremos constituyente, la apoyamos y la reclamamos porque queremos una reforma completa del estatuto constitucional, que ponga fin a la impunidad del crimen organizado, que ponga fin a la especulación de las cadenas de saqueadores que están hambreando al venezolano, queremos que quienes han manchado de sangre las calles y caminos de la patria paguen por sus crímenes.

Queremos respeto y lealtad para nuestra soberanía y libre determinación, libre de quintas columnas que desde instancias del poder apuesten e imploren por la destrucción del Estado Nación.

Queremos que tengan rango constitucional las misiones sociales, el derecho a la propiedad como garante del buen vivir, la educación gratuita desde el inicial hasta el postgrado, queremos un sistema de salud nacional, que garantice el derecho a la salud preventiva y curativa a toda la población, queremos una seguridad social digna, sin exclusión, el rescate del campo con asistencia educativa, técnica, crediticia, mediante proyectos con seguimiento y auditoría social, todo ello con rango constitucional.

Queremos reforzar la institucionalidad y dignificación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y de los diversos órganos de seguridad de Estado. Queremos la depuración y refundación del Ministerio Público y del sistema judicial y carcelario venezolano, para fortalecer la defensa de los derechos humanos y la seguridad ciudadana. Finalmente queremos una patria , con un periodismo y ejercicio comunicacional pulcro, sin la intermediación criminal de las grandes corporaciones, donde la política no sea ejercida por sindicatos del crimen, para sembrar muerte y destrucción, sino que efectivamente sea realizada como el arte para gobernar obedeciendo al pueblo con estatutos bien definidos, con penas sin ningún beneficio, contra quienes desde estructuras político-partidistas abusen de la credulidad del pueblo y pongan en peligro sus salud física y mental. Queremos una patria libre, digna, soberana, donde la mentira y la corrupción sean delitos mayores sin beneficio alguno.

¿Será que es mucho pedir al fascismo internacional y nacional, que nos permita consolidar ese sueño en paz? Pensamos que esta exposición es sin temor a equivocarnos el deseo de todos los venezolanos honestos, solidarios, dignos, con mentalidad de libertad y soberanía, de amor a la patria y a los pueblos del mundo.

El compromiso de los constituyentes electos, tiene que responder a estas expectativas que tiene un pueblo en resistencia que está cansado de ver como en nombre de la democracia, los derechos humanos y la libertad, le violentan hasta el derecho a la vida al no permitirle el tránsito hacia una clínica o un hospital, donde ser atendido a tiempo, porque las calles y avenidas están cerradas por "super ciudadanos" que reclaman la entrega del poder ya, sin más formula, que su criterio de "elegidos divinos" o sino el diluvio.

El pueblo elector envío un mensaje claro. No fue de apoyo a individualidades. No fue de apoyo a un partido político .Fue un mensaje de apoyo a la patria chica y a la patria grande, así como a los pueblos del mundo que están asediados con la insurgencia del fascismo, que amenaza la paz y la seguridad planetaria.

La lectura a esa participación masiva, tiene que ser de llamado a la unidad, de cese al sectarismos que tanto daño ha hecho al proceso revolucionario, de cese a las solidaridades automáticas y barrer bajo la alfombra los errores que cometemos en la conducción del país. La movilización del domingo 30J, nos dijo bien claro que el pueblo quiere paz, despolarización y moderar el tono del discurso, pero sin dejarlo a merced de la violencia, como ha ocurrido hasta ahora en bastos sectores del país, que dicho sea de paso fueron privados de su derecho al voto y por eso no se dieron los 10 Millones, que en vida pidió el Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías.

El pueblo envío el mensaje de repudio a las negociaciones de cúpulas y de invitación a bajar, con hechos y no con palabras a las catacumbas, donde el hambre y la miseria todavía toca puertas de familias desposeídas.

El voto abrumador por la constituyente fue para que se corrijan injusticias con los misioneros y también para corregir los programas que con buena intención han sido lanzados, pero que por falta de estudios de la realidad y coherencia hacen daño a la cultura de trabajo del venezolano. Caso patente y patético, "La tarjeta de la patria", donde hay beneficiarias y beneficiarios, que por no necesitar ese subsidio lo desvían para el bachaqueo y otros males capitalistas. los vicios que todavía persisten en los CLAP.

Mientras en otras áreas tenemos gente comprometida, dándolo todo, esfuerzo, físico e intelectual, como en las misiones educativas, donde hay camaradas docentes que muchas veces tienen que desplazarse a píe hacía sus aldeas, por la ausencia de dinero para pagar un pasaje, porque con estipendios de cinco mil y veinte mil bolívares mensuales, sin más entrada económica que esa, es imposible que sobrevivan.

Por eso al alto gobierno queremos alertar, que no dilapide con emociones el capital político recuperado, que el 6D del 2015, no se manifestó, pero que este 30J dijo presente. No nos engolosinemos con esta avalancha de votos, profundicemos la revolución, corrigiendo entuertos y volviendo paso a paso a la ruta del Comandante Chávez, para movilizar de manera permanente este enérgico y resistente pueblo, contra la amenaza fascista y que sea el mismo, quien con su ejecutoria increpe a la derecha ¿Y ahora que más quieren?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1283 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas