El arado y el mar

Ganó el capitalismo, la fuerza chavista fue domada...por ahora

De los resultados de la constituyente del domingo, lo que se puede afirmar es que más allá de los votos nulos se movilizaron millones de votos positivos. Es un dato importante, indica que el sentimiento chavista, aunque manipulado, está presente en el alma de las masas. Y es a ese sentimiento chavista auténtico que los capitalistas temen. Los horroriza que alguien, un líder, surja y le dé contenido político revolucionario a ese sentimiento que vive en lo hondo del corazón humilde.

La lucha revolucionaria es la lucha por dar finalidad revolucionaria a ese sentimiento, hacerlo político. La disputa entre capitalismo y Socialismo es la lucha por conquistar esa espiritualidad que anida en la masa desde la Independencia, y que las diferentes oligarquías no han podido sepultar, sólo posponen su concreción.

El domingo ganó el capitalismo, sus agentes; el gobierno y la oposición capturaron el sentir de los humildes, los ubicaron del lado de sus verdugos. El fenómeno se repite con frecuencia pasmosa, los humildes, los pobres de la tierra sostienen al sistema que los oprime, libran las guerras de la burguesía. Es mentira que la masa sabe, al contrario, la masa está embobada, sometida a un proceso embrutecedor, como dijo el Che; y esa es la base de la dominación y la tarea de la liberación. Los dominantes crean iglesias, escuelas, partidos políticos, universidades, medios de comunicación, todo para mantener a la masa narcotizada; la gran tarea revolucionaria es romper ese hechizo.

La tarea es difícil. La masa, los humildes, no consiguen reconocer a sus liberadores; al contrario, los atacan, los crucifican. Es un milagro cuando el redentor y la masa se identifican, en ese momento se inicia el proceso de cambio profundo. Así los dos, pueblo y líder, comienzan a elevarse hacia escalones superiores, aprenden juntos, se tienen confianza. La masa consigue su sistema nervioso, recupera sus ojos y su mente, ya el cuerpo social no es un decapitado; ahora, con su vanguardia está completo, es un ser, una humanidad, consciente, duda, piensa, identifica, ahora merece llamarse pueblo

Cuando esto sucede, las fuerzas de la dominación intentan por varias vías sofocar el peligro: cuando todo fracasa, asesinan. Pero no es suficiente, es necesario borrar cualquier vestigio, el mínimo recuerdo de la amenaza, es allí cuando comienza el verdadero asesinato: desmontar la imagen del líder, corromper la conexión amorosa, colocarla al servicio de los intereses de la dominación.

La tarea de los chavistas hoy es impedir que el Chavismo se convierta en su contrario, evitar que deje de ser una fuerza socialista para ser un pilar de la entrega al capitalismo como nunca antes. Los resultados del domingo anuncian un camino proceloso pero obligatorio para la tarea revolucionaria, significan que la manipulación triunfó una vez más, que vendrán días de incomprensión, de represión. No obstante, la tarea es hermosa, se trata de preservar la memoria pura del Comandante, su condición de revolucionario, aprender de los errores cometidos, fortalecer la teoría y la práctica revolucionaria.

Comienza de nuevo la lucha por conquistar el corazón de los humildes, arrebatárselo a las oligarquías.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2695 veces.



Toby Valderrama


Visite el perfil de Toby Valderrama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas