¿Desfachatez histórica?

Carta a Nicmer Evans

En pleno Siglo XXI se estatizan las estructuras políticas, económicas, sociales y espirituales, fijándose como única posibilidad de conducir los destinos de una sociedad. Los Ismos cobran sentido y se imponen sobre cualquier lógica dialéctica. El SocialISMO así pierde su esencial sentido. Nacen los gigantes que se adelantan a su momento histórico marcando directrices luminosas, pero nos abandonan mientras tras ellos parecen borrarse los reveladores sueños, que juramentaron transformar una sociedad desahuciada en un salto cualitativo hacía algo más sublime, grande, justo, armonioso, y equilibrado. Los ciudadanos perplejos aún de la revelación, asustados, ansiosos y confundidos lloran sin comprender realmente la razón de su llanto. El amor se transforma en odio, y la promesa de la Vida en Muerte.

Nos encontramos en el inicio de la construcción de los escenarios más hostiles de intolerancia y ansiedad, pasados inmediatos y de largo arrastre sobre innumerables injusticias perpetradas se mezclan con el presente, abriendo la posibilidad de ser vengados, por cada uno de los que se sienten afectados, movilizaciones de ciudadanos llenando las calles de Venezuela son su más cristalizada expresión.

La falsa libertad de gritar cada uno la bandera de lo que siente propio se revela en una sociedad censurada, cada quien defiende su verdad, ya no importa el desenlace tanto como la posibilidad de exigir se restituya lo que una vez se nos fue ultrajado.

El mundo mediático en amistad con las redes sociales, dispara todo su arsenal potenciado, desde las programaciones elaboradas en los laboratorios sofisticados de quienes juegan en posiciones placidamente acomodadas, hasta los que aprovechan para manifestar su más inspiradora creatividad hasta entonces inexplorada: canciones de protesta contra los tiranos opresores, melancolías por el ayer olvidado, llantos sincronizados con las lluvias, esperanzas viajando con las nubes.

El Presidente autoritario es alcanzado por una masa de gente enardecida igual que monitorea las calles de noche donde se manifiestan sus adversarios y adeptos, el desnudo humano se enfrenta a una tanqueta militar, un joven reclama públicamente el accionar inapropiado de su padre discordante a los principios con los que lo ha educado, una monja anciana despierta compasión de un militar uniformado, los directivos de la policía son aplaudidos saliendo delante de una enérgica marcha opositora para resguardarla de una eventual represión, una muchacha por fotografiar lo que de publico es (unos policías deteniendo a manifestantes) la acorralan y golpean, y seguirán las imágenes que graban en su conjunto una historia.

Hechos más crueles enlútese hasta a los más insensibles como las imperdonables muertes de ciudadanos de manera injustificada, para pintar de sangre el escenario.
En fin todo un mosaico de sensibilidad humana que desde lo sublime y bondadoso, lo terrenal y asfixiante, violento y lo pacífico nos engaña incesantemente de que el confrontamiento entre los igualmente diferentes es un acto más de heroísmo que de violencia.

Pero nada nos afecta más que cuando nos afecta de manera directa, razón por la que se derrumban las fronteras internas y se difuminan los límites, los puntos del aquí y el allá comienzan a encontrarse, no es posible escaparse del relato, en la calle, en .el trabajo, en el hospital, en el mercado, en la iglesia, en la escuela, incluso tratando de llegar al hogar posiblemente una barrera de guardias uniformados te sorprenderán bloqueándote el paso para invitarte a participar, las bombas lacrimógenas se meterán en tus casas, la imposibilidad de comprar los alimentos o medicinas necesarios para la subsistencia te harán olvidar que la economía es un trabajo en conjunto, o te seguirán persiguiendo las manos de errantes en la calle suplicándote algo que comer ….entonces ¿quién podrá poner en duda que se trata de un sistema, dictadura o democracia, fiesta o guerra civil, con características que la contextualizan de Participativa y Protagónica?....Todos tenemos una participación y un protagonismo peculiar que contar en la telaraña de los acontecimientos.

Lo más cruento se siente cuando las relaciones interpersonales, afloran entonces en una artística expresión de las pasiones, confundiendo lo real con lo irreal. Una tempestad de oportunidades para reavivar los resentimientos, envidias, rencores, egoísmos, oportunismos, angustias, miedos, corajes, compasiones, solidaridades, esperanzas, y todo aquello que nos contacta con lo que de humano somos.

En este instante, se agitan ante mi, una más entre tantos habitantes de este surrealista paraíso extraviado, la ira producida por las amenazas e injusticias que me acechan, esa terrible enfermedad que enceguece el camino de los que buscamos la armonía dentro del caos. El miedo me doblega, y la impotencia me seduce a pensar que la violencia debe imponerse como una coraza de protección.

Y en esta locura aparecen los que sobreviviendo, como tú Nicmer Evans, ideólogo de la Paz frente a la Guerra, se resisten a todo riesgo, abalanzándose con coraje sobre el irracional enemigo tácito y explicito, al igual que el digno comando de batalla que te acompaña de militantes en corazón de Marea Socialista, comando de nobles y valientes, prófugos de un sistema de dominación esclavizante y alienante que nos ha dado a probar la violencia como santuario de nuestras frustraciones, que escinde al ser humano y lo convierte en ajeno del sentido del NOSOTROS que dota de trascendencia a la HUMANIDAD.

Y nos recuerdas con autentica valentía detonante que solo tenemos dos opciones, es decir que aunque parezca una insensatez histórica aún se trata de una elección.
O sumarnos a la reconstrucción de nuestras vidas, y a la conducción de un mejor mañana para TODOS, A TRAVÉS DE UN NUEVO DIÁLOGO. UN DIÁLOGO CONSTRUCTIVO Y NO DESTRUCTIVO. ES DECIR NO DESISTAMOS o al contrario nos entregamos al Odio y a la Violencia, alimentando el dolor y terminando la obra maestra de Destrucción Profética.

Las dudas me agobian, es acaso lógico pensar en dialogar en condiciones como estas….¿Cómo inventar el dialogo frente a tantos enemigos expuestos?...¿Acaso es sensato despojarse de las armas sean cuáles sean estas, desde las materiales, emocionales, espirituales frente a quienes tal vez no las retiren, para evitar una Guerra Civil o no Civil y reinventarse nuevamente el camino de la Paz, del entendimiento, de la comunicación?.
Aunque me parezca una desfachatez histórica tú propuesta, ya que frente a la adversidad el impulso de la cobardía inmediatista desata a mis Demonios internos, me convenzo de tus deliberaciones, y decido a dar ese paso adelante que ya tú y los que te acompañan se han decidido dar.

DOY MI PASO A QUE UN NUEVO DIÁLOGO ENTRE TODOS LOS SECTORES DE LA POBLACIÓN, LOS QUE ESTÁN TRATANDO DE SER INVISIBILIZADOS, LOS CIUDADANOS DE A PIE, EL POLVO CÓSMICO, SE DEFINA COMO LA ELECCIÓN QUE TOME VENEZUELA.
YO ME SUMO.
EL NUEVO DIÁLOGO ES POSIBLE.


LA HISTORIA TE DARÁ LA RAZÓN.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5252 veces.



María Cristina Berrizbeitia Rivas

Ex Militante de Marea Socialista y Ex Militante del MDI. Socióloga UCV, estudiante de Derecho, defensora de los Derechos Humanos. Fundadora de la Escuela de Comunicación Popular Fabricio Ojeda.

 crberrizbeitiar@gmail.com

Visite el perfil de María Cristina Berrizbeitia Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad