Chavismo crítico está en la calle contra Maduro

Lo escribí hace algunas semanas (“El Chavismo crítico se desmarca de Maduro” /http://www.aporrea.org/actualidad/a229614.html), la dinámica política intensa--acicateada por la crisis que padece el país-- impulsa que las aguas en el chavismo se bifurquen.  En este momento existe un sector que sigue apoyando al Presidente Maduro, algunos alegan que cada día son menos según las últimas elecciones y los pronósticos de encuestas que se atreven a vaticinar nuestro porvenir más inmediato. En otra acera, no sé si en la de enfrente, otras disímiles agrupaciones autodenominadas chavismo crítico todavía están en proceso de configuración y crecimiento. Pero si están claros en que hay que pasar de la crítica ideológica a Maduro a la protesta social.  Imposible imaginar una ruptura tan radical.  Veamos los detalles de esta situación que pone en ascuas las posibilidades políticas de los “herederos del legado de Chávez”.

Estoy convencido de que en el chavismo (gobernante y crítico) a partir del mes de julio las aguas se dividieron de manera temporal por lo menos, no me atrevo a decir que la separación sea definitiva, tenemos a unos cuantos que se fueron del lado de Chávez y ahora forman parte de la élite que respalda a los que controlan el poder desde Miraflores.  No quiero mencionar a nadie, léase a Néstor Francia y su comentada carta para que revisen el dato.  En fin, no es inteligente afirmar que está en “pleno proceso” una ruptura similar a las que tuvo AD con el MIR y después el MEP.  Pero las heridas están abiertas y no hay reconciliación a la vista, tal vez una salida de la burocracia gubernamental en algún escenario electoral adverso pueda recomponer el escenario y los hijos “traidores” ya no sean visto como tales.  No sé, mejor esperemos que los acontecimientos configuren mejor sus contornos definitivos.

La historia de esta ruptura comenzó con la muerte del Comandante y la salida de Giordani del gobierno de Maduro, quien por cierto no se ha hecho solidario públicamente con las posturas de sus excompañeros del baño de agua que los “colectivos revolucionarios” le propinaron en la rueda de prensa del Hotel El Conde en Caracas, hace ya algún tiempo.  Dentro del chavismo crítico también existen bifurcaciones adicionales.

Podemos indicar las áreas en que el chavismo crítico se distancia del gobierno:
La cuestión de los manejos un tanto oscuros del proceso de asignación de divisas preferenciales en la época de las vacas gordas, sobre todo a partir del año 2008. Los críticos a esta gestión (que han calificado de dolosa) han realizado las denuncias respectivas (Contraloría, Fiscalía y Defensoría) y nunca han logrado que se realicen las investigaciones del caso.  Navarro ha dicho que hasta el Presidente Maduro ha señalado el “robo” de hasta 60.000 millones de dólares (notitia criminis). Todos sabemos que no hay nadie investigado ni encarcelado.  En las denuncias realizadas se indica el “extravío” de una cantidad descomunal: 300.000 millones de dólares.

Se ha insistido mucho en el “nepotismo burocrático” que caracteriza la gestión gubernamental, familiares y allegados a los ministros, alcaldes y gobernadores copan los cargos más apetecibles. Además, es evidente el enroque impúdico de unos dirigentes que pasan de un cargo ministerial al Psuv, del partido al parlamento y luego de la Asamblea Nacional otra vez a algún ministerio.  Esta dinámica centrípeta ha convertido al gobierno, se alega, en una casta burocrática que controla al Ejecutivo desde hace mucho.

Se afirma asimismo que el Psuv no es democrático, se escogen sus candidatos a dedo (sobre todo los “salidores”) y existe una élite que controla a la organización política apoyándose en los recursos del Estado.  Por eso vemos que casi todos los diputados del Psuv en el actual período legislativo no viven ni son dirigentes de los estados en que fueron electos.  Los casos más emblemáticos de la falta de democracia interna fue la “expulsión” sin derecho a la defensa de prestigiosos líderes del chavismo: Navarro, Osorio, Gómez y toda la plana mayor de Marea Socialista.

El pago de una deuda externa no auditada que dispone de recursos que han sido entregados religiosamente a la banca internacional y ha impedido la atención debida de las necesidades del pueblo venezolano es otro tema divergente. El chavismo crítico ve a Maduro y a equipo de gobierno en el mismo plano en que la izquierda vio a Carlos Andrés Pérez en la década de los años 90: se sacrifica la calidad de vida de los más pobres para pagar una deuda externa que fue adquirida para beneficio de unos pocos mediante proceso amañados de asignación de divisas y de gestión de recursos asignados.

La aprobación del Decreto que conforma el Arco Minero del Orinoco significa una abierta traición al “legado ecologista del Comandante”.  Chávez en persona expulsó del país a consorcios trasnacionales del negocio minero por sus prácticas destructivas del medio ambiente: la minería a cielo abierto.  La exministra Osorio no ha ahorrado detalles sobre tan antichavista decisión de Maduro y su equipo, hasta hizo las denuncias respectivas en la Asamblea Nacional, frente a sus excolegas revolucionarios. El chavismo crítico realizó una protesta pública para atraer la atención del país e introdujeron ante el Tribunal Supremo una solicitud de anulación del referido decreto.  Hasta ahora no se ha producido respuesta, lo que sí ha hecho el Ejecutivo nacional es seguir con sus planes con más de 150 consorcios mineros globales.

La alta resistencia del chavismo gubernamental a que se realice el referendo revocatorio este año es otro tema de discordia.  Elías Jaua acaba de sintetizar la política oficial del gobierno nacional: el referendo revocatorio no es para aplicárselo al pueblo (Maduro), es para revocar a la derecha.  Extraña democracia participativa esa.  Yo lo oí, no me contaron, lo dijo frente a Escarrá, Cilia Flores, Maduro y demás exconstituyentistas del año 1999.  Ante esa posición se comprende porque el gobierno hará todo lo posible por detener el revocatorio (y tiene muchas opciones en agenda) mientras el chavismo crítico señala que el revocatorio es del pueblo, no de la oposición y siempre recuerda la posición de Chávez al respecto.  

“Mientras ellos (la oposición y el Gobierno) se disputan a muerte el control de la renta petrolera, nosotros somos los que pasamos hambre y trabajo”, esta frase retrata la última manifestación de calle del chavismo crítico para que se atienda las necesidades del pueblo.  Este será, seguramente, el escenario que desencadene un posible desencuentro permanente entre los dos toletes que el chavismo ofrece hoy en día.  El pasado 4 de agosto, frente a la Defensoría del Pueblo en Caracas, más 15 organizaciones representantes del chavismo crítico salieron a la calle a denunciar que el pueblo vive “hambre, angustia y desesperación”.
En esa ocasión sucedió un hecho que tal vez sea histórico, dependerá de cómo evolucione la dinámica política actual.  Anunciaron la creación de la Plataforma del Pueblo en Lucha y del Chavismo Crítico. ¿Para qué? El exministro Navarro lo dijo por la calle del medio: “Creo que se perdió el rumbo de la revolución. La revolución se está entregando a la alta burguesía, a intereses trasnacionales”.
Hace apenas tres semanas atrás se anunció asimismo la creación de la Plataforma de Lucha del Chavismo y la Izquierda, “que defenderá la Constitución, irá a la recuperación de los recursos perdidos por corrupción en el gobierno, tratará de anular el decreto del Arco Minero en Bolívar y de lograr salidas políticas a la crisis actual, como el referéndum revocatorio.”

Quiero reproducir un testimonio desgarrador que Vannesa Davies incluyó en su reportaje sobre la reciente manifestación del chavismo crítico frente a la Defensoría, se trata del testimonio de Gladys Montenegro, coordinadora de la Unión Nacional de Trabajadores (Unete).  Copió textualmente un fragmento: “Enferma de cáncer, y luchadora de toda la vida, Montenegro (de 58 años de edad) dijo que desistió de someterse a la quimioterapia. ‘¿Seguir con vida para seguir viendo esto?’, se interrogó ante los medios de comunicación. ‘Hoy día la figura del socialismo la han ensuciado. La gente no quiere oír hablar de socialismo, ni de revolución porque se han encargado de destruirla’. Con lágrimas en los ojos, no escatimó críticas contra el presidente Maduro y su Gobierno. Lo que ve ahora en nada se parece a lo que soñó.”

¿Y cuáles son las perspectivas? Bueno, no se trata de adivinar ni de traducir deseos como vaticinio, simplemente de valorar que estamos viendo hoy y cómo tiende a consolidarse como rasgo definitivo. Por ahora, es obvio que las diferencias entre las dos expresiones del chavismo son muy profundas.  No creo que puedan reunirse bajo el mismo toldo por algún tiempo.  Debemos esperar los ciclos de la historia, en otro momento tal vez se recomponga el chavismo bajo parámetros nuevos, con una crítica verdadera a la gestión gubernamental y con rostros que dejen atrás los enroques burocráticos en Miraflores.  Amanecerá y veremos, ya lo he dicho.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4253 veces.



Nelson Suárez

Docente/Investigador Independiente (Literaratura, Ciencia, Tecnología y Sociedad)

 suarez.nelson2@gmail.com

Visite el perfil de Nelson Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson Suárez

Nelson Suárez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Pachamama