El Samán de la Noche Triste

Tras este revolcón, dado por las masas populares, tal como en la "noche triste", en que Hernán Cortés conquistador de México, lloró bajo el árbol de Ahuehuete la muerte de sus hombres, derrotado por los mexicas, al intentar tomar Tenochtitlán en 1.520.

Maduro llora hoy su más oscura noche, llora su derrota, contando lo que quedó del pueblo chavista que votamos el 6D. No gime en el histórico "Samán de Güere", árbol de las tres raíces, hoy ya olvidadas por su gobierno, Samán de Güere, donde nunca por cierto, Maduro juró su lealtad. Tampoco llora en el de Ahuahuete de Hernán Cortés. Hoy ya no existe.

Su oscura soledad lo acompaña, y acaso remordimientos inconfesables, por no haber sabido defender y conservar como "hijo de Chávez", su legado póstumo. Sus pasos y accionar inciertos, nos han llevado a la derrota más grande de la historia de elección alguna. Maduro, unido al "chavismo sin Chávez" y la llamada "derecha endógena".

El pueblo venezolano ha expresado en las urnas con sus votos, su deseo. El mismo pueblo que un 13 de abril glorioso y valiente salva a Chávez de la muerte.

Tenía razón el que escribió premonitoramente aquel artículo tan leído por miles y miles de lectores, (52.521) veces, su multitudinaria lectura por si sola, era una señal de alarma, de que algo estaba sucediendo o sucedería. Pero su autor fue duramente criticado por los "jala mecates" encumbrados y l borregos de siempre, los que no ven a los lados pues repiten sin cesar "hay que seguir la línea", y los otros los que nunca aprendieron de los " Alo Presidente". El autor de este artículo es Roland Denis y su escrito titulado: "Adiós al chavismo" http://www.aporrea.org/ideologia/a214599.html

Yo agregaría, que el chavismo no ha muerto, lo asesinaron como al Comandante Chávez.

De la primera muerte, la de Chávez no se sabe aún ¿qué sucedió? Quizá, por desidia o miedo, no se ha dicho que manos peludas lo envenenan. Si lo han investigado si lo saben las cúpulas del gobierno y del partido PSUV, el pueblo no lo sabe pero lo dice en sus corrillos. Algún día sabremos la verdad, sin duda más pronto que tarde.

En cuanto a la segunda muerte, no la llamamos asesinato y nos referimos aquí a la muerte del chavismo este domingo seis. De esta muerte, si sabemos quienes fueron los culpables. Maduro, Diosdado y la caterva de ministros cómplices, sordos y ciegos "a conveniencia", que cual la Malinche de esta historia, entregaron el proceso bolivariano chavista, en tres años sin dar marcha atrás, ni rectificar, o dar golpe de timón. Oídos sordos, vista ciega a los clamores del pueblo. Todos ellos, incluidas las cúpulas del PSUV, traicionaron este proceso iniciado por nuestro comandante Chávez un cuatro de Febrero de madrugada y que culminó con su frase que hizo historia ¡Por ahora! No están dadas las condiciones.

A Maduro Moros, se le fueron los frenos y la dirección del autobús del estado, lo tuerce a la derecha, tirando al pueblo chavista, en un "sálvese quien pueda" al abismo, al infierno, y en brazos de la derecha.

Decía El Che Guevara, "A los enemigos ¡ni un tantico así!" Maduro los mete a Miraflores, ¡hay que conciliar! dicen los cobardes traidores de la patria. Los invita al palacio, y generosamente abre la bolsa de los dólares baratos cual mecenas, "dólares del pueblo" sacados de PDVSA. Luego, casi de inmediato, se pierde una Boloña de millones "no son cuatro lochas" son dólares.

Con la baja del barril de petróleo, vienen las devaluaciones monstruosas y sucesivas. Maduro y su gobierno enloquecen, pues "no dan pié con bola" como dice el refrán. Ahora, no puede tapar el cráter dejado por la perdida de 25,000.000.000 mil millones de dólares "extraviados", cantidad espeluznante. Como siempre, el pueblo paga los platos rotos, de esta corrupta aberración, aún sin castigo ni culpable conocido llevado ante la justicia.

Esto ha sido para el pueblo venezolano, como el paquetazo del FMI, de Lusinchi y Luis Herrera o la subida de la gasolina de Carlos Andrés "el caminante", con los más de tres mil venezolanos masacrados por el general Alegre y su tropa, depositados en La Peste en una fosa común llena de pobres inocentes. Crimen que a pesar de los 16 años de Proceso Bolivariano aún espera justicia, los muertos están bien muertos, y sus asesinos impunes, bien gracias.

A Diosdado Cabello, con su Mazo Dando, regalado por un "cooperante" o sapo como les dicen. Pulido y reluciente que encandila por la TV, pero ya carcomido por la polilla tempranera. No da ni un golpe certero, donde debió darlos, a favor del pueblo de las colas, a la corrupción, burocracia, bachaqueo, contrabando e inseguridad, y a la inflación galopante que día a día asfixia a su pueblo.

Todo seguía igualito luego de estos mazasos a troche y moche, y aumentando, pero el y su mazo cual Chapulin Colorado, bla, bla, bla, mazazo por aquí, zúas, Plash, y mazazo por allá, Zúas Plin, más con oídos sordos, y vista de ciego. Pero a los chavistas de verdad, si les da palo y palo, dentro y fuera del gobierno, dentro y fuera del PSUV. Nadie escuchó las advertencias de lo que se avecinaba, y a los que hablaban de esto, o criticaban en forma constructiva, los expulsaron de sus cargos o los llamaron traidores, como a los compas de Marea Socialista.

Ellos Maduro y Cabello, nunca se sentaron a escuchar, dialogar o limar diferencias entre compañeros revolucionarios como debió haber sido. ¡Terrible error este!. Que ahora pagaremos todo el pueblo, chavista o no, que votó por el cambio.

Dónde perdieron la Revolución Bonita que Chávez prometió.

No hemos empezado a ver los cambios aún, en estos días posteriores a esta "Noche Triste", dónde los chavistas que votamos, desenchufados y sin pensión, ni carro chino ni computadora, que "hay millares" no dormimos. Pensamos en esos instantes y días por venir: "No tenemos un líder", nos decimos, por algo nos asesinan a Chávez.

Pueblo sin líder y sin una vanguardia revolucionaria, no hace revolución. La revolución la hacen los pueblos cuando tienen al líder.

Es penoso y triste, que luego de 16 años de proceso regresemos al pasado.

Hasta cuando durará esta "Noche Triste", acaso otros cien años. Cuando de nuevo Bolívar reencarne, cuando despierte el pueblo.

Nos preguntamos ahora:

Quiénes tuvieron la culpa de está derrota. Cuales los responsables. Por qué traicionan al chavismo, empujándolo a votar por la derecha. Como la Malinche de la historia de México.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1801 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor


Notas relacionadas