Perdimos. ¡Una visión diferente de nuestra derrota!

El 6D, las Fuerzas Chavistas, como el 11A de 2002, perdimos la superioridad política y, cómo Chávez a lo largo de su vida, asumimos en lo individual y colectivo la responsabilidad de la derrota. No miremos, ni busquemos en otro lado, yo, tú, él, aquel, chavista de corazón y alma, somos y asumimos la responsabilidad. ¡La crítica y autocrítica es el consuelo de la derrota, no genera en sí “redito” político alguno!, por el contrario, ¡destruye, descalifica!...

A decir de los resultados y númerologos, perdimos por una amplia mayoría, 2 millones “por el buche”, ¡ta bien! Las cifras revelan que nuestros adversarios victoriosos no superaron o no “aumentaron significativamente” en relación al nuevo padrón electoral su número de votantes en comparación con el polarizado resultado de la elección presidencial Maduro-Capriles. Esta comparación numérica también revela que alrededor de 2 millones de “peseuvistas” dejaron de votar. En el mejor de los casos “no traicionaron” el ideal chavista. ¿Qué ocurrió? ¿por qué?...

La historia de nuestros partidos políticos, todos, sindicatos y organizaciones de base, populares,… muestra que la escogencia de candidatos a partir de elecciones primarias tiene como resultado el descontento de las opciones perdedoras y en consecuencia la soledad del grupo ganador. ¡Miremos la historia de nuestra izquierda!, sindicatos obreros, profesorales, ni decir en las filas adecopeyanas. Sólo es hasta la llegada de Hugo Chávez que surge un cambio; su dedo, palabra, decisión y luz, eran suficientes para la unidad, lucha, batalla y victoria.

En la elección a la AN un alto número de nuestros candidatos fue escogido por las bases y, a decir de esta hipótesis, no tuvieron el respaldo, ni el consenso popular requerido. Se requiere tiempo y sobre todo, mucha, pero mucha luz propia. De trabajo individual, colectivo, en las catacumbas, mostrar que son auténticos, más allá de ser como Chávez. Sin querer descalificar, examinemos caso por caso y probablemente encontraremos parte de la verdad, ¡incuestionable! Más que echar la culpa a otro empecemos por casa. En ese sentido, ¿quiénes de nuestros candidatos perdieron? y ¿cuáles ganaron?

En esta hora difícil, donde la oscurana imperial nos amenaza, asumir, una posición beligerante y confrontativa a lo interno de quienes nos decimos “Chavistas” es sin duda alguna, la mayor y mejor victoria de nuestros enemigos puedan tener.

Asumir, que la traición como voto castigo, la guerra económica, psicológica…, afectó a los “CHAVISTAS” es simple y sencillamente decir y aceptar que somos vulnerables en nuestro sentimiento, percepción e ideario político.

En lo personal, del número de “nuevos” votantes hacia la oposición, decir que Lorenzo y grupos de poder, con su guerra económica, convencieron a los Chavistas para votar por ellos, no parece tener tal relación ni relevancia. Pudiera estar afectando a muchos, pero no convenciéndolos para votar por ellos. ¡hacia y por el Capitalismo!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1435 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas