El 6D ¡Ay Papaíto!

Sin duda hay que votar con conciencia, con amor a Chávez, más aun por amor a nuestros hijos y a nosotros mismos. La revolución pasará su más difícil prueba, como decía nuestro General Pedro Zaraza. El 6D o se rompe la zaraza o se acaba la bobera.

Acomoden ustedes como quieran este dicho amigos lectores.

Nuestra revolución o proceso está en grave peligro. El pueblo chavista debe crecerse como nunca antes. Va por segunda vez a las urnas sin su líder, y por si fuera poco golpeado y arañado por la zarpa de la “Guerra económica” y todo lo que ella trae a cuestas.

Estamos en un callejón económico, pero la única salida es votar con conciencia por los candidatos de la revolución todo lo demás pueblo mío sería hacernos el Harakiri, suicidarnos nosotros mismos, entregarnos a los verdugos que nos han de cortar la cabeza y la esperanza.

El abrazo del oso de Maduro con Mendoza y la Boloña de dólares baratos para “importar” nada a estos “empresarios” les costó muy pero muy caro al proceso, y Maduro piso la concha de mango, de hay en adelante todo a marchado de mal en peor, devaluaciones, escasez precios justos que nada tienen de justos para Juan Pueblito.

La llama sagrada de la lucha se la han apagado al pueblo que hace colas y más colas para comprar la comida. Más la solución no está en votar por los del cambio, esos de la manita, que nos rompe los huevos para que no los compremos al precio justo. Estos la derecha de la dichosa manita, a más de ladrones son asesinos natos. Vale recordar pueblo los 29 asesinados por sus francotiradores durante el golpe del 11 de abril del 2002, los 43 asesinados por la “arrechera de Leopoldo”.

Los héroes nuestros asesinados: El Fiscal Valiente Danilo Anderson, Chávez, Eliécer Otaiza, y el joven diputado Robert Serra. Los mejores de la baraja chavista, Los capitanes del Sukoy 30 derribado. Capitán Ronald Ramírez y el capitán Jackson García,

La única salida que en este instante crucial le queda al pueblo más pobre y sufrido es votar masivamente por los candidatos de la izquierda del Polo Patriótico, depositar su voto con conciencia y sabiduría.

Se ha afeitado de todos los discursos la palabra socialismo, la conciencia revolucionaria en estos momentos cruciales, anda maltrecha. Los enemigos del pueblo chavista, los enemigos de Chávez se frotan las manos como buitres, esperando gritar FRAUDE.

Lo que según cree la derecha y sus imperiales del imperio dará fin a los 16 años del chavismo y a una posible intervención de la cuarta flota, de los paramilitares y de los antiguos golpistas de la derecha, para entregar la patria “el petróleo” y demás riquezas a el imperio del águila calva.

Nos quieren castrar el derecho a hacer más revolución a cambio de Harina Pan papel toilette, y otros espejitos y cuentas de colores como cuando desembarcó Colón y sus mercaderes.

Hay quienes erróneamente cambiaron la moral del pueblo, el deseo de hacer más revolución de profundizarla, de aplicar las tres RRR y el golpe de timón por regalos: carros lavadoras, muebles, casas, incluso pensiones, la mía por cierto no ha salido, ¿? Tabletas y otras cosillas.

Craso error camaradas y compas, los más de estos han ido a caer a manos de enemigos sabiamente infiltrados, que aún así votaran en contra. Tal como pasó en la Argentina con lo Guaches de la clase media.

Esta situación para bien o para mal, se resuelve en las calles a partir del 7

Una posible intervención depende de Rusia y China, amigos que tienen mucho que perder en Venezuela.

Venezuela tiene petróleo, gas, agua y mucha riqueza....Los gringos no la pelan, ahora menos, que se quieren enfrentar a Rusia y China....

El petróleo de Venezuela les queda cerquísima de sus costas.

Como dijo el Che Guevara

“En una revolución se triunfa o se muere si es verdadera,”

Unidad, Batalla y Victoria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3941 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor


Notas relacionadas