Venezuela no es Argentina

Nuevamente nos encontramos con resultados exitosos luego de la jornada realizada este domingo 22 de noviembre por parte del PSUV. En el primer simulacro se movilizaron 1.150.569 militantes, mientras que en este segundo simulacro la cifra aumentó a 1.816.042 militantes, lo que supone un aumento de participación en el número de Unidades Bolívar Chávez, ya que se pasó del 92% al 96% de movilización de UBCH. Pero también se reveló que llevamos alrededor de 4.700.000 inscritos en el 1X10 que realizan nuestros patrulleros.

Estas alentadoras cifras auguran una importante victoria para las elecciones del 6D. Al no tener la figura arrolladora de nuestro Comandante,  quien con su sola figura bastaba para llamar a la votación, hoy el Partido se vuelca a lo que es nuestra mayor fortaleza: la organización.

Pero la celebración que debíamos tener fue empañada por el triunfo de la derecha en Argentina, con un candidato que no ha tenido pudor en declarar abiertamente las hostilidades con Venezuela en caso de que ganara. Allá estaban en la tarima celebrando con el derechista Macri personalidades del golpismo venezolano, como la esposa del monstruo de Ramo Verde.

En Venezuela la noticia empañó la alegría producto del resultado del simulacro, y ha alertado a toda la militancia sobre la responsabilidad, ahora mayor, de ganar de manera contundente la Asamblea Nacional. Pero no solo nos quedamos allí, debemos mirar hacia el futuro inmediato y trabajar por la continuidad de nuestro Presidente Maduro, por la irreversibilidad de la Revolución y por la Construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI.

Para la derecha en Argentina, la imposición de los paquetes neoliberales va a ser en extremo difícil, por cuanto el porcentaje de apoyo que puede tener es muy pequeño. No basta con sacar una mayoría de apenas 2,8 puntos por encima del candidato de la patria, es también tener que trabajar con un Congreso que es mayoritariamente Kichnerista. Pero además, ese casi 49% de la población que votó por Scioli tiene una diferencia cualitativa fundamental contra el 51% que votó por Macri, y es que el pueblo que dejó organizado Cristina Fernández está profundamente politizado y consciente de su rol y de las conquistas sociales alcanzadas. Por otro lado, la oposición argentina es similar a la venezolana. Aquí su mayor discurso es "Maduro vete ya", mientras que en Argentina fue "Cambiemos". Más allá de esas frases huecas no hay ideas ni discurso. Sin embargo sabemos que ambos reciben instrucciones gringas que apuntan a la implantación de paquetes neoliberales y al saqueo de nuestros recursos.

Una crítica al proceso argentino tiene que ver con lo que señalan algunos analistas. Cristina hizo una gestión excelente, de resultados sociales impresionantes, rescatando la grandeza de la nación Argentina, pero se concentró más en la gestión que en la politización y movilización del pueblo.  Por eso afirmamos con propiedad que Venezuela no es Argentina.

En nuestro país, los niveles de movilización, de formación y de politización del pueblo no nos van a llevar a ser derrotados, al contrario, somos el pueblo de Bolívar y de Chávez que se crece en las dificultades. Por eso, y a pesar de la guerra económica, el  saboteo, el acaparamiento, la  especulación  y las campañas de los medios, a pesar de todo eso, el pueblo se va a sobreponer, va a votar masivamente por la Revolución y va a seguir derrotando al Imperialismo y a sus lacayos nacionales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1858 veces.



Omar Gómez

Conductor del programa "Latinoamérica Unida", por La Radio del Sur.

 omarg.ccs@gmail.com      @omarfgomez

Visite el perfil de Omar Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Omar Gómez

Omar Gómez

Más artículos de este autor