Atención militantes del PSUV: No coman cuentos.

Este domingo 19 de abril podemos celebrarlo con una acción que rememore tan magna fecha y que mejor que haciendo un ejercicio de soberanía, de expresión libre y colectiva, postulando a los precandidatos a la Asamblea Nacional desde las bases del PSUV.

Debemos hacer honor al abril rebelde, al 19, al 13 y a todas las fechas que las circunstancias históricas nos obliguen.

Si fuimos bueno el 13 de abril de 2002 aun siendo satanizados y perseguidos por el fascismo para levantamos y hacer valer nuestra voluntad democrática.

Si somos buenos para soportar con estoicismo la criminal guerra económica y no caer en la trampa fascista que nos sugieren violencia y anarquía.

Si somos buenos para rechazar la ingerencia imperialista y meterle diez millones de firmas a Obama por el buche.

Si somos buenos para todo eso, también tenemos que ser buenos para postular sin que nadie no los imponga, nuestros candidatos a la Asamblea Nacional.

No comamos cuentos, si las postulaciones y elecciones de los candidatos a diputados se ha decidido que sea por la base, que nadie venga a imponernos candidatos bajo el argumento del "línea – miento", ya basta de tanta incoherencia, de menosprecio a la capacidad política de la militancia, dejemos que realmente sea la militancia la que se exprese conforme a lo reglamentado para este proceso.

Parafraseando a nuestro Comandante Eterno, tenemos que advertir que internamente no faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para instaurar la democracia de unos pocos con un barniz de democracia participativa, torciendo así la voluntad popular.

No es de extrañar que lideres regionales, alcaldes, gobernadores, directores y gerentes de entes del estado que aprovechándose de su poder circunstancial traten de presionar y doblegar la majestad del poder constituyente.

Si permitimos que los burócratas enquistados en una estructura de estado que frena el avance revolucionario impongan sus candidatos acríticos y prestos mas a la conveniencia individuales que los principios colectivos, estaremos simplemente dándole un golpe mortal a la revolución.

El poder no es para mandar sino para obedecer al pueblo.

Abrebrecha y después hablamos

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2524 veces.



José Ovalles


Visite el perfil de José Ovalles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas