"El arado y el mar"

El teléfono del PSUV para denunciar infiltrados conduce al fascismo...detengamos la locura

La tentación fascista es un peligro que amenaza a todo intento revolucionario, la línea que los separa es tenue. La Revolución es un acto de creación de un nuevo mundo, un profundo evento de amor a la vida, opera con una "ética especial", otros métodos, otras metas: el humano, la vida por sobre todas las cosas. La ética revolucionaria es de riguroso cumplimiento, cualquiera infracción tuerce el proceso al fascismo.

En la Revolución se pisan arenas movedizas, el ataque a la burguesía sólo se justifica si es para construir el mundo nuevo, el hombre nuevo, debe hacerse con absoluto respeto por la vida, por el amor. Es, como diría Martí, “la guerra necesaria”, “la guerra sin odio”. Esta condición, que parece paradójica, es vital para mantener el rumbo, para no desviarse

Todas las Revoluciones que han fracasado violaron estos principios éticos, quebrantaron lo que podríamos llamar los "Derechos Revolucionarios de la Vida": a la disidencia la fusilaron, exiliaron, calumniaron, tomaron el camino fácil de la represión, de aplastar las ideas. Olvidaron que los medios prefiguran el fin, que no todo medio lleva al objetivo revolucionario, que no todo ataque a la burguesía es revolucionario, que el trato a la disidencia determina la calidad de la Revolución. Al minar la ética revolucionaria, se transformaron en un monstruo que pereció en su propia infamia.

Aquí, entre nosotros, hierve una discusión que se expresa diversa, crece a veces en respuesta a los pasos del gobierno, a veces en el vacío que deja la falta de discussion. Es la expresión de diferentes ideologías, visiones, que pueblan la Revolución. Frente a este paisaje rico en pensamiento, en ideas que florecen cada una en su estilo, con sus posibilidades de expresión, el gobierno apela a la represión, por ahora verbal, pero tomando ya rumbo hacia acciones preocupantes por su claro tinte fascista. Comenzaron con acusaciones de traición a troche y moche (viejos chavistas sufrieron el calificativo), luego imputaron de lo que se les ocurrió a la disidencia, cerraron programas, persiguieron las voces discordantes… nadie dijo nada, todos callaron. ¿Cuándo hablarán? ¿Cuando ya todo esté consumado, cuando el fascismo se instale sin retorno?

Un ejemplo alarmante es éste de la creación de un teléfono, un correo electrónico para denunciar, combatir a los infiltrados, a los divisionistas. Así lo presenta y lo justifica la dirección: "El enemigo que más nos hace daño es el enemigo interno, el infiltrado, el quinta columna, el que se disfraza de chavista y no es chavista", dijo el gobernador del estado Carabobo, Francisco Ameliach, durante su programa en la radio pública RNV. De esta manera, la lucha ideológica interna, que enriquece a todo partido, entre nosotros se transforma en una cacería electrónica de brujas, basta tomar un teléfono y denunciar lo que le parece a alguien un enemigo interno, un infiltrado, para que sobre él caiga el “estado general de sospecha” y la condena de un oculto tribunal de la inquisición.

En lugar de abrir canales a las discusión interna, promoverla, encauzarla, se azuzan las bajas pasiones. Pensemos adónde nos lleva este camino, qué crueldades nos esperan en el futuro, qué ensañamiento será justificado por este monstruo que apenas germina, cuánto falta para que aparezca el "Comité de Salvación Pública".

A qué clase de mentes se les ocurre resolver una lucha interna de esta forma, como si el partido se tratara de una familia de la mafia, y lo que es peor, qué clase de partido estamos construyendo que acepta sin chistar este absurdo, que clase de cobardía está creciendo entre nosotros. ¿Donde están los organismos de base, las mentes claras de la dirección nacional, de las direcciones regionales, que nadie protesta? ¿Cuándo lo haremos? ¿Cuando ya el fascismo nos haya convertido en miedo, cuando escribir un artículo como este signifique la condena a quién sabe qué ruindad?

La dirección, el gobierno revolucionario, debe parar esta locura cuando todavía hay tiempo. De no hacerlo, todos seremos culpables de los horrores que permitimos.

"Y para el cruel que me arranca el corazón con que vivo, cardo ni ortiga cultivo; cultivo la rosa blanca". (Martí)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5634 veces.



Toby Valderrama y Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a198570.htmlCd0NV CAC = Y co = US