Así se molesten, el Toby Valderrama saltó la talanquera hace rato

Le escribimos al payaso del circo (que no es el único ni el dueño) y la cosa le dio nauseas al enano. Así ha sido siempre, los que hacen causa común contra cualquier proyecto que pretenda dignificar a un pueblo se respaldan entre sí y unos a otros se ayudan para crearse la imagen que más les interesa mostrar… la del engaño.

Allí está como ejemplo histórico como actuaron los que se disfrazaron de patriotas para traicionar a Bolívar, los que planearon el asesinato del bravo Zamora, los ”revolucionarios” que le abrieron las puertas a Pinochet en Chile; los que terminaron militando en la contra nicaragüense; buena parte de la gusanera ”mayamera” y pare usted de contar.

Les dolió (a los menos) que afirmáramos que Toby Valderrama recorre el mismo camino del viejo Miquilena; camino en el cual los acompañan, esgrimiendo casi los mismos argumentos, enanos de la talla de Ismael García, Gabriel Puerta Aponte, Carlos Melo y tantos otros.

Apelan en su contraataque a su condición dizque revolucionaria y a su derecho a denunciar lo que no está bien. Nos creen pendejos que pueden tragarse la versión de que porque tuvieron un supuesto pasado revolucionario, seguirán siendo revolucionarios toda la vida. Como si no supiéramos de la existencia de sujetos como Teodoro, Américo, Pompeyo y mejor no seguir con esa larga lista.

Dijimos que el Toby era enemigo de esta revolución y hoy lo reafirmamos así se molesten los enanos. Con el cuento de la autocrítica, que para él no pasa más allá de montarse en un auto a hablar pendejadas de los demás, nos quiere hacer creer que está haciendo uso de la conciencia, cuando en realidad atacan la revolución en momentos que tiene dificultades, intentando abrirle un boquete por el cual se cuele la derecha y nos retorne a la oscuridad.

¿Que Toby no es el vendido de Gabriel Puerta Aponte? Así será… pero como se parece.

Veamos una de las más simples críticas que GPA lanzó contra Chávez en nombre de la izquierda y el socialismo:

“Chávez tiene un ropaje socialista con fines autocráticos… quiso destruir la izquierda y en eso también fracasó. Es su propósito, pues desde el punto de vista de clase ha enriquecido a la oligarquía financiera. Su carácter de clase está claro… El gobierno de Henrique Capriles Radonski proporcionará mejores condiciones para todos los venezolanos, lo cual, sin pretenderse socialista, hace más eficientes las luchas, desmitifica la mentira chavista y promueve la unidad de los factores de izquierda”

¿Tienen alguna diferencia esas palabras en contra de Chávez y la Revolución Bolivariana con estas que lanza el Toby en los actuales momentos?

“La revolución está en peligro de pasar a la historia como un sarcasmo de Socialismo, una nueva frustración para los humildes, un nuevo triunfo del adequismo. Por ese camino terminaremos en ese bodrio, refugio del reformismo internacional, que es la internacional socialista, seremos uno más de la estafa a la humanidad”

Es verdad que aún no sale a decir que la opción es Capriles o María Corina, pero les abona el terreno.

No, no vamos a caer en la trampa de responderle a mandaderos: sabemos muy bien cual es el verdadero enemigo para perder tiempo cazando moscas. Estamos claros en la estrategia que siguen de definirse como “chavista crítico” para sembrar dudas y desesperanza en las filas revolucionarias y abrir así las brechas por las cuales se cuele la reacción.

A estas alturas es pecado mortal, comerse el cuento de un despechado que hace rato saltó la talanquera.

Que se molesten los enanos del circo, que los payasos hagan monten su teatro; seguiremos haciendo nuestro trabajo para que no logren lo que ya intentó Teodoro, Pompeyo, Ismael y sus segundones.

La historia nos dará la razón de que el Toby y quienes le defienden terminarán formando filas en la derecha venezolana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5654 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor