No seamos tontos útiles

Se prepara la gran militancia roja del PSUV para su Tercer Congreso, hecho que esta simbólicamente marcado por un acontecimiento diferente de los anteriores: la ausencia del líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez. Nuevos retos nos planteamos en medio de la turbulencia esquizofrénica de un factor de la población venezolana que busca desestabilizar no solo al gobierno del Presidente Nicolás Maduro sino al proceso revolucionario que transitamos desde hace 15 años. Desde mi humilde óptica son dos cosas distintas pero íntimamente vinculadas: una es el gobierno y otra es la revolución. La oposición ha entendido que si logra desestabilizar al gobierno venezolano, logra a su vez desestabilizar la revolución, y la revolución bolivariana y venezolana es hija del Comandante Supremo Hugo Chávez. Y la oposición hoy en día no está interesada en ver caer al gobierno sino en destruir totalmente la obra de la revolución, destruir lo emblemático de un proceso transformador que se gestó en el pueblo, que se transformó en millones y que visualizó a las grandes mayorías olvidadas y abandonadas por el pacto bipartidista adeco-copeyano que gobernó Venezuela durante 40 desastrosos años. Están enfocados en borrar de la memoria del pueblo el reconocimiento sabio que millones de venezolanos hicieron del pasado oscuro que constituyó la democracia representativa, con sus caravanas de muertos y desaparecidos, con las más aterradoras violaciones de los derechos humanos, con la corrupción enquistada en el centro del poder, pero sobre todo con el olvido total hacia las grandes mayorías abandonadas en la pobreza más desproporcional en medio de un país tan rico.

Ya intentó la oposición mediáticamente tratar de que el pueblo asumiera la muerte del Comandante Hugo Chávez como el fin del chavismo y de la revolución. Por ello cuando en abril de 2002 quisieron desaparecer a Chávez, y los planes de magnicidio que se develaron constituían esa tesis de: muerto Chávez se acaba el chavismo. Pero ésta oposición también ha pecado de falta de intelecto y de que a pesar de que sigue cometiendo los mismos errores no hace de los errores una escuela y no aprende. Lo decía el Comandante Chávez: “Ya yo no soy yo, yo me encuentro transformado en millones”, es hoy en día el pueblo venezolano un ejército de hombres y mujeres que si bien pudiese haber críticas hacia el gobierno, jamás permitiría este pueblo la caída de la revolución bolivariana. Hemos entendido profundamente que la única vía para salir como país como nación en prosperidad es por la vía del socialismo y de la revolución. Chávez nos enseñó lo que es el socialismo porque ya el pueblo había vivido los desastres del capitalismo y de su hijo el neoliberalismo salvaje que galopó en América en las décadas del 80 y del 90. Capitalismo que nos llevó a los días de febrero del 89 del Caracazo con su paquete de medidas económicas, Capitalismo que obligó a un grupo de militares a revelarse contra un gobierno déspota que estaba de espalda al pueblo. El pueblo en 1998 votó por la única opción que en el tarjetón electoral existía diferente, porque el resto de los candidatos era “más de lo mismo” y hoy en día esas opciones políticas electoreras de la oposición siguen siendo “más de lo mismo”. Son las mismas políticas, las mismas propuestas y recetas económicas que ya el pueblo rechazó y condenó electoralmente durante 15 años, el pueblo sabe y conoció muy bien lo que es capaz de hacer el capitalismo y el neoliberalismo salvaje. Son en algunos casos hasta las mismas caras las que representan ese oscuro pasaje de nuestra historia contemporánea marcado por muerte, hambre, miseria, calamidad, era el pueblo un vulgar preservativo del que solo se acordaban cada cinco años cuando había un proceso electoral, y ya usado se desechaba.

Hoy en día buscan esos factores desestabilizadores de la oposición acabar con el gobierno del Presidente Nicolás Maduro para así a su vez acabar con la revolución. Es a través de la guerra económica que enfrentamos: el acaparamiento, el sobreprecio, la escasez, el contrabando quizás que buscan originar un “Caracazo” como el del 89, solo que el pueblo es sabio y paciente como dice la canción de Alí, el pueblo leyó muy bien el escenario de aquel febrero del 89 y sabía que la crisis que vivían era producto de unas medidas asumidas por el gobierno de turno de CAP. Hoy es distinta la historia: grupos económicos poderosos conspiran contra el pueblo, redes de mucho poder económico ilegal se unifican para sabotear, algunos empresarios se prestan al juego sucio y bajo, todo esto con un solo fin: buscar que el pueblo se lance a la calle a protestar contra su gobierno y así atentar contra la revolución, y poderle decir al mundo: fracasó la revolución bolivariana. Buscan por los medios de comunicación social manipular masas, y que esas masas salgan a la calle a protestar contra el gobierno. Si analizamos los últimos discursos de los voceros de la oposición hablan es del Gobierno de Nicolás Maduro, no hablan de la revolución. Atacan es al gobierno, no quieren atacar la revolución. Buscan fracturar esa unión umbilical, que a pesar de que son dos cosas distintas la una es consecuencia de la otra, la revolución y el estado es causa y efecto. Con el Comandante Chávez era distinto: el ataque era contra la revolución porque Chávez era ese enlace representativo, esa única cabeza visible de ambos aspectos: estado y revolución. Y la oposición ha entendido que el venezolano se encuentra involucrado en la revolución está en las misiones, en la calle con el poder popular, en las obras del gobierno, en las viviendas etc. Ahora atacan al gobierno para debilitar la revolución. No seamos tontos útiles.

 

@jesuszambranou

chaseb01@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2552 veces.



Jesús Adolfo Zambrano Urbina


Visite el perfil de Jesús Adolfo Zambrano Urbina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Adolfo Zambrano Urbina

Jesús Adolfo Zambrano Urbina

Más artículos de este autor


Notas relacionadas