Tenemos muchos revolucionarios, pero muy pocos como Ricaurte

La Justicia del pendejo tarda, tarda y sigue sin llegar

Y así se irán pirando, vendrán sus relevos, y el pueblo pendejo seguirá poniendo los muertos. ¿No será que buena parte de los no chavistas tiene razón al sospechar que esta Justicia nuestra es tan lerda o más como la de los puntofijistas, porque, contando con tantas y pesadas evidencias, sólo ponen presos a los más pendejos de la partida?

Veamos: Tanta alharaca, tantas supuestas pruebas derivadas de las investigaciones serias, científicas, creíbles, con mucho peso jurídico dicho por los propios expertos involucrados en esas investigaciones y denuncias, pero sin contarse con la mano que pueda ponerles el ejecútese con la brevedad bélica que los actuales sucesos lo ameritan.

Puesto que, si no termina en nada este paquete de dimes y diretes cívico-burocrático, no sólo seguirán amparados en su impunidad o intocabilidad por parte de “pendejos, ahora metidos a poderosos”, como una suerte de injuzgables e inapresables que disfrutan por su sola condición mantuana, y, de pasapalos, tampoco indemnizarían los daños millonarios daños patrimoniales públicos y privados que han dejado tras de sí. Ya que al fin y al cabo   es un patrimonio   de los pendejos que aquellos no tendrían por qué reconocérselos.

Ahora que, dándole al gobierno el beneficio de la duda: el Presidente Maduro (NMM) dejó entrever que, en caso de fugas al exterior de delincuentes y verdugos de alto rango, se podría contratar bufetes extranjeros para que sean ellos, allá lejote, quienes  incoan las demandas correspondientes, habida cuenta de lo difícil que es en nuestro país hallar abogados que le echen bolas de verdad, verdad, y decidan dejar el pellejo en el camino de verdaíta, verdaíta, aunque sólo sea para  sacarles tremendo billete  a los poderosos del caso.

Si en algo son “honestos” los gringos es en sacarles dórales a quienes los tengan a través de juicios legales y legalitos.

Una cosa es clara y debe ser clarísima. Son muchos los amedrentados ejerciendo la Justicia, esto incluye fiscales en general. Se sienten inseguros; también los  contralores,unos por estar amenazados, ellos, directamente, o sus familiares, otros porque intuyen que si esto no termina bien, les pasarían factura. No corren riesgos, pero tampoco dejan que otros los asuman. No son precisamente Ricautes, ni Danilos, y por eso flaquean, se muestran ultraelásticos ante los apellidados y la alta burguesía moderna, y criolla,  y parasitaria, y narcoindustrial, y cadivista,  y en esa tolerancia cogen cola sus serviles verdugos.

También debemos reconocer, que son muy pocas las personas revolucionarias que no cargan en sus mentes esa pesada carga de alienación servil y de respeto innato a hacia los actuales descendientes de viejos mantuanos. Ellos, entre sus antepasados, muchísimos fueron sirvientes incondiconales de esa tribu hoy llamada oligarquía con más de 5 generaciones lineales acaparando  todos los privilegios nacionales..



[1] Véase, por favor: http://www.aporrea.org/actualidad/a114665.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1219 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: