Las Comunas en la economía venezolana

Hablar de capitalismo y socialismo es aludir dos modos de producción contrapuestos. Por la forma en se producen los bienes, se convierten en sistemas económicos en extremo contradictorios. La explotación de la fuerza de trabajo, con un precio determinado, la convierte en mercancía para generar capital y riqueza que usufructuará y controlará un reducido grupo social dueño de los medios de producción. Esta premisa permite explicar  de manera sencilla, la razón de la pobreza de millones de trabajadores. El socialismo está basado en el bienestar colectivo, donde la mercancía tiende a desaparecer para darle paso a un intercambio y distribución sin limitaciones en el poder adquisitivo.  Los medios de producción en este caso serán propiedad colectiva. Por lo que las comunas deberían ser expresión fidedigna de este sistema.

¿ES POSIBLE LA EXISTENCIA DE COMUNAS?

La comuna  como expresión de una estructura política de poder horizontal e incluyente, se convierte hoy día en la médula para enrumbar el camino del Socialismo que se quiere construir en Venezuela como contraposición al capitalismo. La participación de las comunidades, es un elemento de ruptura con la tradicional y corroída cimiente del poder burocrático y  excluyente. Las experiencias de las comunas, su desarrollo y consolidación en Venezuela para transformar, será posible solo en el marco de una economía hibrida que sustente una relación económica más humana. El capitalismo sembró sus estructuras en Venezuela y  Latinoamérica bajo lazos de dependencia y atraso, que impiden en la práctica crear otras distintas sin derrumbar violentamente las ya existentes para desplazar las relaciones de explotación y la desigualdad.

 La comuna en la actualidad se convierte en un escenario organizacionalpara hacer más eficiente la productividad y el control social, pero en las actuales circunstancias no es un instrumento de desaparición del capitalismo. La organización del país, su desarrollo productivo y la disminución de las importaciones a su máxima expresión, representan elementos sustanciales para dar el salto hacia un nuevo orden interno, donde la nueva geometría  del poder, expresado en las comunas, sea la medula de una sociedad disciplinada y pacífica.

La mundialización de la propiedad privada como estimulo al progreso y desarrollo, ha disipado iniciativas reales para terminar con el poder constituido bajo las condiciones del capitalismo, establecidas en las mismas entrañas de la sociedad venezolana. El sendero al socialismo exige condiciones internas e internacionales favorables. El capitalismo está en crisis pero no vencido, este se reacomoda y revive ajustándose a los nuevos tiempos. Un mundo mejor es posible, en un mundo diferente, cuando las clases sociales desaparezcan y los derechos humanos sean respetados, esto implicaría el desarrollo de las sociedades con justicia social, con la destrucción de la lógica del capital y ubicando al ser humano como eje central de la dinámica productiva.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2694 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: