Urge la limpieza del proceso bolivariano

La revisión necesaria

Venezuela está viviendo, desde hace 14 años, un proceso de cambios en lo político, económico, social, cultural, administrativo e institucional que, a estas alturas, aunque no me atrevo a calificarlos de revolucionarios en su totalidad, integralmente es el más importante movimiento renovador de la democracia social de América Latina, desde la Revolución cubana iniciada en 1959. Y como cualquier sociedad, amerita de revisiones periódicas, sucesivas, recurrentes, de sus cuadros de dirección; con mayor razón ésta, que tiene la gran responsabilidad de atender las expectativas de los pueblos redimidos de la Patria Grande. La Teoría Revolucionaria, que los más genuinos representantes del marxismo – leninismo: Rosa de Luxemburgo, Trotsky, Antonio Gramsci, Mariátegui, el Ché, Fidel Castro; y del latinoamericanismo y la teología y la filosofía de la liberación de Helder Cámara, Frei Betto, Enrique Dussell, pasando por los aportes de nuestro nunca suficientemente ponderado Ludovico Silva y, por supuesto, de nuestro máximo líder y conductor, Hugo Chávez, todos ellos sugieren y exigen la revisión continua y permanente de las estructuras de poder y de dirección de los partidos llamados a hacer la revolución y a construir la sociedad democrática, la sociedad socialista que, en nuestro caso particular, es el “socialismo bolivariano”. Valga aquí la expresión del Libertador Simón Bolívar: “La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo, en un mismo ciudadano, el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía.” Afortunadamente, esas repetidas elecciones son una constante en la Venezuela Democrática de hoy.

La ética como praxis de la política

Esas sabias palabras en el contexto del Discurso de Angostura vienen al caso para reflexionar acerca de la necesidad de revisar con equidad y justicia las más altas autoridades del Gobierno Nacional y del partido, quienes, con excepción del Presidente de la República, deben ser objeto del oportuno tratamiento revolucionario a la hora de evaluar periódicamente sus cargos; en especial, cuando su gestión se pone en entredicho; sean éstos ministros, gobernadores, presidentes y/o directores de empresas e instituciones del Estado, no premiados con otros cargos o embajadas, en una especie de “enroque”, que no hace sino prolongar y profundizar la ineficiencia, la ineficacia y la corruptela. La salida o destitución de gobernadores corruptos como Manuel Rosales, Manuit, Carlos Giménez, David De Lima, son ejemplos de decisiones pertinentes y justas.

La ética, en el ejercicio de la política, tiene que ser el norte del proceso de cambios que se opera en Venezuela. Empezando por la renovación del pensamiento creador del pueblo “chavista”, la aprehensión de los más altos valores expresados en la Constitución de 1999, que en su artículo 2° ordena la construcción de: “...un Estado democrático social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y, en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”.

Del MVR 200 de 1998, al PSUV de 2013. Oportunistas y arribistas como quinta columnas de la burguesía entronizada

¿Puede avanzar exitosamente un proceso de transformaciones profundas como el venezolano, sin sufrir depuraciones periódicas de su aparato dirigencial, de sus cuadros medios, de los dirigentes que devienen en oligarcas al poco tiempo de acceder a los cargos de dirección? El PSUV, heredero del MVR200, partido éste que llevó a Chávez a la presidencia en 1998, es una organización “aluvional”, conformada en buena parte por cualquier cantidad de arribistas, oportunistas, politiqueros de oficio que, ese año de las elecciones, ante el derrumbe de sus organizaciones políticas (léase: AD, COPEI, Convergencia, MAS...), migraron hacia el MVR en procura de perpetuarse en sus cargos públicos; y, por cierto, lo han logrado. Conozco algunos de estos “bichos” que aquí en el Zulia “compraron puestos salidores” para acceder al otrora Congreso Nacional, y otros para su accésit a la Constituyente. Y así cumplieron uno y dos períodos en la Asamblea Nacional, y hasta han sido postulados para el Tribunal Supremo de Justicia, han disfrutado de embajadas, y cuidado si hasta de Encargadurías de Negocios, cargos consulares, vice ministerios y/o curules en el Parlamento Latinoamericano.

Algunos de ellos, rechazados en sus regiones por los votos populares, han sido premiados por el Gobierno Nacional en cargos importantes; el pueblo los conoce y me atrevo a asegurar que las altas autoridades del PSUV también. Varios de ellos, luego de haber sido designados y ejercido funciones diplomáticas, “saltaron la talanquera” (Gaviria y Portillo, entre otros) durante las 47 horas terroríficas de Pedro El Breve, en 2002. También ha ocurrido lo contrario: Eduardo Samán y Denis Roland, entre otros, revolucionarios y probos a más no decir, han sido defenestrados por asumir posiciones valientes en defensa de la pureza y profundización del proceso.

Los éxitos del proceso y el alerta del Comandante Presidente

Los éxitos en la política internacional, en la conquista de PDVSA para la distribución de parte de su renta entre todos los venezolanos, en la expansión y diversificación del mercado petrolero internacional, en la política de integración y solidaridad con nuestros pueblos hermanos de Latinoamérica y el Caribe, en la extensión y profundización de la educación y la salud que se traduce en inclusión social y en saldar la gran deuda social que heredamos de la seudo democracia de la IV República, en la unificación de la Fuerza Armada Bolivariana, en la concienciación del pueblo llano venezolano, son logros que afianzan la fortaleza de las grandes transformaciones de la república. ¿Quién no reconoce que el ALBA-TCP, la UNASUR, la CELAC, Telesur, el Banco del Sur, el Sucre como moneda virtual, Petroamérica y sus variantes Petroandina, Petrocaribe y Petrosur, no son producto de la tenacidad, empeño y valentía del Comandante-Presidente? Esos logros no los podemos devaluar, al contrario, el reto es profundizarlos.

El recibimiento de los pueblos de Mercosur al presidente Maduro en su reciente gira, y en el acto de reasunción del presidente Correa, son demostraciones inequívocas de lo profundo que caló la preeminencia que como Estadista alcanzó el presidente Chávez en los países del continente latinoamericano. Por ello, es propicia la oportunidad para reivindicar el mensaje del Comandante Supremo del Proceso Revolucionario en su Propuesta para la Gestión Bolivariana Socialista 2013-2019: “.. No nos llamemos a engaño, la formación socieconómica que todavía prevalece en Venezuela es de carácter capitalista y rentista. Ciertamente, el socialismo apenas ha comenzado a implantar su propio dinamismo interno entre nosotros. Éste es un programa precisamente para afianzarlo y profundizarlo; direccionado hacia una radical supresión de la lógica del capital que debe irse cumpliendo paso a paso, pero sin aminorar el ritmo de avance hacia el socialismo”.

Estos logros del presidente Chávez, en su política exterior, que revolucionó no tan sólo el país, sino Latinoamérica entera y plenó de esperanzas a los oprimidos del mundo, tenemos la ineludible misión de intensificarlos.

Cuidemos los éxitos ante las amenazas de la ineficiencia y la corrupción. Revisemos los errores de nuestro proceso político

Los éxitos y aciertos de los 14 años liderados por el Comandante-Presidente tiene la mancha de “especímenes” arribistas y oportunistas de toda laya devenidos en diplomáticos, soslayando la multitud de jóvenes venezolanos que han pasado por las aulas de las Academias de Altos Estudios Internacionales, con la esperanza de hacer carrera diplomática. El presidente Maduro, que estuvo al frente de la Cancillería, sabe perfectamente de qué hablamos. Venezuela necesita hacerse de un Cuerpo Diplomático de envergadura, de vocación y de carrera, y eso sólo puede devenir de verdaderos profesionales que hayan cursado los estudios respectivos; como asesores y conductores tenemos nada más y nada menos que a expertos como Jorge Valero, Roy Chaderton Matos, Fermín Toro Jiménez y Reinaldo Bolívar, entre otros.

Otro capítulo por revisar en esta hora estelar de la república es el de funcionarios fracasados en ciertas gestiones que son premiados con cargos como los de presidentes de empresas, ministros de la más variada especie, quienes junto a muchos más que se mueven cual piezas de ajedrez, rotan en los diferentes ministerios y otras altas funciones. Algunos, como el general traidor Guaicaipuro Lameda, tuvo su pasantía en PDVSA; y alguien, cuya destitución fue exigida por incapaz al frente de responsabilidades en la gestión alimentaria, ya es Presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), donde seguro pondrá una torta mayor.

Claro que más de uno ha sido capaz de ejercer con eficiencia la gestión que ha sido llamado a cumplir, aunque otros, incluso, en cargos de menor rango, han fracasado en los mismos aunque han sido exitosos en el “engorde” de sus chequeras. Y en esto último hay que meter la lupa. La “DECLARACIÓN JURADA DEL PATRIMONIO”, al momento de entrar y dejar sus funciones, es una obligación legal y, por tanto, ineludible de todo funcionario con cierto rango en la Administración Pública, por lo que la Contraloría General de la República tiene mucho trabajo pendiente en este sentido. Y, por supuesto, la Contraloría Social debe y tiene que ser ejercida con todo celo por la ciudadanía consciente y revolucionaria que milita en el PSUV, en el Polo Patriótico y, más allá, por todo venezolano.

Urge, en consecuencia, repensar el proceso político venezolano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2021 veces.



César Prieto Oberto

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a166748.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO