Confusión, confusión y más confusión

Tomando palabras del comandante Fidel Castro “No creas Hugo que en Venezuela hay cuatro millones de oligarcas” Conocido los resultados de las elecciones del 2010. En consideración a las mismas queda más que demostrado que en nuestro país la confusión creada, orquestada y dirigida por los medios de comunicación privados y muy bien tutelada por organizaciones estadounidenses de derecha han dado sus frutos. Todo esto aunado a la mala gestión de algunos gobiernos municipales los cuales en muchos de los casos han hecho la diferencia. La batalla mediática ha sido tan pero tan eficiente que muchos de nuestros propios militantes han caído bajo la influencia de estos mensajes muy bien diseñados desde todo punto de vista, para crear confusión, distracción y zozobra, en esta batalla mediática se han aplicado desde los más viles recursos de la propaganda negra, como la usada en la Plaza Verde de Trípoli la cual fue montada en Qatar para hacer ver que los “rebeldes” libios habían tomada ya la capital Libia, hasta estas u otras cosas que han sido usadas para crear un ambiente de confusión cada vez mayor entre los venezolanos.

Pasando por el sabotaje eléctrico, el acaparamiento de alimentos y bienes de consumo masivo, la operación morrocoy en las instituciones públicas ya exacerbadas por la burocracia algo cuasi imposible de superar, entre otras que se han convertido en un rosario de vicios creados, sostenidos y difundidos en “democracia” y continuados en revolución, lo cual sigue causando malestar en nuestras filas y también fuera de ellas.

Los ensayos, experimentos y aberraciones mediáticas que han sido aplicadas en nuestro país con toda la saña posible, han alcanzado niveles inimaginables y todo esto sin tener o dar una respuesta cónsona y contundente de parte del gobierno, que impávido responde de forma espasmódica y sin resultados definitivos que terminen de dar al traste con esta campaña, que ya dejo de ser una campaña mediática cualquiera para convertirse en una batalla diaria y muy bien dirigida a los sectores más vulnerables, de menos preparación intelectual e ideológica, quienes terminan por multiplicar y hacerse eco de estas sin ni siquiera tomarse un minuto para reflexionar al respecto, pues hasta en eso no hemos dado la suficiente formación que pueda enfrentar estas y otras situaciones que a diario se ven y se oyen a través de los medios de comunicación de la derecha.

Los que de forma orquestada muy bien articulados (prensa, radio y TV) emiten opiniones y crean matrices cada vez de mejor factura, lo que hace dudar hasta las personas de mejor preparación universitaria y bien identificadas con nuestro proceso, esta cantaleta mediática dejo de ser un simple juego para convertirse en una verdadera guerra comunicacional a la que nosotros tímidamente damos respuestas por nuestros medios, gracias a algunos programas como “Cayendo y Corriendo” y la misma “Hojilla” hoy vulnerada y casi destruida a raíz de las recientes grabaciones presentadas por la oposición, lo que a propósito ha generado una fuerte sensación de duda en quienes al lado del Comandante han cumplido muy importantes cargos y roles que sin duda alguna han dado tributos al proceso pero que desde la perspectiva del ciudadano común, aquel quién vota, la intriga y la duda deja una marca no menos profunda que superficial, lo que para próximas elecciones costaría otra cuota mas de electores que ya confundidos tornarían su alternativa a aquellos que solo buscan el poder como un fin y no como un medio para alcanzar la mayor suma de felicidad posibles para las grandes mayorías y los sectores más necesitados del país, el control de daños no será nada fácil solo hechos bien concretos y bien visibles podrían echar por tierra con estas acciones disuasivas que solo buscan crear una imagen de división en las más altas esferas del movimiento bolivariano y de una galopante corrupción, la cual hemos condenado y tratado de acabar.

Ahora más que nunca la tarea será más difícil de realizar, convencer a los jóvenes que nacidos en revolución o aquellos que crecieron en ella salgan a defender logros que para ellos no significaron gran sacrificio y que son algo cotidiano, será mucho más cuesta arriba, crear en ellos esos niveles de conciencia de clase que lleve a la revolución a ese punto de no retorno deseado es cada día más lejano para algunos. Solo verdaderos sacrificios de las esferas de poder gubernamental podrán verse como una sincera actitud de entrega a la revolución lo cual se pueda percibir como una solida disposición a hacer los sacrificios máximos y así devolver a nuestro proceso el rumbo esperado y la dirección correcta. Las tareas del gobierno serán a mi forma de ver las siguientes, cuidando este orden de acuerdo a su importancia.

1.- Garantizar la plena y verdadera soberanía alimentaria y de bienes de consumo masivo, quedo demostrado lo frágil que puede ser el hecho de no contar con uno de los rubros más solicitados como lo es la harina de maíz precocida y todo esto acompañado con una buena y muy bien dirigida campaña de consumo alimenticio adecuado.

2.- Asegurar bajo cualquier condición el suministro de energía eléctrica y decretar la producción, la distribución y el uso de la misma un asunto de seguridad de estado y por lo tanto aplicar todo el peso de la ley a quienes promuevan, incentiven o produzcan sabotaje en cualquiera de sus procesos.

3.- Incrementar los planes de vigilancia y control de la seguridad ciudadana en lugares de mayor riesgo y con mayores índices de criminalidad y así atacar en los lugares donde el crimen y la inseguridad de ha convertido en algo rutinario.

4.- Crear una Misión que combata la especulación, la usura y el acaparamiento, es evidente que los organismos institucionales se ven desbordados o simplemente inútiles ante tanto abuso por parte de algunos comerciantes inescrupulosos desde las cadenas productivas, de distribución y comercialización, lo cual está castigando el ya reducido salario del venezolano común.

5.- Convertir al partido en el sitio donde los venezolanos podamos ir y por lo menos encontrar respuestas a nuestras inquietudes y problemas sin que este se convierta en una agencia de colocaciones u oficina de empleo pero el lugar donde equipos multidisciplinarios puedan dar respuestas y orientaciones a todos los que lo necesiten y salir de allí para el lugar donde pueda conseguir solución definitiva y real a sus problemas, el partido debe dejar de ser solo un recurso electorero o una maquinaria que solo se activa en o durante procesos electorales.

A pesar de contar con el SIBCI debemos activar programas de formación comunicacionales que trabajen allí en la calle con la gente que sepan cómo abordar situaciones que a diario se convierten en maquinas mata votos. Ya el termino revolución dentro de la revolución está muy trillado pero creo que ya es el momento para empezar a hacer de esto una realidad palpable y tangible, no podemos continuar engañándonos, la batalla comunicacional la estamos perdiendo y si no cambiamos esto, en muy poco tiempo pasaremos de ser gobierno a oposición y esto no solo nos costara perder el poder, esto significa perder muchas de las cosas ya alcanzadas, si la derecha retoma el poder volveremos al oscurantismo capitalista y neoliberal, nuestras exigencias serán respondidas con desapariciones y muertes selectivas, no nos estaríamos enfrentando a un gobierno adeco o copeyano cualquiera estaríamos retrogradando hacia el fascismo más oscuro, como en los tiempos de las camisas negras de Mussolini.

Hoy más que nunca es el momento de ponerse las botas, es momento de arremangarse las mangas y ponerle el pecho a esta revolución, sino lo hacemos ahora nuestros hijos y nietos nos lo reprocharan, de nada habrá servido los sacrificios, de nada habrá servido todo el trabajo hecho, de nada habrá servido el esfuerzo de muchos desconocidos y anónimos que hasta sus vidas han dado para llegar hasta este punto, no podemos por culpa de algunas elites e infiltrados dentro de la revolución perder todo el sacrifico que el Comandante hizo por todos nosotros y pagar con la indiferencia como si no nos interesara todo lo que una vez NO teníamos y que hoy tenemos, no se puede ser tan malagradecido y botar por la borda todo el sueño Bolivariano, Zamorano y Robinsoniano de igualdad, libertad y soberanía que el Comandante revivió, dio forma, color y densidad para ahora perderle por quienes solo buscan convertir al país en una colonia y en el patio trasero de uno de los gobiernos más corruptos e inmisericordes del mundo, un país que solo lleva explotación, contaminación y muerte donde quiera que llega, con la excusa de la libertad y de la democracia, es momento de abrir muy bien los ojos y no permitir dejarnos engañar por quienes solo quieren su bienestar a costa del sufrimiento de las mayorías, aun estamos a tiempo pero ahora más que nunca en momentos aciagos es cuando la Unidad, la Disciplina y la Lealtad son necesarias, aun estamos en batalla se ha perdido terreno es verdad pero estoy seguro que ese terreno puede ser recuperado. “La lealtad es parte de una trilogía de virtudes militares y humanas que sustentan a la fuerza armada y que constituyen su lema: DISCIPLINA, HONOR Y LEALTAD.”

“Nuestras discordias tienen su origen en las dos más copiosas fuentes de calamidad pública: la ignorancia y la debilidad”. Simón Bolívar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2344 veces.



Fernando V. Pacheco M.


Visite el perfil de Fernando V. Pacheco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Fernando V. Pacheco

Fernando V. Pacheco

Más artículos de este autor