Por si no se había enterado, estamos viviendo tiempos de revolución

Todo proceso que busca transformación, casi siempre tarda en llegar y cuando se llega, prácticamente es que comienza. De allí que con toda razón, algunos nos preocupamos cuando sentimos que el proceso que denominamos revolución no avanza con el ritmo que se aspira.

Lo cierto de todo esto, es que no es fácil construir, hacer y concretar en actos palpables una revolución, ya que de su propio seno está presente la lucha de contrarios, referida a algo que debe desaparecer para que surja de su seno lo nuevo que debe nacer.

Es decir, las revoluciones y de esto no escapa la revolución Chavista, tiene como hemos podido observar en estos 14 años, sus altos y sus bajos, e incluso estancamientos, y ello quizás porque el sujeto real que ha debido tomar la conducción de este proceso, por lo visto aún no termina de definirse.

En verdad no se sabe si es la clase obrera, o la clase media o si por el contrario el llamado poder popular, y porque no, quizás bien podría llegar a ser un colectivo de cuadros con capacidad de meterles el hombro, siendo capaces de hacer las veces que un solo hombre con su palabra y ejemplo pudo mantener por más de una década.

Ahora bien, desde mi visión, considero que lo que está aconteciendo en estos tiempos no es el fin del proceso, por el contrario la arremetida de la derecha fascista, si la sabemos manejar y evitar caer en su juego, sobre la marcha la revolución va salir fortalecida, es decir victoriosa, pero para que eso sea así, tenemos que percátanos y entender que la patria vive tiempos de revolución; y eso en mi parecer, es lo mejor que nos pudiese estar sucediendo. De manera que de la confrontación por dolorosa que élla sea, es la única forma que el proceso revolucionario chavista, capture posiciones que aún se mantienen bajo control de la derecha fascista. Por eso os digo, cuidado y desperdiciamos estos instantes en que el proceso está viviendo en plena revolución.

Saber y entender, es decir estar enterados que la derecha se la está jugando, que está haciendo todo lo posible por desestabilizar y por esta vía busca salidas de fuerza, no ajustadas al estado de derecho; necesario e importante entender la coyuntura; entonces como dice el dicho, no estar desprevenidos y por lo tanto coadyuvar a reimpulsar el proceso que con tanto amor y pasión nos lego el comandante supremo.

Igualmente pienso, sin menos preciar indudablemente al imperio yanqui, quien no espabila un segundo para implementar sus andanzas e intervencionismo; de manera tal que reitero, lo mejor que le puede estar pasando a la revolución, es que los gringos de la Casa Blanca, estén desconociendo el veredicto del Poder Electoral Venezolano, ya que éllo, pone al descubierto a que intereses obedecen los fascistas amarillos que vendieron su alma a los que huelen a azufre allá en el norte; y porque además, ese afán de querer sacar del juego a quienes el pueblo soberano instaló en Miraflores democráticamente, reafirma que en verdad ésta, es una revolución antiimperialista, como la proclamo y concibió el comandante Hugo Chávez, lo cual honra y dignifica el proceso.

En concreto, lo cierto y verdadero de toda verdad, es que por encima de campañas llenas de mentiras en lo económico y político, propaganda disociadora que enfermó y asustó a mucha gente, así como desaparición de productos alimenticios y compra de votos con los dólares enviados por el imperio a sus lacayos aquí dentro de Venezuela; reitero, el pueblo patriota volvió a propinarles otra derrota, el recién pasado 14 de abril, cuando hizo con sus votos Presidente a Nicolás Maduro, hombre de pueblo que Chávez sugirió, para que tomara las riendas de la Patria Bolivariana, siempre junto y subordinado al pueblo soberano.

(*) Miembro PSUV-Táchira


macariosandoval@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1449 veces.



Macario Sandoval

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor