Chávez somos todos…y

Que noche larga, que amanecer pálido. Nuestro semblante anímico está trastocado, porque todo somos Chávez. Que ingrata hora te ha tocado, camarada Ernesto Villegas, de ser el heraldo de la información sobre el devenir en la evolución médica del Camarada Hugo Chávez. No te envidiamos, pero alguien debe hacerlo.

Estas aciagas circunstancias han estimulado todo el canallaje mediático que como bandada de buitres revolotean y excreta toda su insidiosa asquerosidad, alimentando el nauseabundo morbo de los que asumen esta situación con deseos de alegría. La vocería de la InMUDicia tratando de manera reiterada horadar la sensible psiquis del pueblo venezolano, sin distingo de credos teológicos, políticos y sociales. Esta jauría de hienas quiere crear una sensación de que ellos tenían y tienen la razón y no les importa la sensibilidad humana, sino el infeliz rédito para sus maquiavélicas pretensiones. Ese es su miserable trabajo: Esa es la miseria humana que ellos de manera ostensible y sin miramientos quieren a cada momento, en cada espacio geográfico y social pretender estampar, aprovechando el efecto en el afecto popular.

En estas horas, en estos momentos, en estas impresionables circunstancias es que el “Chávez somos todo” debe imponerse, debe actuar, debe prevalecer, debe en verdad ser así. El “Chávez somos todo” debe dejar ser una frase de identificación emocional y ser una consigna de verdadero cariz revolucionario tangible. El “Chávez somos todo” es una orden, un mandato, una misión, una responsabilidad, nuestro quehacer. El “Chávez somos todo” no debe ser solo una arenga que se grita en una marcha, en una concentración, en un discurso electoral de candidatos de pueblo; debe ser una fe de vida. El “Chávez somos todo” debe ser con lo que iniciemos el día en los organismos y empresas del estado, la palabras que debe insuflar nuestros mandos burocráticos revolucionarios en cada oficina gubernamental, en cada espacio laboral, en cada espacio vivencial. Y al que no le guste, que no esté. Y al que no la sienta como es, que se largue: Ya basta de contemplaciones con los que insultan tanto al Camarada Chávez como a este proceso profundamente humano y reivindicativo y del que se han beneficiado hasta la saciedad. Y no solo estos y estas individualidades y grupúsculos, que con su pérfido y farsante actuar parecen estar de fiesta. Hay que sacudir a aquellos a los que la revolución les dio la oportunidad y responsabilidad de dirigir los espacios de la administración pública y han sido permisivos y protectores con todos estos y estas canallas que vitorean sin escrúpulos el doloroso periplo del camarada Chávez. Hasta cuando no joda, hasta cuando joden, hasta cuando los dejamos joder.

Esta hora a pesar de que como humanos y sobre todo arraigados con este proceso nos sentimos con una carga emotiva más perceptible, no debe ser una hora menguada, ni un tiempo de asechanza o venganza pero tampoco de blandenguerías. Es una hora que aunque se perciba un poco tardía por acciones que dejamos de hacer o actuar, es la hora de proteger, afianzar y acrecentar un verdadero talante CHAVISTA, porque este proceso de nuestra inédita revolución bolivariana socialista, es CHAVISTA camaradas, CHAVISTA..

Sin Chávez no hay Revolución, porque Chávez es la Revolución. Y Chávez somos todos.


cajucont@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1823 veces.



Carlos J. Contreras C.


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas