Contradicciones Ético Políticas y Combate Ideológico en el seno de los Círculos Bolivarianos.

Partiendo de las contradicciones de direccionalidad política que se han presentado en la Coordinación del Frente Nacional de los Círculos Bolivarianos en la segunda mitad del año 2004 y la primera mitad del año 2005, signadas por la presencia de un conjunto de practicas y de concepciones por parte de algunos militantes que pretendieron y aun persisten en desviar a esta organización, de los principios ideológicos, éticos, políticos, sociales, económicos y cívico-militares establecidos en sus fundamentos originales y posteriormente en el Primer Congreso Ideológico Programático efectuado el 15, 16 y 17 de diciembre de 2003 en la UBV y en el Velódromo Teo Capriles con la presencia del ciudadano presidente de la republica Hugo Rafael Chávez Frías. Nos vemos en la necesidad de exponer tales contradicciones públicamente para contribuir al proceso de discusión y de lucha ideológica que debe existir en todo movimiento serio, que pretende ser vanguardia revolucionaria dentro de este Proceso Bolivariano.

Para dar inicio a este análisis es conveniente partir de las premisas fundamentales que orientan la direccionalidad de los Círculos Bolivarianos en lo ideológico, político, organizativo, militar y en lo ético.

Como principios ideológicos: Se toman como fundamentos los aportes del pensamiento y la acción del Libertador Simón Bolívar de su maestro Simón Rodríguez y de Ezequiel Zamora general del pueblo soberano, las tradiciones revolucionarias del pueblo venezolano y se asumen como patrimonio ideológico la experiencia práctica y teórica de las luchas emancipadoras de nuestros pueblos hermanos de América Latina y del Caribe y los movimientos sociales y políticos revolucionarios por el socialismo que inscriben en sus banderas, la equidad, bienestar, riqueza de la vida, ambiente sano, la igualdad, fraternidad, libertad y autodeterminación de todos los Pueblos, comunidades e individuos del mundo, Se trata de un movimiento humano, solidario, ético, de vanguardia en el desarrollo sustentable y sostenible del país. Con alto grado de identidad, compromiso, coherencia, transparencia y autodeterminación. Es crítico, autocrÍtico y no tiene solidaridad automática con la ineptitud y la corrupción. Es un movimiento de organización social, con bases filosóficas sustentadas en lo más puro del ser humano. No está sujeto a la manipulación partidista con fines politiqueros o personales.

Desarrollo del plan político para la organización y participación social bolivariana 2003 - 2006:

CRITERIOS GENERALES Y CENTRALES DEL PLAN DE TRABAJO:

Apertura de las Casas Bolivarianas y su componente educativo Escuelas Bolivarianas del Poder Popular en todas las parroquias del país como espacios para: Formación ciudadana y conciencia social solidaria, concreción de la organización y participación ciudadana en la gestión pública, desarrollo de la autogestión y cogestión, contraloría social, formación permanente para el trabajo productivo, justicia social, descentralización desconcentrada, incremento de la producción, consumo de la producción interna, protección ambiental, justa distribución de la riqueza, rendición de cuentas etc. Impulsar la formación, dirección, organización y participación ciudadana, comunitaria y social dentro del proceso revolucionario bolivariano; la consecución de los recursos materiales, financieros y humanos para el alcance de sus objetivos; y el seguimiento, vigilancia, control y rendición de cuentas de la ejecución de sus planes y proyectos. En consecuencia, promover y fortalecer la organización desde los sectores populares, la formación ciudadana, política e ideológica, la conciencia social solidaria, la creación y desarrollo de valores y principios ético revolucionarios, el fomento de la memoria e identidad histórica y cultural autóctona, latinoamericana y universal; desarrollo del pensamiento crítico, de la unidad nacional y latinoamericana, la disciplina y la defensa de la revolución y refundación del Estado Bolivariano, como única vía para enfrentar los flagelos sociales de la inequidad y la injusticia social, que permitirán combatir la pobreza en cualquiera de sus formas, no solo entre sus miembros sino en la población venezolana en general; impulsar la participación ciudadana en la gestión pública, en la desconcentración, descentralización y transferencia de recursos a las comunidades organizadas, proponer ante los respectivos poderes públicos, ministerios, institutos autónomos, gobernaciones, alcaldías, autoridades municipales y parroquiales y cualquier otra autoridad administrativa, planes, programas y propuestas destinados al mejoramiento de los servicios públicos indispensables en la vida nacional en general; auspiciar y respaldar los medios de participación y protagonismo del pueblo en el ejercicio de su soberanía, en lo ideológico político, social, cultural, económico, organizacional y militar; asesorar y colaborar con las comunidades organizadas o en proceso de organización y participación protagónica directa, vinculante ciudadana, familiar, comunitaria y social, en la formación para la protección integral, atención y solución de necesidades, prioridades y servicios de la comunidad, tales como educación integral, salud integral, los derechos humanos, trabajo productivo, formación ciudadana consciente, política, ética, con identidad, para la convivencia en paz, seguridad alimentaría, laboral, jurídica, social, vialidad, acueductos, electrificación, infraestructura, urbanismo y transporte en general, comunicaciones, protección y saneamiento ambiental, cultura, recreación y deportes, todo ello sustentado en derechos y deberes ciudadanos; velar por la defensa de los intereses generales en la comunidad promoviendo la vigilancia, calidad de vida y contraloría social de la gestión pública; coadyuvar al fortalecimiento de los principios de equidad, justicia social y justa distribución de la riqueza que deben prevalecer en las actuaciones de las instituciones públicas y privadas; realizar actividades de socorro y ayuda en casos de desastres naturales, de apoyo social en general y muy especialmente en materia de salud, agricultura, ambiente, educación, cultura, y deportes, pudiendo además suministrar asesoría técnica y financiera a instituciones que se dediquen al logro de objetivos similares; contribuir al desarrollo de las instancias de atención ciudadana, la autogestión, la cogestión, las cooperativas, las cajas de ahorro, la empresa comunitaria y demás formas asociativas guiadas por los valores de la mutua cooperación y la solidaridad; incentivar en las comunidades agrícolas y rurales el incremento de su producción con miras a garantizar la seguridad alimentaría nacional y mejorar su calidad de vida, y en la población en general al consumo de la producción interna; contribuir al enaltecimiento y respeto a los símbolos patrios y a la imagen del Libertador Simón Bolívar, Ezequiel Zamora y Simón Rodríguez y todos los hombres y mujeres de Venezuela, Latinoamérica y del mundo que han lucha por el progreso y desarrollo de sus pueblos, así como a la difusión de la cultura popular y de nuestros usos, costumbres y tradiciones; contribuir a elevar el nivel de vida del pueblo venezolano y a la solución de los problemas de sus comunidades para lograr una mejor convivencia, la ética y la paz social de sus habitantes.



Los principios organizativos: de los Círculos Bolivarianos se fundamentan en el derecho y el deber de participación y organización social desarrollados extensamente en nuestra Constitución, de acuerdo al interés de sus miembros, a sus necesidades familiares, grupales o comunitarias de salud, educación, alimentación, vivienda, cultura, ambiente, deporte, recreación, transporte, infraestructura urbana o rural, generación de trabajo productivo, autoabastecimiento, seguridad social, desarrollo turístico, también según sus aptitudes o destrezas, por áreas de conocimiento, para garantizar el acceso a los programas sociales de promoción de salud y de prevención de enfermedad, de alfabetización, entre otros.

A partir del diagnóstico comunitario, se desarrollarán diferentes mecanismos de asociacionismo (cooperativas, microempresas, asociaciones civiles, empresas familiares, fundaciones, entre otras), estas últimas como organizaciones comunitarias o sociales cogestionarias o autogestionarias, con personalidad jurídica tendrán derecho a acceder a mecanismos de financiamiento a través del FIDES, Fondemi, Banco de la Mujer, Banco del Pueblo, recursos de inversión social institucionales (PAE, DUE; FEDE; FUNDAESCOLAR; PROYECTO SALUD; PROAL; PESCAR 2000; Saneamiento ambiental; SUMED; Bolívar 2000, Seguro Escolar, FONDAPFA, FUS, Senifa, SASA, Fonvis, Inavi, Ince, CONAVE, INN), entre otros.



En torno lo Ciíivico-militar: tenemos el principio de corresponsabilidad en la seguridad y defensa de la nación, por lo tanto es propicio incorporar los principales criterios para la participación de los Círculos Bolivarianos en las Unidades de Defensa Popular que se deben organizar conjuntamente con la reserva Militar.

A.- Impulsar la Comunicación e interacción de las Redes de Inteligencia Social de los Círculos Bolivarianos y las Unidades de Reserva a nivel Nacional.

B.- Contribuir con la Profundización y la participación de las Unidades de Defensa Popular y la Reserva Militar en el Desarrollo Nacional a través de las coordinaciones necesarias de la Misión Miranda con las otras Misiones.

C.- Participar en el desarrollo de la Inteligencia tecnológica generando condiciones sustentables y sostenibles de comunicación constante y efectiva haciendo uso de la tecnología disponible entre la Reserva, las Unidades, Reservistas y el pueblo, asegurando el contacto y manteniendo una relación directa con los líderes claves del pueblo y de los reservistas en el ambiente local donde conviven.

D.- Generar capacidad para identificar liderazgos emergentes entre los miembros de la Reserva.

E.- Diseñar herramientas y formularios cuantitativos y cualitativos que permitan mostrar el comportamiento de las necesidades de los reservistas y el pueblo venezolano en las áreas de: Trabajo, economía social, Sociales, Salud, Seguridad, Movilización, Registro y Control.

F.- Elaborar informes técnicos sectoriales y generales.

G.- Coordinar con los organismos de Seguridad del estado y servir de fuente de información.

H.- Recomendar cursos de acción destinados al fortalecimiento del pueblo, los reservistas y las unidades de reserva minimizando las deficiencias en el escenario, potenciar la estabilidad y el desarrollo económico social de la nación.



Lo ético como Base de los Valores y Principios del Nuevo Liderazgo de nuestra organización: se establecen las siguientes premisas y perfiles: Nos declaramos como una organización originaria, con libertad de autodeterminación. Nuestro Proyecto esta encarnado en la Constitución de la nueva República Bolivariana de Venezuela Somos una organización regida por los principios de la solidaridad y el bien común, la democracia participativa y protagónica y por los valores del nuevo ser humano que se fundamentan en el ideario emancipador e integracionista de Simón Bolívar, Simón Rodríguez, Ezequiel Zamora y en el acumulado histórico del pensamiento revolucionario latinoamericano. Impulsamos la lucha contra la corrupción y la negligencia en el ejercicio del poder. La unidad revolucionaria bolivariana es nuestro estandarte, pues solo unidos alcanzaremos nuestros sueños e ideales. Luchamos para que los rostros de nuestros mártires no se desdibujen en la conciencia del pueblo y para que no se cumplan los designios de sus verdugos. Somos constructores de una nueva sociedad sin excluidos, discriminados, xenofobia y terrorismo Nos declaramos constructores de la organización social y del poder popular desde las bases, como única vía para la justa distribución de la riqueza del Estado y del desarrollo de la democracia participativa y protagónica. Somos soñadores que enarbolamos al viento banderas de paz y en todos los confines de la patria impulsamos la lucha revolucionaria por un destino lleno de felicidad y bienestar social. Declaramos como ejemplo de nuestra organización, a todos los hombres y mujeres que han luchado por la liberación de nuestra patria y aquellos que regaron con su sangre, los sueños, esperanza e ilusiones por un mundo mejor. Como principios de valores y ética en la conducta de nuestra militancia, promovemos el alto sentido de identidad nacional, la integridad, el compromiso y la disciplina, el carácter permanente y continuo de la praxis revolucionaria guiada por el pensamiento científico y dialéctico, la participación, la corresponsabilidad, la transparencia, la coherencia, la capacidad, la crítica y la autocrítica, la práctica transformadora, la sensibilidad y la solidaridad, la cooperación, la socialización de los medios de producción, la universalidad, la experticia, el humanismo, el compromiso como trabajador social, la creatividad, la verdadera comunicación, el desarrollo de una amplia cultura general, el pensamiento estratégico, la Innovación, la capacidad visionaria, la habilidad negociadora en función de los intereses de los sectores populares, el enfoque sistémico, la visión de equipo, la mística en el trabajo, la transdisciplinaridad, la trascendencia, la flexibilidad, la pertinencia, la humildad y la lealtad.



Transitar por el camino de estas premisas, requiere de una formación revolucionaria curtida por una praxis política comprometida con el apostolado de una revolución que exige el camino de la redención humana y es en este punto exacto donde lo ético adquiere una dimensión que escapa a la caducidad de las cosas de este mundo, del frió calculo de las ciencias formales, de la arrogante presunción del poder moral sobre el prójimo olvidando nuestros pecados, del envanecimiento y del apego ilusorio a la riqueza material. Es en este punto, donde se han presentado las mayores flaquezas de algunos de los militantes de los Círculos Bolivarianos que han estado en la Coordinación Nacional de esta organización pues a decir verdad solo han utilizado este espacio revolucionario como un instrumento o trampolín de sus intereses particulares, volviéndole la espalda a la organización una vez alcanzadas sus aspiraciones de nuevos ámbitos de poder que les garanticen ingresos económicos y estabilidad por la bendición del presidente, dándole la espalda luego, a los miles de compatriotas que desde sus más puros sueños han creído en ellos y han abrigado la esperanza en que desde sus mejores posiciones serian capaces de volver la mirada hacia atrás para contribuir y apoyar a los Círculos Bolivarianos en su proceso de organización del pueblo por el poder popular. Otro de los vicios heredados de la vieja cultura política puntofijista y presente en la práctica de alguno de nuestros dirigentes es el de la “comisión chanchullo”, que busca a nombre de la organización y de las necesidades mas sentidas del colectivo de los Círculos Bolivarianos, asignaciones económicas y de otros recursos, así como convenios y contratos para empresas privadas, recursos que en definitiva solo son utilizados para el beneficio personal o de pequeños grupos y no podemos dejar de citar la práctica del chantaje y de la extorsión que ha sido ejercida contra funcionarios e instituciones bajo la amenaza del psicoterror de ser tomados o castigados por los Círculos Bolivarianos.



Muchos malos ejemplos hemos heredado asta el punto de que la organización ha sido escenario de una gran confrontación por la salida al paso a estas prácticas que deben ser erradicadas de nuestro seno, de ello ha resultado el deslastre de un conjunto de personas como es el caso de Ulises Castro, Alberto Aleen “El Macuul”, Gilberto Daza, Yanira Viña y por la autoexclusión de otr@s como el caso de Bernardo Borges de Zulia, quien desde hace un año dejo de reportarse y abandono su responsabilidad como coordinador suplente de la Coordinación Nacional, Marisol Fernández de Monagas, Juan Rodríguez de Lara, Rubén Arnal de Caracas y Jon Jairo Corderos de Anzoátegui quienes decidieron tomar tienda aparte en declaraciones dada a los diversos medios de comunicación social incluyendo la Pagina Web de la Vicepresidencia de la Republica , desconociendo los procedimientos formales establecidos en los estatutos del frente nacional de los Círculos Bolivarianos, sin que esto impida observar las múltiples denuncias acerca de la negligencia para impulsar la organización de los Círculos Bolivarianos, por prácticas divisionistas, indisciplina, y otras de orden ético.



En el proceso de la organización se han cometido muchos errores, pero lo inédito del proceso nos indica que el estudio y la reflexión permanente de las contradicciones marcan el rumbo de la superación, a decir de Róbinson, “inventamos o erramos”, pero nos esta prohibido errar por que de eso se alimentan nuestros enemigos, para atizar nuestras contradicciones. No son gratuitos los espacios que otorgan los medios golpistas a los disidentes del proceso para que lancen sus dardos venenosos para sembrar el odio, desatar las ambiciones, la inconformidad y el divisionismo en las filas del movimiento popular. Hoy mas que nunca debemos recurrir a las reservas morales del movimiento revolucionario y popular para no sucumbir ante la ofensiva ideológica del enemigo, que ante una oposición derrotada, hoy nos atacan desde adentro, con sus quinta columnas, con los que todavía se mantienen agazapados sin que se les halla caído las mascaras.


Lic. José Pereira

Promotor Nacional de Educación y dirección Política de los Círculos Bolivarianos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 17706 veces.



José Pereira


Visite el perfil de José Pereira para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: