Al sentir la satisfacción de un trabajo bien hecho, se beneficia la salud

Nadie puede negar que Venezuela sea un país rico. A pesar que fue saqueada por el Imperio Español y por la sagacidad de otros países que se han impuesto por el desarrollo competitivo, todavía cuenta con inmensas riquezas. Pareciese que el Ser Supremo previó la existencia de esas eventualidades y la dotó con riquezas importantes y suficientes; para garantizar la supervivencia de los presentes y las futuras generaciones. Sin embargo, en los actuales momentos existen una gran diversidad de compatriotas «con relación a la patria» educados, adiestrados y entrenados a manejar información mediante suposiciones sin gozar del beneficio que da la comprobación de hipótesis o mediante acción constructiva identificando lo común y las diferencias. Y sin la voluntad y ni capacidad de discutir las diferencias en búsqueda de mas elementos comunes y sin capacidad de negociar diferencias remanentes.

Si no se esta consciente de lo anterior, de algo, que forma parte integral del proceso educativo, menos se estará consciente de los cambios en materia política que se esta generando en el país. Donde cada individuo o grupos sociales deben de comparar los beneficios del sistema neoliberal y del sistema socialista en forma racional, sin rebuscar argumentaciones cuya demanda, incluyen evidencias, garantías y calificaciones fantasiosas. Y donde prevalezca lo consciente, lo primero que hay que considerar, es que los factores que influyen en los individuos que se oponen al gobierno bolivariano con ideologías contradictorias, pierden capacidad racional y mediante su comportamiento crean en paralelo un mundo virtual que lo hacen mas obstinado, violentos, irreflexivos y carentes de tolerancias, que en muchos casos ralla con la irracionalidad en detrimento del sentido patrio. Ocupan espacio que otros han ganado y que no le pertenecen, desarrollando acciones bajo una mirada cómplice y este ultimo, actúa bajo una sombra protectora. Mientras que los actores como espectadores, exhiben su impotencia.

Ese comportamiento esta impactado significativamente en forma negativa por acciones políticas económicas y sociales; que también es menester analizar. Sin duda alguna, el sistema neoliberal ha alcanzado muchos logros cuantitativos, pero también ha cometidos muchos errores cualitativos como significancia extremas, al no considerar “lo humano” que han puesto en riesgo la vida en el planeta. Al darle primacía al capital en desmedro de lo humano, ha desarrollado conceptos paradigmáticos, tales como: eficiencia, productividad, calidad y otros. Donde se exacerba las habilidades dominantes sobre las capacidades intelectuales, que un Ricky Martin es valorado y más valorado que el más relevante de los filósofos contemporáneos: como un craso ejemplo del mundo al revés. Mientras que en el sistema socialista, al ponderar lo humano sobre el capital, induce errores al considerar “ lo humano” por la inclusión de variables cualitativas, que obliga a cambios conceptuales paradigmáticos para evitar que se generen matrices de opiniones sobre ineficiencias, improductividad y falta de calidad en las diferentes actividades de desarrollo social.

Se debe de enfatizar como principio ético, evitar errores. No es el momento de discutir cual son mas costosos, en definitiva hay que evitar o disminuir cualquier error y evitar que sea encubierto por los expertos en picardía criolla. Aunque los cuantitativos son tangibles, los cualitativos son mayoritariamente intangibles. Es por eso que son imperantes todos los esfuerzos necesarios para garantizar el futuro de los venezolanos y es menester desarrollar la dinámica de la investigación para resolver problemas a objeto de evitar caminar por un mundo de incertidumbre y desarrollar nuevos instrumentos de mediciones para variables cualitativas, que permita desarrollar proyectos factibles, donde el beneficio humano tenga su justo valor.

También, se han aperturados numerosos proyectos de diferentes índoles, que requiere la aplicación de idóneos instrumentos de planificación, control y ejecución. Aunque, las herramientas con que se cuenta son de corte neoliberal y cuantitativa, es imperante adaptar y usar las existente e incluyendo variables sociales y ambientales de corte cualitativo, y se le puede dar el mismo tratamiento que el costo administrativo. Se puede estimar un índice social, en base a un estudio estadístico sobre la cantidad de personas beneficiadas « sin discriminación» y un índice ambiental, todo dentro del rango racional de ganancias, de protección ambiental y del preservar la vida humana, y debe ser estimada y controlada en función de un monto global; minimizando los posibles errores en beneficio de la salud que generan la satisfacción de obras bien hechas, como medida preventiva.

(*)Ing. Esp.

basilioalezama@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1685 veces.



Basilio A. Lezama(*)


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: