Más allá del 2012

La atadura del país al capitalismo en crisis – como la opción por el neo-liberalismo y la corrupción- no es solo una imposición externa, sino también una determinación del cohollo del poder político y social local.

Aquí como allá se recurre al endeudamiento, al recorte de gastos sociales, a los “ajustes”, a la expoliación de la naturaleza… para contener la desestabilización y favorecer al gran capital.

Aquí oficialmente están entrando fondos del FMI, el BM, el BID y la venta de bonos. Extraoficialmente fluye el dinero del “lavado” que lo pudre todo.

Esto podría darle un respiro al gobierno hasta los comicios del 2012; pero no más, porque luego todo habrá de empeorarse.



A esto se agregará, junto a las secuelas de la corruptela electoral, el repunte de la crisis en EEUU y Europa, que habrá de reducir remesas, inversiones e ingresos por las exportaciones de bienes y turismo.

El camino que imponen los de arriba, no les deja a los de abajo y a los del medio más que indignarse y reventar de manera original, por lo que no es aventurado pensar en una crisis integral, acompañada de movilizaciones ascendentes.

Situaciones así no son comunes. Se presentan en determinados periodos históricos y ofrecen oportunidades excepcionales para las fuerzas transformadoras, pues vale decir que las crisis por si solas no generan revoluciones.

El deber de las izquierdas sociales, políticas y culturales es promover las rebeldías, hacerlas crecer y desde ahí construir nuevas fuerzas y propuestas alternativas.

Es lamentable que en esta situación una parte de los que se dicen -o decían- de izquierda renuncien a enfrentar el capitalismo y del imperialismo actual; se resistan a plantear las nuevas transiciones revolucionarias y a enriquecer el pensamiento socialista; y hasta luzcan renuentes al desmonte a fondo del neoliberalismo.

Alarma su reformismo, su “respeto” al orden constitucional y a las leyes vigentes…su negativa a plantear la desprivatización y a enfrentar las nuevas modalidades de intervención de EEUU. ¡A crear una nueva institucionalidad!

Ahora mas que nunca necesitamos diferenciarnos de esa manera de convertir a las izquierdas en algo ambivalente y funcional al sistema.

Urge retomar la lucha contra el bloque dominante-gobernante que controla los poderes temporales y permanentes establecidos; sin descartar métodos y vías, algunas inéditas, basadas en la participación del pueblo excluido y en el accionar de las fuerzas transformadoras hacia un sistema alternativo.


narcisoisaconde@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4392 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: