Lo que tenemos, cuidar debemos

Hace cerca de 3 años un trabajador de la gobernación que fue lanzado a la calle por la nueva administración de quien esta de inquilino en casa de gobernadores del Táchira, le escuchamos decir:-“Ah señores, ahora es que me doy cuenta que yo era feliz junto a mi familia”; aquel ser humano estaba comenzando a sufrir la penuria de estar sin empleo, sin que llevar a su hogar, ahora que estaba pasando por esta desgracia. Situaciones similares seguramente se han visto y oído por doquier; pero no acabamos de aprender la lección, solo cando perdemos lo bueno o regular que habíamos logrado, es que reaccionamos como seguramente se sintió aquel buen hombre, que desde su corazón había descubierto que “había sido Feliz”

Esta pequeña reflexión viene como anillo al dedo, ahora que estamos viendo, oyendo y leyendo lo que está aconteciendo en aquellos países que como por efecto dominó, han ido cayendo sus gobiernos para darle paso a la imposición de tecnócratas de la economía capitalista, quienes arremacharán sin anestesia medidas impopulares a las grandes mayorías de aquellos pueblos, y así salvar el gran capital de la banca internacional y oligarquías antinacionales de aquellas Estados-Naciones, donde ahora no gobiernan, ni mandan los pueblos, sino que allí se hace estrictamente lo que le conviene a 1% del planeta tierra quienes por ser sostenedores del capital, hace y desasen con las economías y voluntades de los pueblos que son el 99%.

Primero fue Portugal, donde el gobernantes se vio obligad a dimitir, para dar paso a otra formula política que si se comprometía con la aplicación del catecismo económico que dicta la llamada zona euro. Luego vino Grecia, donde el mandatario Papandreo, estuvo haciendo lobby tratando se zafarse de las garras de la receta del Banco Europeo, que trae consigo la perdida de derechos sociales de la clase obrera y del pueblo en general, un tantico después le toco lo suyo al impresentable mandatario de Italia, quien llevó a la quiebra la economía de su país, pero su riqueza personal que es la banca y los medios de comunicación salieron ilesos y como si fuera poco, ahí tenemos la caída del gobierno Español, quien se vio obligado a adelantar elecciones en medios de una de las peores crisis que haya vivido esa nación monárquica.

Y pensar que en esa naciones europeas socialdemócratas y socialcristianos (léase adecos y copeyanos) de allá, en los últimos 30 años estuvieron hablando del Estado de Bienestar Social; ahora en medio de la crisis en que el gran capital ha hundido a esas economías, están haciendo todo lo contrario, han cerrado fabricas, el desempleo ha aumentado, ejemplo España un 23%; la pobreza arrecia, las prestaciones sociales se achican, ahora deben trabajar las mujeres 65 y los hombres 70 años, y como si fuera poco, las pensiones son recortadas sensiblemente; la educación y la salud se privatiza

Mientras esto acontece en las Europas y en el Norte de las llamadas economías neoliberales, aquí en nuestra República Bolivariana, todos los santos años, hemos tenido y seguiremos teniendo aumentos salariales, educación en todos los niveles y salud pública gratuita, mientras en esas economías donde la mano invisible de la oferta y la demanda del gran capital hace estrago en los sueldos y salarios del escaso pueblo que aún cuenta con trabajo, aquí en Venezuela el desempleo poco a poco ha disminuido a un 7% , la economía crece por arriba del 4%. La desnutrición que estaba por arriba del 7% se reduce en nuestro país a un 2 %. Esto es lo que tenemos que cuidar, para que no tengamos que decir, con dolor más adelante:-“Oh ahora es que he descubierto que era feliz”

…………………

(*) Equipo PSUV-Táchira


macariosandoval@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1489 veces.



Macario Sandoval (*)

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor