Seamos como el Che, seamos como Chávez, seamos ejemplo

“Ética y política es otra área en la cual el análisis del Che Guevara es relevante e influyente para la política revolucionaria actual. Esto asume varias formas; en primera instancia, el método de combatir la distancia (jerarquía) entre seguidores y líderes. En segundo lugar, la idea de combatir la estructura burocrática y las distinciones privilegiadas entre líderes y seguidores. Tercero, la práctica de involucrarse en el trabajo y la vida cotidianos de la gente mientras ejercen autoridad en posiciones de liderazgo. Cuarto, comprometerse con medios que son compatibles con los fines. Quinto, enseñar dando el ejemplo, no por decreto o mandato”. Instituto Nacional de Formación política www.tlahui.com/politic/politi00/politi10/int10-2.htm

Como sujetos históricos, estamos condicionados al momento objetivo de una realidad espacio-tiempo. Hay seres humano universales que a pesar de su paso en este caos, recogen de manera casi profética los intereses de los pueblos y sus aspiraciones. Ernesto Rafael Guevara de la Serna, es uno de esos hombres. El Che fue capaz, de sentir cada dolor humano, la explotación, la miseria, las injusticias. No sentirse un argentino, sino también cubano, mexicano, venezolano, angoleño, un ser humano de este planeta, al lado de los pobres, de los desposeídos, de los harapientos… Su mayor ego, la libertad plena del ser humano.

Sus últimas palabras, ya prisionero e instantes antes de su asesinato, al ver a los ojos a su verdugo le grita al soldadito boliviano ¡¡¡Dispare cobarde, que solo va a matar un hombre!!! De allí en adelante la figura del Guerrillero heroico esta allí, con una mirada profunda, una sonrisa eterna, sus palabras resuena aun en la conciencia colectiva de los explotados, de los humillados, de los asesinados. El Che actuó como pensó. Muy pocos seres humanos son capaces de hacer rigurosamente lo que piensa. Nada lo ataba, solo sus ansias de libertar, de inspirar, de comandar y no dominarse por la quietud. Siempre admitió ser un aventurero, pero un aventurero que era capaz de desgarrarse por salvar a los otros. Fue un radical, no estaba a medias tintas con la derecha, ni el imperialismo, frontal con sus ideas, sabia quien era su enemigo, nunca le tembló la mano ante la canalla, jamás fue hipócrita, fue más allá… su imagen y pensamiento son inmortales.

Siguiendo el ejemplo del Che, las revoluciones son grandes solo en el ejemplo, no se puede ser revolucionarias y ser egoísta, maltratar a las mujeres, a los niños, tomar caña todos los fines de semana, ser ostentoso pasando al lado de la miseria. El Che, comandaba, pero comía del mismo plato del soldado, se jugaba la vida como todos los combatientes, realizó trabajo voluntario y puso siempre en riesgo su propia existencia por el prójimo.

El lema de seamos como el Che, no es algo vacio, debe ser una parte de todo revolucionario. Estamos en guerra diaria, no sabemos en qué momento el imperio así como en Libia, se atreva a intervenir cualquier lugar de la Patria Grande. Todo revolucionario apto para tomar los fusiles, lo debe asumir sin miedo y sin remordimiento. La defensa es por los desposeídos, por los que no se quieren dejar arrodillar ante la bota yankee.

El Comandante Fidel Castro, al conocer el asesinato del Che, grita “seamos como el Che”, yo diría hoy también “seamos como Chávez”. Hombre que ha puesto hasta su salud en riesgo, por su terquedad se cargó toda la Patria en sus hombros. Si cada uno de nosotros es capaz de hacer un esfuerzo y ser mejores seres humanos, solidarios, amorosos , trabajadores, sacrificados, dejando un poco las comodidades, le demostraremos al pueblo, al mundo y al Comandante Chávez, que si somos Revolucionarios en cuerpo y alma.

Dejemos la crítica por criticar, vamos a poner nuestro granito de arena, basta de Revoluciometros, Chavimetros, de Purismos. Aceptémonos como seres contradictorios, dialecticos, hasta esquizofrénicos, hagamos lo que pensamos y digamos, seamos coherentes, basta de hipocresías…reconozcamos nuestras fallas y pongámonos pequeñas metas. Cosas tan sencillas como no llevar a los chamos a un Mcdonalds, es un gran paso, es la batalla ideológica. La batalla interna es a diario. El propio Presidente Chávez a raíz de este trance, está en continuo combate, en un despertar, en un nacimiento permanente.

Seamos como Chávez, seamos como el Che, demos nuestras batallas diarias…Esta Guerra la ganaremos….

Independencia, Patria Socialista, Viviremos y Venceremos.

Patria o Muerte.

Socialismo o Barbarie.

“Sueña y serás libre de espíritu, lucha y serás libre en la vida…” Ernesto Che Guevara.


Yo tuve un hermano. De JULIO CORTÁZAR. 29 de Octubre de 1967.

Yo tuve un hermano

no nos vimos nunca

pero no importaba.

Yo tuve un hermano

que iba por los montes

mientras yo dormía.

Lo quise a mi modo

le tomé su voz

libre como el agua.

Camine de a ratos

cerca de su sombra

no nos vimos nunca

pero no importaba.

Mi hermano despierto

mientras yo dormía.

Mi hermano mostrándome

detrás de la noche

su estrella elegida.





Nueva Esparta, Isla de Margarita.

oj_armas@yahoo.com

@OJArmas


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3830 veces.



Oscar José Armas Gonzalez

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: