La dura tarea de Soto Rojas: ¿El polo patriótico se construirá con quienes ya lo respaldan?

La Revolución suele llegar de dos formas: Por la vía de las armas o por la vía de la conciencia. 

En Venezuela una conjunción de violencia popular reprimida con esporádicos sucesos tuvieron su punto álgido en lo que se llamo el caracazo de 1989, tres años mas tarde en 1992, otro violento episodio en dos actos de golpe, 4F y 27N, dieron pie a una auto regulación de la sociedad para dar paso a nuevas formas de gobierno que culminaron con la victoria del actual Presidente Hugo Rafael Chávez Frías. Podemos decir entonces que el actual proceso revolucionario es la suma de los distintos modos de llegar a la revolución sin haber llegado al clímax o punto de quiebre necesario para transformar la sociedad en otra mas humana y cónsona con los tiempos  y esto se debe, fundamentalmente, a que ni los hechos violentos que la precedieron ni la toma de conciencia colectiva,  fue tal, que permitiese formar un Estado auténticamente revolucionario de manera  inmediata sino de empezar su construcción desde el mismo aparato de Gobierno.  

Pareciera entonces un guion mal dirigido para que las cosas tornen a su punto de partida sino fuese por la leal, valiente y titánica tarea que asumió el Presidente al deslindarse absolutamente de la derecha y asumir la construcción de un Estado Socialista. 

Pocos son ya los que promueven la vía de las armas y de la coñaza. Por una parte los afectos al gobierno, chavistas cambureros, con ausencia de formación clasista y revolucionaria promueven esta formula, por cierto nunca se les vio en armas cuando se planteo esta vía, ahora es muy fácil salir a promoverla cuando no tienes la CIA a tus espaldas; y por la otra, los apátridas y afectos al oposicionismo; rancios, vencidos y vendidos, mismos torturadores y fascistas de siempre, perfectamente identificados. La sociedad suele deslindarse de los primeros y vomitar su asco en los segundos. Unos y otros en su disfraz, sobreviven hasta que alguien tiene la valentía de señalarlos.  

Estamos de acuerdo en que en el momento histórico actual, la sociedad toda reclama un consentimiento en torno a un Plan de Vida que le permita disfrutar las bondades de pertenecer a un país inmensamente rico en recursos  y esto da pie a la toma de la revolución por la vía pacifica y de consenso. 

Los frentes sociales van a la vanguardia de los cambios necesarios para establecer el cambio basado en el <Hombre Nuevo>; son estos frentes quienes conforman el gran Frente Nacional que propondrá la direccionalidad del país en una propuesta colectiva, revolucionaria, de altos valores éticos y morales y donde acabe de una vez la EXPLOTACION DEL HOMBRE POR EL HOMBRE. 

¿Conformara el PSUV el polo patriótico con quienes ya lo apoyan? o ¿utilizara la inteligencia y la dialéctica junto a los recursos audiovisuales actuales para demostrar y convencer a la gran mayoría de los venezolanos escépticos que su participación en esta propuesta es lo que definirá un mejor presente y futuro para el y para sus hijos? 

Convencernos a nosotros mismos es una práctica autocomplaciente y hedonista, salir a bregar el voto conciencia tal y como lo hicimos en la alborada, es de trabajo y sudor. Enquistados “Dirigentes” mercantiles del partido, tal y como lo han venido demostrando en los últimos comicios, trataran al electorado de manera clientelar, pero esa política de regalar tapas de zinc, propio de los adecos también será asumida con toda la fortaleza del capital que tienen los oposicionistas y ahí perderemos. 

Solo la conformación de un  gran polo patriótico dirigido por auténticos revolucionarios  y hombres y mujeres de avanzada, con peso especifico dentro de la sociedad toda, permitirá captar la voluntad de esos venezolanos a la espera del convencimiento. Poner a una vetusta y acomodaticia dirigencia clientelar y mercantil, misma que trae los vicios del MVR, a direccionar este movimiento traerá fracaso, deserción y decepción,  igual rastra que ha resultado de poner fichas de la derecha en los puestos públicos, de cogobierno o de dirección del partido. 

Soto Rojas ha  sido un gran comienzo, debe el  identificar quienes tienen la responsabilidad de direccionar los movimientos sociales en cada una de las regiones para instruir y direccionar o para tomar los correctivos a tiempo. Quien trate de convencer  a los escépticos, incluso a los apáticos, debe tener un claro conocimiento de la percepción social del momento y los argumentos éticos, morales, espirituales, de trabajo y lucha   para convencer y sumar. 

Ya no estamos en la alborada, tenemos el sol a medio cielo. Dura tarea  la de Soto Sojas y la de todos nosotros.

 


 angelsanchez141@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1962 veces.



Ángel Sánchez


Visite el perfil de Angel Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas