Revolucionarios, ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿quién los inventó?

Me tocó vivir una etapa muy negra en Mérida, y nunca conocí a alguien que pudiera llamarse un verdadero revolucionario.

¿Qué entenderá la gente por revolucionario?

Revolucionarios fueron Reverón, Juan Félix Sánchez, José Francisco Torrealba, Ramos Sucre, Argenis Rodríguez, Luis Zambrano, Jacinto Convit, Alí Primera, Jacinto Pérez, Alirio Díaz, María Rodríguez (cantante cumanesa), …

En 1999, fui demandando por un poderoso bufete, por denunciar a una banda de copeyanos y adecos que cobraban jugosas prebendas por la gobernación. Todos los políticos que me conocían entonces me sacaron el cuerpo. Me decían frescos y tranquilos: “¿Quién te mandó a meterte en camisas de once varas?” El juicio lo iban a radicar en Caracas bajo la dirección de Alan Brewer Carias. Por eso a mí me parecía tan extraño que no hubiese un solo revolucionario en Mérida.

En 1990, fui demandado por denunciar el robo a los artistas populares Juan Félix Sánchez y Epifania Gil, quienes fueron dopados por miembros de un bufete merideño (protector de narcotraficantes). Nadie se solidarizó conmigo. Trataba entonces de saber si realmente existía algún revolucionario en Mérida.

En 1991, fue solicitada mi expulsión de la ULA, por haber denunciado la pavorosa corrupción del equipo rectoral de entonces. De nuevo un gran repliegue de la gente que conocía. Nadie me saludaba, nadie quería acercárseme. Pensaba que algún revolucionario podía manifestarse, pero nada.

En 1997, el gobernador William Dávila Barrios ordenó recoger y quemar mi libro “La cultura como sepultara – vida de Juan Félix Sánchez y Epifania Gil”, y nadie trató de impedirlo, nadie me llamó para enfrentar tal infamia. Yo por eso nunca me llegué a enterara de que hubiese un solo revolucionario en Mérida.

En 1996, por permitir doctor Eurípides Moreno (director del diario “El Vigilante”) publicar mis artículos, el obispo Baltazar Porras lo echó del diario. A nadie vi protestar por este insólito crimen.

Llegó un día en que se me cerraron todas las puertas de los diarios y nunca más pude publicar mis críticas: El diario “Frontera” bajo la dirección del delincuente y prófugo Luis Velásquez Alvaray (ex diputado del MVR) me echó de sus páginas, lo mismo hizo “El Correo de Los Andes” (bajo la dirección de Fernando Báez, hasta hace poco director de la Biblioteca Nacional).

¿Dónde estarían esos revolucionarios de Mérida, que hoy brotan por todas partes?

Fueron veinte años de lucha totalmente solitaria contra toda clase de injusticias que cundían por doquier, de la mano de las bandas degeneradas de AD y COPEI.

Y un día, de pronto, surgieron hasta por debajo de la tierra “revolucionarios” por montones. Tantos, tantos… ¿y hasta cuándo durarán?


jsantroz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2534 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a117153.htmlCd0NV CAC = Y co = US